Publicidad

El 'efecto Yamaha' en el mercado de MotoGP: los casos de Jorge Lorenzo y Johann Zarco provocan cautela con sus pilotos

El 'efecto Yamaha' en el mercado de MotoGP: los casos de Jorge Lorenzo y Johann Zarco provocan cautela con sus pilotos
3 comentarios

La parrilla de MotoGP se sigue completando de cara a la temporada 2021. Jack Miller ya ha sido confirmado como piloto oficial de Ducati de cara a la próxima temporada, y se une así a Marc Márquez, Fabio Quartararo, Maverick Viñales, Álex Rins, Joan Mir y Tito Rabat como pilotos confirmados para el año que viene.

Finalmente, tras muchas especulaciones con Viñales y Quartararo, Ducati recibió calabazas y se queda con Miller. Y es que la Yamaha M1 es una moto tan especial que fichar a uno de sus pilotos empieza a ser un movimiento arriesgado. También los propios corredores se lo piensan dos veces antes de arriesgarse.

Pol Espargaró es la excepción de una larga lista de pilotos con problemas fuera de Yamaha

Zarco Jerez Motogp 2019

Lo hemos visto en los últimos tiempos. Son pocos los pilotos de Yamaha que cambian de marca en MotoGP y siguen triunfando. Al revés, lo que se observa es cómo se arruinan carreras muy prometedoras de pilotos que brillaban en Iwata, pero que se estrellaron dolorosamente sin una Yamaha M1.

Los casos más obvios son los de Johann Zarco y Jorge Lorenzo. El francés a finales de 2018 era una de las grandes promesas de MotoGP. En sus dos temporadas iniciales en el Tech3 había conseguido seis podios, algunas poles y mucha regularidad entre los diez primeros. Solo un año después, tras fracasar por inadaptación en KTM y pasar por el LCR, está en el Avintia, el peor equipo de MotoGP.

Lorenzo Honda Motogp 2019

En solo un año fuera de Yamaha la carrera de Zarco pasó de gran promesa del motociclismo a piloto rebotado que casi se queda sin moto para 2020. Parecido a lo de Jorge Lorenzo. Claro, en este caso hablamos de un gran campeón, pero desde que salió de Yamaha en solo tres años, tras no adaptarse a tiempo a la Ducati y quedar último con la Honda, ya está retirado y como probador.

Son los casos más sonados, pero hay más. Podemos remontarnos incluso a Valentino Rossi, que cuando salió de Yamaha a Ducati pasó las de Caín. Sí, por entonces el equipo de Borgo Panigale no era lo que es ahora, pero tampoco es normal que el rendimiento de Rossi superase por poco al de Nicky Hayden.

Bradley Smith Aprilia Motogp 2019

Pero ha habido casos menos ilustres que Rossi. Bradley Smith cuando estuvo en el Tech3 de Yamaha era un habitual del top diez. Incluso consiguió dos podios y acabó sexto un mundial. Después pasó a KTM y ahora a Aprilia, y su figura se ha desvanecido por completo. También le pasó a Cal Crutchlow. Sus primeros años en Yamaha fueron brillantes, sobre todo el tercero, pero su paso por Ducati casi le cuesta su carrera en MotoGP. Suerte que el LCR le rescató, pero ya no fue lo mismo.

Por supuesto, esto no quiere decir que todos los pilotos que salgan de Yamaha fracasen. Ahí está la referencia de Pol Espargaró, que desde el principio se puso a liderar el proyecto de KTM tras un paso muy bueno por el Tech3 de Yamaha. Pero tanto precedente negativo pesa, y eso se está notando en el mercado de MotoGP.

El motor de cuatro cilindros en línea es la clave de la docilidad de la Yamaha M1

Vinales Malasia Motogp 2019

Lo reconocía Pit Beirer, el director técnico de KTM, en una reciente entrevista: "Antes del cambio de moto de Lorenzo, nunca habíamos visto algo tan complicado. No esperaba que le pasara a Zarco, de lo contrario no lo hubiéramos contratado. Parece complicado para un piloto de Yamaha cambiar a un V4, pero en ese momento no estaba tan claro".

Desde hace tiempo es conocido que la Yamaha M1 es la moto más dócil de MotoGP. Quizá solo Suzuki puede plantarle cara en ese aspecto hoy en día, pero lo de Yamaha viene de lejos. Las dos marcas japonesas son las únicas que apuestan por un motor de cuatro cilindros en línea, frente a los V4 de las otras cuatro marcas.

Mir Vinales Catar Motogp 2020

Esto hace las motos de Yamaha, y las de Suzuki, mucho más conducibles. Pierden potencia, es decir, velocidad punta en las rectas, pero a cambio ganan un paso por curva imbatible. Con los nuevos Michelin para 2020, mucho más anchos, estas dos marcas salieron ganando en pretemporada. Precisamente por el paso por curva, por su conducibilidad.

Es sabido que Jorge Lorenzo en algún entrenamiento con la Yamaha R1 de calle comentó que, a bajas vueltas, el motor de su M1 de MotoGP era más dócil. A la R1 le tenían que poner un mapa de mojado para que se comportase. El trabajo de Yamaha en la electrónica, la inyección y el encendido de su moto es apabullante.

Vinales Yamaha Motogp 2020

Se ve fácilmente en el rendimiento de los pilotos que llegan a Yamaha desde Moto2. No solo vale el caso de Zarco, que al final y al cabo venía como bicampeón mundial de la clase media. Ahí está el ejemplo de Fabio Quartararo en 2019. En su primera temporada en MotoGP ha estado a punto de doblar los podios que había conseguido en sus primeros cuatro años en el mundial, en Moto3 y Moto2.

Quartararo fue la sensación de 2019, pero opacando el buen año de su compañero Franco Morbidelli. El italiano, también campeón de Moto2, debutó en MotoGP en 2018 con Honda. Solo hizo 50 puntos y dos top diez. En su segundo año, en Yamaha, consiguió 115 puntos y estuvo cuatro veces en el top cinco. Yamaha hace milagros con los jóvenes ya desde que debutó Lorenzo.

Quartararo y Viñales prefirieron no dar un paso en falso y seguir con Yamaha

Quartararo Motogp 2020

Todo esto empieza a tener peso en el mercado de MotoGP. Como decía Beirer, los equipos se lo piensan dos veces antes de fichar a un piloto que proceda de Yamaha. Y, sobre todo, los pilotos se lo piensan. Porque ya es conocido que tanto Viñales como Quartararo han tenido cantos de sirena de Ducati. Pero podía ser un caramelo envenenado, y un paso en falso ahora sería fatal para las carreras de cualquiera de los dos.

Ver esta publicación en Instagram

👊Respect & Motivation 👊

Una publicación compartida de Fabio Quartararo 🇫🇷 (@fabioquartararo20) el

En Yamaha ya se practica la endogamia. Quartararo subió del Petronas al equipo oficial, pero es que parece que Rossi va a ir a pasar precisamente al Petronas. Morbidelli, que hizo un temporadón en 2019, no está sonando para ningún equipo. Su destino pareciera que pasa exclusivamente por renovar con el Petronas, por seguir con una Yamaha. Fuera de Iwata, todo es lúgubre para un piloto hecho por los cuatro cilindros en línea de Yamaha.

En Motorpasión Moto | Cuando conquistar los 500 cc y la Fórmula 1 se convirtió en seducción: siete pilotos que se pasaron de las motos a los coches | Pedelec y el lío de las bicicletas eléctricas: por qué estamos usando mal sus categorías, punto por punto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios