Publicidad

"Lo estamos pasando mal. Estamos desprotegidos": hablamos con los riders que siguen repartiendo en moto durante el confinamiento
Seguridad

"Lo estamos pasando mal. Estamos desprotegidos": hablamos con los riders que siguen repartiendo en moto durante el confinamiento

Por todos es sabido que desde el 14 de marzo el Real Decreto 463/2020 obliga a permanecer el mayor tiempo posible en casa, en un intento de frenar los contagios por COVID-19; un problema de salud pública que parece no encontrar el esperado 'pico' máximo y mucho menos el ansiado final.

Al igual que tú puedes ir al trabajo en coche, moto o bicicleta, los denominados 'riders' hacen uso de un vehículo de dos ruedas para hacer repartos a domicilio y no han parado ni un día desde que se decretara el estado de alarma en nuestro país. Te contamos cómo afrontan una jornada laboral marcada por el coronavirus.

Los repartidores en moto tienen miedo a los contagios

Moto Electrica 000

Cuando hablamos de 'riders', este término incluye a los hacen uso de una moto o bici y entregan comida a domicilio a través de los servicios ofrecidos por plataformas como Glovo, Uber Eats o Deliveroo y al personal de empresas encargadas del envío de paquetes y mensajería como Correos, SEUR o MRW, por poner algunos ejemplos.

Desde Barcelona nos llegó la respuesta vía e-mail de Roberto Castro, abogado y portavoz del Sindicato de Ciclomensajeros Free Riders, en la que tienen cabida aquellos cuya función principal es la del reparto de comida a domicilio.

Asegura que los trabajadores "lo están pasando mal psicológicamente por verse tan expuestos al coronavirus. Se ven desprotegidos por las autoridades y por las plataformas para las que trabajan pues ninguna les ha proveído de medios de protección. No les han dado ni mascarillas, ni guantes, ni nada. Lo que están usando se lo han comprado ellos mismos".

Estas declaraciones no tienen nada que ver con los comunicados oficiales que se han hecho desde las distintas plataformas, algo que Free Riders ha querido dejar claro a través de su cuenta de Twitter. Las empresas afectadas, por su parte, mantienen un discurso en el que se asegura la protección y seguridad de los 'riders', en consonancia con las recomendaciones y obligaciones que llegan desde la autoridad pertinente.

Como la tónica general es que trabajen como ''falsos autónomos'', es decir, que facturan por cuenta propia a un único cliente/empresa para el que trabajan durante una jornada completa, "tampoco se pueden beneficiar de medidas como un ERTE o el cobro de la prestación por desempleo", aunque esto es algo que viene de tiempo atrás y que el colectivo lleva años denunciando.

"No les han dado ni mascarillas, ni guantes, ni nada." – sentencia Roberto Castro.

Roberto nos cuenta que "la carga de trabajo ha ido fluctuando según el día pero lo que más se está repartiendo es comida basura". Todo esto sabiendo que en puntos de España muy afectados como la Comunidad de Madrid, se pidió a la población que no hiciera uso de estos servicios de entrega a domicilio, salvo en el caso de aquellos que no pudieran salir de casa, bien por estar infectados o tener síntomas de haber contraído el COVID-19 o por tener algún tipo de discapacidad o problema de movilidad.

Repartidores Moto Comida Domicilio Glovo

La realidad es que no hay ninguna forma de regular que esto siempre sea así, y muchos de los 'riders' que han decidido seguir trabajando, bien porque necesitan el dinero o por miedo a que no les vuelvan a llamar para trabajar tras la pandemia, utilizan la técnica denominada 'contacto CERO'.

"Básicamente, dejando el pedido a los pies de la puerta del domicilio". Lo mismo debería ocurrir a la hora de recoger el pedido del restaurante, aunque el propio sindicato denuncia que los trabajadores se agolpan a las puertas del mismo y que no se está respetando el protocolo de actuación.

Moto Electrica Correos

También hemos podido ponernos en contacto por teléfono con un trabajador de la empresa Correos, concretamente con una persona que se encarga de entregar paquetes, cartas certificadas y notificaciones y que se desplaza en moto para realizar los trayectos.

Aunque la situación no es tan precaria como la que denuncia el Sindicato de Ciclomensajeros Free Riders, la realidad aparentemente es distinta a la que podemos leer en los comunicados oficiales. Esta persona en concreto no tiene plaza fija, sino que es una de las que contratan temporalmente en los períodos de mayor carga de trabajo y lleva así bastante tiempo.

Se muestra preocupado con el panorama actual y reconoce que "a algunos trabajadores del turno de la mañana (hablando de los que tiene plaza) se les ha dado la posibilidad de renunciar a trabajar durante el estado de alarma por epidemia, bien porque tienen miedo a contagiarse o incluso porque conviven a diario con personas mayores o con un alto riesgo. Ellos podrán volver a su puesto cuando todo esto acabe".

De hecho son él y otros tantos compañeros del turno de tarde, los de apoyo con contratos temporales, los que cubren esos huecos de la gente que no está yendo a trabajar y que estima que es más o menos "la mitad de la plantilla habitual". "Las mascarillas nos las dieron al principio de esta semana, una para cada uno, y tuvimos que firmar un papel en el que confirmábamos la entrega. Están más controladas que los guantes, que tenemos una caja entera para coger cuando necesitemos".

''Hay gente de la oficina que no se pone la mascarilla cuando está organizando los paquetes''.

Afirma que "varios compañeros de trabajo se negaron a trabajar sin mascarilla ni guantes hace unos días", aunque no sabe si el motivo de que no se dieran era el desabastecimiento general o si es que nadie se preocupó de comprarlos a tiempo.

Sabe que deberían tener estos elementos de protección desde hace semanas pero también se extraña al ver como "hay gente de la oficina que no se pone la mascarilla cuando está organizando los paquetes y las cartas que tiene que entregar ese día". Esto mismo, entre otras cosas, es lo que denunciaba el 18 de marzo un trabajador de Cataluña de la misma empresa a través de un vídeo que se hizo público en Twitter.

Mientras hablamos con él a veces deja frases a medias y duda, por la imagen que pueda dar de Correos. Reconoce que es algo que ocurre en su oficina y en su turno, lo que no quiere decir que esté pasando algo similar en otros turnos de la misma o incluso en todo el territorio español. Lo que agradecería es "mayor control por parte de los responsables allí y que les obliguen a utilizar todo el material que les han dado".

Le preguntamos también sobre la moto que usa normalmente para hacer las entregas y me cuenta que él siempre coge la misma pero que "podría elegir cualquiera". Esto lo hace como norma cada día desde que trabaja para la empresa, más que nada "por tener controlada la moto".

Tampoco ha visto si las limpian o las desinfectan de alguna manera especial, aunque "la limpiadora está constantemente trabajando en las instalaciones interiores, mucho más de lo que se hace a menudo. Yo uso mi casco y nadie me ha dicho nada pero sé que hay gente con contratos más estables a los que les han dado uno. Aunque siempre suele haber alguno por allí para usarlo, en general suelen estar 'hechos polvo'. Lo mismo pasa con el uniforme oficial, que hasta hace unos meses tampoco tenía y ya he conseguido que me den una parte".

Sobre las entregas, le han pedido que solicite los datos a través del portero automático y que deje en el buzón cualquier paquete o carta que entre por el hueco del mismo. "Lo que no entra en el buzón lo meto en el ascensor y no suelo subir al domicilio, aunque en alguna ocasión sí que he subido, sobre todo al principio de que empezara todo esto". Por su parte, Correos nos remite al protocolo que han publicado en redes sociales.

"Hay gente que cuanto tocas al portero directamente te abre sin preguntar, a pesar de que sigas insistiendo. En ese caso tampoco me queda otro remedio que subir y pedir los datos personalmente", afirma algo resignado por la situación. "Me resulta curioso que en general la gente me abre la puerta de su casa con mucha precaución pero luego cogen el paquete y no llevan ni guantes ni mascarilla".

Por supuesto, nada de firmar las entregas ni de contacto entre el trabajador de correos y la persona receptora del envío, ni siquiera con las notificaciones, de las que afirma que "van con retraso desde las administraciones, ya que durante varios días se dejaron de mandar este tipo de avisos pero ya están empezando a llegar otra vez". Una vez que ha conseguido contactar con el interesado, se confirma el envío en el dispositivo PDA en la opción 'sin firmar'.

''La gente me abre la puerta de su casa con mucha precaución pero luego cogen el paquete y no llevan ni guantes''.

En cuanto a los envíos contrareembolso, asegura que tiene orden de no coger dinero ya, simplemente de dejar el aviso para poder recoger el paquete en la oficina de correos que corresponda.

Y es que la normativa existente permite realizar ciertas actividades, entre las que se encuentran la de "Desplazarse al lugar de trabajo para efectuar una prestación laboral, profesional o empresarial". Aquí entran los repartidores en moto y bicicleta, a los que se les ha seguido considerando 'esenciales' en todo caso en el Real Decreto-ley 10/2020 del 29 de marzo.

Silence S03 2 2019

Este último "regula un permiso retribuido recuperable para personal laboral por cuenta ajena, de carácter obligatorio y limitado en el tiempo entre los días 30 de marzo y 9 de abril, ambos inclusive" y afecta a todos aquellos que ejerzan en sectores no considerados esenciales.

En los apartados 3 y 24 del anexo que lo acompaña aparecen las razones por las que los denominados 'riders' no tienen prohibida su actividad:

  • Las que prestan servicios en las actividades de hostelería y restauración que prestan servicios de entrega a domicilio.

  • Las que trabajan en la distribución y entrega de productos adquiridos en el comercio por internet, telefónico o correspondencia.

Estos son tan solo dos ejemplos del personal que más expuesto está al COVID-19, sin olvidarnos de las agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, del personal sanitario y de todos aquellos que siguen trabajando para que este país siga adelante.

Motorpasión Moto ha hecho uso de fuentes fiables y somos meros transmisores de la información reflejada por los distintos colectivos. No nos hacemos responsables si el contenido de las declaraciones pudiera dañar la imagen de una empresa o persona concreta. Los nombres propios que pudieran aparecer en el texto se han publicado con el consentimiento expreso de la persona.

En Motorpasión Moto | Todo el mantenimiento que necesita tu moto si no sabes cuánto tiempo va a estar parada por el coronavirus

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios