Compartir
Publicidad
Publicidad

Ice Racing; espíritu de competición para los que se quejan del frío

Ice Racing; espíritu de competición para los que se quejan del frío
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, hace frío. Por si no te habías dado cuenta ya por la poca-nula sensibilidad de tus orejas, nariz y manos cuando estás en la calle más de cinco minutos seguidos, se han encargado de recordártelo día sí, día también en los telediarios. En España estas temperaturas son noticia, no lo neguemos. Pero lo que estaba siendo noticia desde hacía un par de meses en el centro y este de Europa era precisamente lo contrario; ausencia de nieve y temperaturas bajas. Tarde, pero ha llegado, ahora que por la ventana se ven los tejados cubiertos de nieve y el canal por el que suelen pasar minicruceros con destino Holanda está prácticamente congelado podemos decir que estamos en invierno.

Y bien, ¿qué hacen entonces los aficionados al motor por aquí? Como ya habréis imaginado quedarse en casa sería lo último para alguien que lleva gasolina circulando por sus venas. La respuesta es simple, adaptarse a las circunstancias. Si vives en una ciudad en la que la temperatura media en diciembre, enero y febrero es de -10 grados no te queda otra que aguantar y echarle un poco de imaginación. Esta situación fue la que, allá por los años 30, propició el nacimiento de una variante del Speedway de lo más espectacular: el Ice Racing.

Se dice que fueron los suecos los primeros en ponerle clavos a las ruedas de sus motocicletas pero que el Ice Racing, así conocido, nació después de la guerra en la URSS, aunque primero se vivió como exhibición y la primera competición tuvo lugar en Moscú. Mucho ha cambiado todo desde entonces pero el espíritu que lleva a estos pilotos a rozar el hielo a más de 100km/h es el mismo.

Los suecos fueron los pioneros

Con motos de cuatro tiempos cercanas a los 500cc, hechas en exclusiva para esta modalidad, pueden llegar a alcanzar unos 130-140km/h en las rectas aunque estaremos de acuerdo que el espectáculo está en las dos curvas del circuito oval. Y eso que éstas son bastante más pesadas que las utilizadas en el Speedway tradicional, 80kg de las de tierra por 120kg aproximadamente de las de hielo. Para verlas en acción os dejo un par de vídeos grabados en Krasnogorsk este mismo fin de semana. Atentos, en el segundo, al piloto del exterior.

No cuentan con mucha variedad de participantes y desde 2005 el ruso Nikolai Krasnikov se ha adjudicado el título de forma consecutiva hasta nuestros días. Porque puede que en el asfalto les esté costando pero sobre hielo los rusos no tienen rival y los únicos que pueden hacerle competencia son suecos, polacos, fineses, austríacos, checos y algún que otro alemán.

Un espectáculo distinto al que estamos acostumbrados

Un mundo completamente aparte del que conocimos donde los Valentino Rossi, Casey Stoner y compañía no tienen cabida. Parece que el tiempo no pasa en el Speedway sobre hielo. Solemos apuntar siempre al road racing como la máxima expresión de la pura competición pero lo cierto es que en la actualidad quedan varias disciplinas que no se han dejado influir por gigantes patrocinadores que alteren la esencia de las carreras. Sí, las protecciones de los pilotos han evolucionado, la ropa, los neumáticos y las motos, hasta ahora lucen el logo de Red Bull. Pero no hay multinacionales tras cada carrera ni grandes intereses económicos.

Fuentes | Wikipedia, FIM, Jawa Fotos vía | FIM

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos