Compartir
Publicidad

Freddie Sheene corre por pura diversión

Freddie Sheene corre por pura diversión
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los más veteranos del lugar recordarán fácilmente varios nombres de pilotos "hijos de" que no triunfaron en el Mundial de Motociclismo. Incluso esta misma temporada hay algunos pilotos en la parrilla que son "acusados" de estar ahí por tener apellidos ilustres. Por desgracia ninguno de ellos suele ser capaz de igualar, o simplemente acercarse a los éxitos de sus progenitores. Recordemos que en toda la historia del mundial sólo Kenny Roberts Júnior ha sido capaz de ser campeón del Mundo de la máxima categoría como lo fue su padre Kenny Roberts Sénior.

Toda esta introducción viene a cuento de que en la primera prueba del CEV 2014 que se celebró hace unas semanas en el circuito de Jerez, de la que puntualmente nos informó Fausto, participó alguien con un apellido muy ilustre en el mundo de la moto. Estamos hablando de Freddie Sheene, hijo de Barry Sheene. Lo que pasa es que el enfoque de Freddie con las carreras no deja de ser sorprendente, porque según sus propias palabras corre por pura diversión.

Recodemos rápidamente que Barry Sheene fue uno de los grandes en la década de los setenta. Los fríos datos nos dicen que de las 102 carreras en las que participó ganó 23, se subió al podio en 52 ocasiones, marcó 19 poles e hizo 20 vueltas rápidas. Con estos números se proclamó campeón del Mundo de 500 cc en dos ocasiones, 1976 y 1977, pilotando una Suzuki.

Puede que alguien piense que no son números tan exitosos como para considerarlo una leyenda del motociclismo. Hay otros pilotos con muchas más victorias, puntos y demás. Lo que hacía grande a Barry Sheene era su manera de ser, siempre con una sonrisa, con ganas de pasárselo bien. Por desgracia Barry Sheene murió en 2003 víctima de un cáncer a la edad de 52 años.

Barry Sheene

Una vez aclarado quién era Barry Sheene, y que su hijo corre porque se divierte. Os aconsejo que leáis la entrevista que le han hecho en MotoGP. Me gustaría hacer una reflexión sobre otros hijos de ilustres pilotos que no llegan a despuntar nunca, pero alcanzan posiciones que están vetadas para la mayoría de los mortales. ¿Tan dificil es darse cuenta de que tu hijo no tiene las mismas facultades que tu? ¿Tan ciegos dejan los genes? En mi círculo más cercano he visto casos de hijos que han acabado odiando (literalmente) aquello que sus padres hacían con éxito.

Que tu seas bueno en algo no implica que tengas que fundar una dinastía que perpetúe tu nombre en la competición, porque las segundas partes o las copias casi nunca salen bien.

Vía | MotoGP Foto vía | Wikimedia En Motorpasión Moto | Barry Sheene

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio