Compartir
Publicidad
Publicidad

MJ Works 250RR, ¿echas de menos las dos tiempos? Pues hazte una

MJ Works 250RR, ¿echas de menos las dos tiempos? Pues hazte una
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo la certeza de que no somos pocos los que echamos de menos las deportivas de dos tiempos. Su comportamiento, su garra, esa rabia contenida en el puño, el olor de ese humillo azulado saliendo de unos escapes que sonaban a pura competición. Tan seguro estoy de ello porque siempre me encuentro con alguien que me demuestra que si han salido del mercado es por su propio avance, no por el gusto del consumidor. Hoy, por ejemplo os traigo la historia de Maarten Janssens, un estudiante de ingeniería que decidió crearse una moto a su gusto con sus manos, llamemosla MJ Works 250RR.

Este chico belga de 20 años había estado compitiendo en el campeonato nacional de enduro con una KTM EXC 250 a la que, ahora que estaba inmerso en sus estudios, decidió dar un nuevo uso. Utilizando como corazón del engendro el motor de su dos tiempos austriaca se puso manos a la obra para comenzar a diseñar en su ordenador los primeros bocetos de un chasis y basculante propios, salidos de su mente. Ésta sería la que podríamos llamar parte ‘fácil’ aunque es más que evidente que la mayoría de nosotros no tenemos los conocimientos y/o el tiempo como para ponernos a semejante tarea. Con las primeras ideas plasmadas en la pantalla daba comienzo su primer gran proyecto.

Diseño

En las navidades de 2009 Maarten ya había elegido el diseño de su máquina. Ahora quedaba esa parte sucia y laboriosa: crear algo de la nada. Con las herramientas apropiadas – más quisiéramos muchos el equipo utilizado – y aprovechando el parón de Semana Santa comenzó a dar forma al chasis y al basculante del acero que tenía disponible, el subchasis y el depósito estarían fabricados en aluminio. A partir de entonces esa futura MJ Works empezaba a ser una realidad dejando a un lado ordenadores, planos y papeles. Al trabajo a mano añadió la horquilla delantera de una Suzuki GSX-R750 SRAD, el amortiguador trasero de una Yamaha R1, el colín de una Honda RSW125 y el carenado y ruedas de una Aprilia RS125. Aquello ya tenía muy buena pinta cuando aun no había montado esa bestia de motor.

La 250RR en proceso

A éste, por cierto, después de fabricarle y adaptarle un escape adecuado a una moto de velocidad da su potencia máxima en torno a las 9000rpm llegando hasta las 12.500rpm. En esa franja de adrenalina podemos encontrar hasta 70 caballos al embrague, algo que después de saber que el conjunto al completo no pasa de los 95kg no esta nada mal, ¿verdad?. No hace falta recordar que estamos hablando de una dos tiempos y que su comportamiento, a voluntad de nuestro puño, es cuanto menos sorprendente y altamente adictivo.

Progreso

La única pega que le encuentro ahora mismo es que no sea mía, hace tanto que cojo una humeante que lo mismo mañana me veo obligado a pedir una del Telepizza… Ahora en serio, es una maravilla que alguien a su edad, por sí sólo, haya construido una moto desde la nada. Por cierto, que el chico no para y ya está trabajando en un nuevo proyecto utilizando el LC4 como basa. ¿Tardaremos mucho en verlo? No sabría decir, pero podéis seguir el progreso en Facebook.

Vía | The KneeSlider
Fotos vía | Facebook MJ Works

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos