Compartir
Publicidad
Publicidad

III Día de Ricardo Tormo, la crónica

III Día de Ricardo Tormo, la crónica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya comentábamos hace un tiempo, el pasado 21 de octubre se celebró en el Circuit de Valencia el III Día de Ricardo Tormo, una celebración que rinde homenaje al bicampeón del mundo, y que reune motos clásicas y clásicas de competición, desde las puras GP hasta las Sport, modelos derivados de calle para correr. Luis Font y un servidor pudimos acercarnos a Cheste, para disfrutar de una mañana muy interesante, y sobre todo, para poder olisquear de primera nariz los humos de las motos más míticas del motociclismo español.

La entrada era libre para todo el mundo a la zona de paddock, pero no a la pista, de ahí que agradezcamos a la organización la oportunidad brindada para poder apostarnos en el muro del pitlane y disfrutar del atronador espectáculo. No sabría deciros donde disfrutamos más, si en el muro viendo pasar las motos a toda pastilla, o en los boxes, viéndolas a nuestro lado, codo con codo con los participantes en el evento. Bultaco, OSSA, Montesa, Derbi, Ducati, Honda, Kawasaki, Norton, BMW, una Laverda 500, el sidecar Sanglas, que impone mucho más al natural, y sobre todo viéndolo rodar. Fue una pena que tan solo pudiesen dar una vuelta al circuito, por problemas mecánicos, así como fue una pena que de los tres sides previstos, llegase uno a la convocatoria.

La Derbi RAN, Réplica de Ángel Nieto, original e ínfima, fue una de las sensaciones allí en Cheste. Es impresionante cóom una máquina tan pequeña sgnifica tanto para la historia de nuestro motociclismo. Luis me hizo una foto con ella al lado, y os aseguro que no es ningún truco de la cámara, ni yo soy más alto que Shaquille O`Neal. Después de ver la moto, y la foto, estuve un rato cavilando cómo podría encajarme encima de ella. Da igual, para ello hay que tener unas características especiales, como el piloto que la llevaba.

Las dos MV Agusta fueron, para mi, la sensación del circuito. Dos réplicas, una "original" y la otra totalmente réplica, daban el cante por todo el circuito, aún sin ir demasiado deprisa. Una de ellas, la más original, una MV Agusta 750 America con el carenado de carreras, mientras que la otra tenía un chasis MV Agusta original, de calle, con un motor Kawasaki de 550cc, muy apropiado el conjunto para tener una réplica oficial de MV Agusta con la posibilidad de tener recambios fácilmente al alcance. Vamos, tener una moto réplica fiable, y a la vez fiel, con lo cual estoy seguro de que vale una millonada...

En uno de los boxes pudimos ver una exposición de las Derbi a lo largo del tiempo. Como véis en la foto, es como viajar al pasado, incluso pudimos ver una Derbi de cuatro cilindros de 1954, de la que podemos hablar en otro momento... espectacular.

En el plano más personal, pudimos conocer a Enrique Martinez, del Benelli Club de España, arquitecto y restaurador de motos (Benelli) que estuvo muy amable con nosotros, con él estuvimos charlando un rato acerca de clásicas, de los eventos como el día de Ricardo Tormo, y cómo es mucho más cercano y abierto el mundo de las clásicas que el mundo de las modernísimas.

Como decía más arriba, agradecer a Nacho Santos, de la organización del evento las facilidades que nos brindaron para poder olisquear esos humos tan saludables. Gracias también al jefe de prensa del Circuit y a Daniel Monzón por cedernos algunas fotos para ilustrar este post.

En Moto22 | El Día de Ricardo Tormo en el circuito de Cheste

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos