Compartir
Publicidad
"La risa es un cosa muy seria", así que aquí tienes 13 irreverentes anuncios de motos para partirte la caja
Anuncios

"La risa es un cosa muy seria", así que aquí tienes 13 irreverentes anuncios de motos para partirte la caja

Publicidad
Publicidad

Mucho nos ha cambiado la historia desde los años noventa. Todo evoluciona, y la comunicación siempre abandera de alguna forma el cambio, y la publicidad no es la excepción. Respecto al mundo de la moto, en su mayor parte hoy es evocadora y épica, a veces incluso algo empachosa. Claro está que técnicamente es infinitamente mejor, y que hoy tiene otros canales y otra duración.

Los años 90 y la década de principios de siglo, sobre todo la específicamente dirigida a televisión, los spots publicitarios eran obras de arte de publicidad creativa. Hoy recuperamos 13 spots en clave de humor y que seguro has visto alguna vez, incluso sin llegar a emitirse en nuestro país, y lo hacemos con la intención de que te eches unas carcajadas ahora que estamos metidos de lleno en el verano y que los horarios son otros.

Publicidad de la vida motera

El humor en este tipo de spots publicitarios tuvo su hueco en todas las marcas, y fuera de ellas claro. En los medios impresos especializamos todavía hay quien de vez en cuando sorprende y la recupera, aunque de forma testimonial. Los motorizados repartidores de comida a domicilio siempre han tenido su hueco.

El concepto que desarrollaban y la forma en la que lo hacían estaba casi siempre por delante en importancia de las imágenes que se grababan, y por supuesto de los efectos visuales que usaban, que eran otros. Por ejemplo, jugar con la perspectiva, como el de Yamaha con la YZF-R1.

Hacer algo con mini-bikes siempre será recurrente, el de la MTV2 nos arranca una sonrisa a todos los moteros. ¿Quién no le ha dado al puño de gas alguna vez al lado de otro de nuestra especie, desafiándolo finalmente a nada?

No sólo las marcas punteras hacían este tipo de spots, en aquella época todos eran capaces de sumarse al estilo de lo políticamente incorrecto, de ese humor que te devuelve un poco de realidad, e incluso con tintes de humor negro. Uno de los mejores ejemplos es el de Insekter, de la Norks Motorcykkel Union, de lo más reivindicativo.

Hoy las bromas ya no son cosa de risa

La firma americana Harley Davidson aglutina probablemente la mayor colección de spots publicitarios políticamente incorrectos, también muchos otros y más modernos. No en vano desde siempre han sabido jugar muy bien esa carta.

El anuncio de Respect, es quizás el más conocido, pero puedes ver en el siguiente enlace que la colección es interminable, en ella también queda patente que la marca tenia spots específicamente dirigidos al público femenino: 296 anuncios de Harley Davidson

Kawasaki es seguro, la marca que primero se nos viene a la mente con este tipo de publicidad, con los spots que publicitaban la conducción por carretera a gran velocidad, en esa época en la que las deportivas se vendían bien. Hoy no tiene sentido. Para bien y para mal, sobre todo para bien.

El del tractor más rápido del mundo y el de los policías son los más recordados. También el del adicto a la adrenalina que no puede estarse quieto en el hospital te mantenía en vilo, sabiendo igualmente lo que iba a suceder.

El más recordado de Suzuki es el del gixxer que sale de casa ilusionado a hacerse unas curvas con el primer modelo de inyección de la Suzuki GSX-R1000, cuando la mujer sale a toda prisa y le casca la tarea de pasear al perro. Muy políticamente incorrecto, las asociaciones por los derechos de los animales seguramente hoy no le verían la gracia.

Más moderno es el de los dos colegas en una terraza comentando la jugada. No lo describo más porque pierde gracia.

Los italianos de Aprilia también tienen los suyos con "real bikes for real men", este bastante más moderno, y "Sperm Bank", aunque, y esto es una opinión muy personal no llegan a ser ni tan divertidos ni recurrentes como cualquiera de los otros.

Conforme está el patio últimamente, que con solo respirar ya ofendes a la gente, se ve normal que hayamos perdido mucho de esto. Sólo se me ocurre hacer la misma reflexión que ya hizo Groucho Marx: La risa es una cosa muy seria.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos