Compartir
Publicidad
Publicidad

La organización del British Superbikes da el primer paso; adiós al control de tracción

La organización del British Superbikes da el primer paso; adiós al control de tracción
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenían que ser ellos precisamente, los que pueden estar orgullosos de tener el campeonato nacional más emocionante. Era algo que los organizadores del BSB ya habían avisado que harían para 2012 pero hoy, apenas un par de horas después de la primera carrera de Brands Hatch –que tendréis pronto resumida junto a la que se celebren mañana– se ha publicado el reglamento oficial para la próxima temporada donde destaca por encima de todo la eliminación total del control de tracción y las ayudas electrónicas como el anti-wheelie.

De esta manera el British Superbikes se convierte en el primer campeonato de nivel en dar el paso que a tantos otros les está costando años. No es una decisión tomada a la ligera; es un hecho que la electrónica ha restado espectáculo y, poco a poco, ha convertido campeonatos nacionales y mundiales en carreras de ordenadores y no de mecánica y pilotos. Quizá haya quien lo considere un paso atrás, y le tengo que dar la razón, es un paso atrás hacia el verdadero espíritu de competición y superación personal y deportiva.

¿Qué objetivos tiene este nuevo reglamento?

Desde hace unos años las Superbikes del BSB, a pesar de estar sólo apoyadas por los departamentos británicos de cada marca, han ido avanzando a pasos de gigante hasta ponerse prácticamente al mismo nivel que las motos que se utilizan en el mundial. Una prueba del poder de un equipo de este campeonato nacional es, por ejemplo, el espectacular resultado de John Hopkins a través del Samsung Crescent Suzuki en la pasada prueba de Silverstone. Asimismo, los presupuestos que han estado moviendo equipos como el HM Plant Honda han superado con creces la media de la parrilla y han hecho que sus máquinas se hayan convertido en joyas que pueden llegar sin despeinarse a superar los 50.000 euros.

Una situación que no podía alargarse más y que MSVR ha sabido solucionar antes de que se le fuera de las manos. Este reglamento busca, por tanto:

  • Abaratar costes: haciendo que la mecánica dure más carreras que en la actualidad, dando una misma ECU para todos los equipos limitando las revoluciones a 750rpm por encima de la de serie.
  • Aumentar la competitividad de los equipos privados y, por consiguiente, el espectáculo.
  • Crear unas bases que duren, al menos, cuatro años con la intención de estabilizar el campeonato.

Pero, ¿no serán más lentas?

Las motos de 2012 serán más lentas pero a cambio nos brindaron mayor espectáculo

Sí, pero la diferencia que veremos en los tiempos de un año para otro valdrán la pena gracias a las derrapadas y a la igualdad que se conseguirá. Por otra parte, ya hemos ido viendo este año que las motos de la clase EVO (mecánicamente parecidas a las de Superstock) que compiten junto a las de Superbikes han podido plantar cara en más de una ocasión (como por ejemplo, hoy) a los favoritos. No será un cambio tan radical como el que supuso el cambio de las 250cc dos tiempos a las Moto2.

MSVR pone la pelota en el tejado de Dorna e Infron Motor Sports. Pero algo me dice que al menos para 2012 no nos espera ninguna gran sorpresa ya que tanto unos como otros esperarán a ver el resultado de este pequeño, gran campeonato.

Vía | British Superbikes
Fotos vía | Honda-racing.co.uk
Más información | Especificaciones técnicas completas, Especificaciones electrónicas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos