Compartir
Publicidad
Publicidad

El Dakar se encalla en Sudamérica

El Dakar se encalla en Sudamérica
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hace unos días secuestraron a los cooperantes catalanes de la caravana solidaria que recorría Marruecos, Mauritania, Malí y Senegal seguro que a los organizadores del Dakar se les heló la sangre. Hay veces en las que es triste tener razón y la cadena de secuestros de estos días (además de los tres cooperantes catalanes están secuestrados un francés y una pareja italiana) da la razón a la suspensión del Dakar de hace dos años y su traslado a Sudamérica. Pero es un magro consuelo tener razón, ya que estos secuestros también alejan la posibilidad de un retorno más o menos inmediato de la carrera al Norte de África.

Y es que un Dakar sin África no es lo mismo. De acuerdo que la primera edición sudamericana fue un éxito en cuanto al recorrido y su dureza. Y este año, más centrado en la zona de Atacama, espero que todavía sea más espectacular. Pero el recorrido por sí solo no garantiza el éxito de la carrera y sus organizadores lo saben. Sudamérica está muy lejos de Europa y eso se nota. Hay síntomas de que los organizadores de la prueba se debaten entre el esfuerzo (gran esfuerzo) de consolidarla en Sudamérica o retornarla cuanto antes al Norte de África. El dilema viene de que ninguna de las dos opciones es fácil ni exenta de riesgos. Una de las las cosas que primero se aprende en el desierto es que lo más fácil cuando se duda al afrontar una duna es quedarse encallado. Y así parece estar el Dakar.

Es evidente que estamos en un año de crisis y eso se ha de notar en las inscripciones (aunque tienen el precio congelado desde hace unos años). Si recordamos los últimos años en África, como el 2006 o el 2007, las inscripciones finalizaban al poco de abrirse el plazo de inscripción con los cupos completos. El año pasado fueron 531 equipos los que se presentaron en la línea de salida, mientras que en esta próxima edición serán únicamente 373 equipos. Si consideramos únicamente las motos/quads, se ha pasado de 260 equipos inscritos a solamente 185. Una caída importante en las cifras.

Creo que echarle únicamente las culpas de la caída de las inscripciones a la crisis sería perder perspectiva en el tema. No es lo mismo para los equipos privados conseguir patrocinio para una carrera cercana (que pasa por Francia y España) que para una carrera al otro lado del mundo. Además, se han apeado los principales equipos oficiales tanto en motos (KTM) como en coches (Mitsubishi) y se han perdido patrocinadores relevantes como Repsol. La vida es más difícil al otro lado del planeta.

En paralelo, la marcha del Dakar a tierras americanas ha dejado un espacio libre para las carreras africanas. Este espacio vacío es atractivo y así ha nacido la Africa Race y se ha reforzado la Heroes Legend, además de otras pruebas menores. Es cierto que los recientes secuestros en Mauritania también han arrojado interrogantes sobre estas carreras, pero la menor notoriedad pública de estas pruebas les da un mayor margen de actuación del que tiene el Dakar. En cualquier caso, mientras el Dakar hace las Américas, otras pruebas están intentando luchar por su espacio natural. ¿Se lo encontrará ocupado por la Africa Race si algún día regresa?.

De momento, a pesar de la aventura americana no se han planteado abandonar la marca Dakar. Y es que es una marca poderosa. Pero la marca sola no basta en este caso. Se puede recordar las Dakar Series: aquellas tres pruebas que se montaron en el 2008 para sustituir la prueba anulada. Según se dijo en su día, la intención de la organización era mantenerlas vivas, pero esa especie de mundial de raids paralelo se quedó en el olvido. La marca Dakar no bastó para atraer el interés de medios y patrocinadores.

Esta indefinición del futuro es la que "resta velocidad" a la prueba para poder subir la gran duna de arena que tiene que remontar. Pero estas reflexiones "estratégicas" y de futuro poco tienen que ver con el interés de la edición que está a punto de comenzar.

Deportivamente tiene el interés que tiene toda edición del Dakar. Casi 9.000 kms en 15 días, de los cuales casi 5.000 kms son cronometrados. Casi nada. En las motos el pronóstico es más abierto que nunca por la ausencia de los equipos oficiales de KTM, aunque evidentemente hay equipos con un potencial destacado como son los de Marc Coma y Cyril Despres. La zona que va a recorrer este año es espectacular y seguro que será una edición muy interesante. Ya tengo ganas de que arranquen camino al mágico Desierto de Atacama. Por tanto, ahora vamos a disfrutar de las carreras y ya recuperaremos estas reflexiones de futuro para cuando la edición del 2010 sea historia.

En moto22 | Dakar Solidario 2010 en Sudamérica... y también en África En moto22 | Aclaradas la limitaciones del Dakar En moto22 | Se presentó oficialmente el Dakar 2010: "mismo lugar, nueva aventura" Fotografía | Web oficial del Dakar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos