Compartir
Publicidad
Si esta es la nueva Honda CBR1000RR Fireblade 2017, es probable que te sientas decepcionado
Deportivas

Si esta es la nueva Honda CBR1000RR Fireblade 2017, es probable que te sientas decepcionado

Publicidad
Publicidad

Muchos años llevamos esperando la nueva generación de la Honda CBR1000RR Fireblade, una moto a la que el calificativo de mítica se le queda bastante corto. Las últimas especulaciones y datos apuntaban de forma no poco acertada que el relevo estaba al caer, y que además vendría cargada de tecnología y un nuevo motor.

En el apartado estético las primeras informaciones apuntaban a una cierta continuidad, lo que no imaginábamos es que, de ser la nueva Fireblade la que aparece en estas fotos lanzadas en Twitter, esa continuidad se iba a extender al apartado mecánico. ¡Vaya chasco!

¿A que te esperabas algo mucho más rompedor?

Creo que si esta es la nueva Fireblade, no me equivoco al decir que todos nos esperábamos mucho más

Con pilotos de primer nivel en el Campeonato del Mundo de Superbikes para la temporada que viene como Stefan Bradl y Nicky Hayden y el abandono de la Honda CBR600RR, era el momento idóneo para que la casa del ala dorada lanzase una renovada CBR1000RR con la que atacar el título.

Si la unidad que anda suelta por la red cazada protagonizando lo que parece un anuncio promocional no es una mula de pruebas (algo habitual eso de disfrazar una CBR de MotoGP para los anuncios de la tele, por ejemplo) estaríamos ante un modelo con muchas más similitudes con la CBR1000RR actual de las que cabría esperar para un producto que ha levantado tanto hype.

Por lo pronto, las tapas del motor si no son idénticas poco les falta. Prácticamente todas las formas coinciden y las posiciones de los tornillos son calcadas. Lo mismo que pasa con las estriberas, el anclaje del basculante, el propio basculante, los frenos o las llantas. Son lo mismo, o algo muy parecido.

El gran cambio está en la estética. La carrocería es completamente nueva y sí, en efecto, se parece mucho a la que estrenó la inesperada Honda CBR250RR o CBR300RR. Las líneas rectas y angulosas destierran a las curvas suaves del modelo precedente, además empleará faros LED para realzar su marcada y agresiva silueta.

Aparte, las únicas diferencias apreciables se encuentran en un subchasis más compacto que mantiene los mismos puntos de anclaje a la estructura principal, un escape enorme con salida lateral (cosas de la Euro 4, cómo no) y el color de la horquilla delantera que podría anunciar como ya comentamos en su día un nuevo paquete de suspensiones semi-activas.

Honda Cbr1000rr Fireblade 2017

Sólo podemos esperar que si va a ser así el modelo de 2017 las grandes diferencias estén en el interior. La electrónica debe dar un gran paso adelante con la adopción de la plataforma de medición inercial (IMU), ABS en curva, control de tracción, diferentes modos de conducción y un previsible sistema de suspensiones electrónicas. Menos de esto sería lanzar una moto que nacería vieja, como Benjamin Button, pese al tratamiento de cirugía estética.

Ya puede venir hasta arriba de electrónica y encerrar un nuevo motor repleto de componentes internos de última generación, de lo contrario será casi la misma moto que en 2008

La gestión del motor y los componentes internos también deberían ser nuevos, y quizá en Honda han optado por mejorar el motor actual para acercar la potencia a sus rivales más directas como la Kawasaki Ninja ZX-10R, Ducati 1299 Panigale o Yamaha YZF-R1M, pero con una concepción mucho más conservadora.

Lo que podemos descartar de pleno es que la Superbike de litro de Honda vaya a equipar un motor V4, salvo que se líen la manta a la cabeza, este sea el modelo asequible de calle y lancen un modelo independiente, más radical y enfocado en llevarse el campeonato, un movimiento al estilo de lo que hizo Aprilia con la RSV-4. ¿Estarán jugando al despiste?

Fotos | わきわき蔵 en Twitter

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos