Compartir
Publicidad
Probamos la Zontes T-310: una moto trail para el carnet A2 agresiva y ultraequipada a un precio imbatible
Zona de Pruebas

Probamos la Zontes T-310: una moto trail para el carnet A2 agresiva y ultraequipada a un precio imbatible

Publicidad
Publicidad

Puede que aún no te suene de nada, pero la marca Zontes ha llegado para quedarse. Este fabricante chino quiere romper todos los prejuicios que guardamos en Europa sobre el gigante asiático con una propuesta de motos altamente equipadas, de diseño atractivo y con un precio prácticamente sin rival.

La Zontes T-310 ha venido para jugar muy fuerte entre las trail de baja cilindrada para el carnet A2, haciendo acopio de un equipamiento que sólo podemos encontrar en motos de rango muy superior y un comportamiento dinámico que está parejo e incluso supera a pesos pesados de su competencia.

Zontes T-310: con doble de agresividad

Zontes T 310 2019 012

Hay que reconocer que Zontes ha hecho un esfuerzo para gustar al público europeo, con un diseño que ofrece un planteamiento diferente a las un tanto monótonas motos de trail para el carnet A2. Sí es cierto que es fácil notar los trazos asiáticos en el planteamiento estético, especialmente fijándonos en la excesiva ornamentación de algunos elementos a base del uso intensivo de materiales plásticos. Aunque la estética es una simple cuestión de gustos, en general la Zontes T-310 por lo menos se gana alguna mirada con atención aunque sólo sea por lo agresivo y llamativo de sus trazos.

La intención de Zontes es abrirse paso en el competido mercado de las motos trail para el carnet A2 y para conseguirlo van a jugar la baza de un equipamiento muy completo a un precio más que ajustado para llamar aún más la atención. Y es que por los 4.495 euros que cuesta la Zontes T-310 ofrece una cantidad de gadgets impropios de su cilindrada y categoría.

Zontes T 310 2019 035

Dentro del aparataje de esta T-310 debemos destacar una iluminación formada completamente por LED, pantalla regulable en altura, instrumentación 100% digital, arranque sin llave, asiento y depósito con apertura remota, bloqueo de dirección eléctrico, piñas retroiluminadas y dos mapas de dirección diferentes.

Aparte de todo esto, la Zontes T-310 cuenta con otros detalles tan imponentes como unas masivas barras de protección de tubo de acero u otros tan inteligentes como una centralita que chequea el consumo de batería. Cuando esta centralita detecta que el voltaje cae demasiado (por el uso del sensor de la llave en un periodo prolongado sin arrancar, por ejemplo), hiberna la batería desconectando todos los consumibles. Si al ir a arrancar, la moto no se activa, basta con pulsar un botón oculto del que no vamos a hacer spoiler.

Zontes T 310 2019 004

Otra de las claves para contener al máximo el precio ha sido el desarrollo de una gama modular. Alrededor del mismo chasis de acero se ensamblan las Zontes X-310 (carenada) y R-310 (naked), con los cambios mínimos para los anclajes de las diferentes carrocerías, faros o suspensiones en el caso de la trail.

Los componentes compartidos son el depósito de acero de 15 litros, el basculante de fundición de aluminio con refuerzos a la vista, las llantas de aleación de 17", los frenos, todo el equipamiento tecnológico y el motor. El chasis, repetimos, es el mismo pero como curiosidad te podemos contar que el tubo de la parte delantera hace las veces de depósito de aceite para la lubricación e intercambiador de calor, haciendo innecesario el uso de un radiador de aceite.

Comportamiento razonable en marcha

Zontes T 310 2019 014

Con muchos botones por apretar nos subimos al asiento y después de habernos montado en una moto tan alta como la Ducati Hypermotard 950 hace sólo unos días, los 830 mm de altura de la T-310 nos parecen mucho más que asequibles. Será difícil que alguien no llegue con ambos pies al suelo en esta montura. El asiento pese a ser ancho y mullido, es bastante estrecho en su parte delantera facilitando un arco de las piernas bastante estrecho.

Pulsamos el contacto y la pantalla digital LCD se enciende, apretamos el arranque y el pequeño monocilíndrico cobra vida. Suena ronco y bastante bien, con algún ruidito de procedencia desconocida por las vibraciones y una melodía agradable saliendo por su doble silencioso.

Zontes T 310 2019 Prueba 001

Engranamos primera con un embrague de buen tacto y empezamos a rodar. Los primeros metros son fáciles y sólo tendremos que acostumbrarnos a dos cosas: la ubicación de los mandos en las piñas y el cuadro de mandos. Deteniéndonos en este segundo punto, sí, es un cuadro muy completo (revoluciones, combustible, temperatura, parcial, velocidad, marcha engranada, modo de conducción, reloj...) y de aspecto aparente, pero la lectura del tacómetro, que simula una pista de aterrizaje, es un tanto justa. Sólo se rellenan los márgenes de la gráfica.

Tras unos pocos kilómetros la T-310 se muestra como una moto natural. La posición es relajada, con un buen triángulo pies-trasero-manos en líneas generales, aunque con las estriberas algo altas y retrasadas para tratarse de una trail (herencia de sus hermanas naked y carenada), obligando a llevar las piernas demasiado flexionadas.

Zontes T 310 2019 Prueba 017

En el pequeño motor de 312 centímetros cúbicos hay que reconocer que Tayo ha hecho un gran trabajo. El gigante industrial asiático produce al año más de 1 millón de motores y emplea a más de 1.600 personas, abarcando un 80% de todo el proceso de producción: desde el diseño de cada pieza hasta su fabricación.

Este monocilíndrico de cuatro tiempo con doble árbol de levas está alimentado a través de un sistema de inyección electrónica Delphi. Lo cierto es que pese a esperar un funcionamiento algo más tosco, desde el primer momento la Zontes T-310 se muestra como una moto amable con su conductor, suave en la entrega de potencia y sin renquear demasiado a bajas vueltas. Sólo si dejamos caer mucho las revoluciones el propulsor mostrará su descontento con poca respuesta y algunas vibraciones.

Zontes T 310 2019 Prueba 005

A la hora de buscar tramos donde empezar a divertirnos nos topamos con una respuesta contundente para una moto de baja cilindrada. Con 34,8 CV y 30 Nm de par motor resulta una moto bastante viva, con buena entrega a medio régimen y una estirada un tanto parca pero suficiente para cumplir con su cometido.

Los desarrollos de la transmisión también son compartidos con sus hermanas R y X, por lo que estamos ante unos desarrollos largos que privan a la T-310 de ser especialmente brillante en aceleración, pero que se compensa con una velocidad de crucero mejor sostenida que la de una BMW G 310 GS. Y no solo eso, sino que también nos dio la impresión de recuperar bastante mejor a la hora de afrontar adelantamientos, con más ganas.

Zontes T 310 2019 Prueba 018

A la hora de entrar en curvas, la Zontes T-310 es una moto que cumple. Es ágil gracias a su ligereza y se deja mover, sobre todo si hacemos uso de los pies para llevarla de un lado a otro, aunque sí hay que señalar una notable imprecisión en el tren delantero. La dirección se percibe suelta rodando al máximo de los límites legales y a la hora de afrontar las curvas, obligándonos a cargar un extra de peso en el tren delantero manteniendo presionado el freno para evitar el flaneo. Aparentemente esto no le ocurre a sus hermanas, así que podríamos achacarlo bien al neumático (de corte mixto) o a la combinación de una distancia entre ejes corta y suspensiones alargadas.

Rodando en carreteras muy retorcidas y a un ritmo vivo, la Zontes T-310 nos da una de cal y otra de arena con su equipo de frenos. El equipamiento es suficiente para una moto de sus pretensiones con discos en ambos trenes controlados por ABS Bosch 9.1M (desconectable, por cierto), pero su tacto no es el que nos hubiera gustado. Sí es cierto que tienen mordiente suficiente, pero tanto el delantero como el trasero no son especialmente dosificables, teniendo que hacer más fuerza de la cuenta. Además, el pedal derecho queda excesivamente bajo y la intrusión del ABS en el eje posterior es excesiva.

También pudimos probar brevemente a la T-310 en algún tramo fuera del asfalto y lo cierto es que confirma lo que nos induce su estética: es netamente asfáltica. Su comportamiento en tramos de tierra es el justo para defenderse en caso de tener que coger un enlace. Ni por neumáticos, ni por llantas, ni siquiera por el comportamiento de sus suspensiones debería considerarse como una moto campera.

Muchas papeletas para convencer a nombre de la Zontes T-310

Zontes T 310 2019 Prueba 002

Donde sí puede ganar por goleada a la competencia la Zontes T-310 es, de nuevo, en un aspecto referente a su carrocería. El volumen general de la moto especialmente en su parte delantera y, sobre todo, la posibilidad de regular la altura de la pantalla desde la piña izquierda a golpe de botón, hacen que la protección aerodinámica sea uno de los puntos fuertes de esta no-tan-pequeña trail china.

Porque sí, Zontes es china y no se avergüenzan ni mucho menos de su origen. Se quieren establecer como una fábrica del siglo XXI al nivel de las mejores y su objetivo es entrar en el top 10 de marcas más vendidas en Europa. Además de las 310 (R, X y T) ya existentes, próximamente se presentará un nuevo modelo estilo Ducati XDiavel con la misma mecánica para posteriormente dar el salto a cilindradas de 125, 500 y 1.000 centímetros cúbicos.

Zontes T 310 2019 Prueba 013

En todos los modelos seguirán las mismas pautas: precios sin competencia y un equipamiento sobresaliente. Veremos si cuando se instauren en el mercado mantienen una política de precios tan agresiva.

En cualquier caso la Zontes T-310 es una moto que llega en el momento justo, con el segmento de las motos trail para el carnet A2 en pleno auge y con el argumento de sus 4.495 euros como baza principal para conquistar a aquellos que quieran una moto asequible y accesible, en todos los aspectos.

Para poner en contexto a esta T-310 podemos tomar como referencias a las BMW G 310 GS, Honda CB500X, Kawasaki Versys-X 300, Royal Enfield Himalayan o Bennelli TRK 502. Contra ellas, la Zontes es la segunda moto más barata sólo superada por los 4.395 euros de la moto india. El resto están muy por encima con 6.200, 6.400, 6.199 y 5.999 euros respectivamente.

Zontes T 310 2019 084

Zontes T-310 2019 - Valoración

6.1

Motor6
Vibraciones6
Cambio6
Estabilidad5
Agilidad7
Suspensión delantera6
Suspensión trasera6
Freno delantero7
Freno trasero5
Comodidad piloto7
Comodidad pasajeroN/A
ConsumoN/A
Acabados6
Estética7

A favor

  • Precio asequible
  • Altura al suelo
  • Equipamiento tecnológico
  • Diseño atrevido

En contra

  • Vibraciones manillar
  • Tacto de dirección impreciso
  • ABS intrusivo

Zontes T-310 2019 - Ficha técnica

Motor
Tipo Monocilíndrico de cuatro tiempos DOHC, cuatro válvulas y refrigeración líquida
Cilindrada 312 cc
Compresión 12,5:1
Arrangue Eléctrico
Diámetro x carrera 80x62 mm
Potencia 34,8 CV a 9.500 rpm
Par motor 30 Nm a 7.500 rpm
Refrigeración Líquida
Encendido Electrónico
Alimentación Inyección electrónica
Embrague Multidisco en baño de aceite
Caja de cambios Seis velocidades
Parte ciclo
Chasis Tubular de acero
Suspensión delantera Horquilla invertida sin regulación
Suspensión trasera Monoamortiguador con regulación de precarga
Freno delantero Disco con pinza de doble pistón, ABS
Freno trasero Disco con pinza de pistón simple, ABS
Rueda delantera 110/70-17
Rueda trasera 160/60-17
Dimensiones y pesos
Distancia entre ejes 1.394 mm
Longitud 2.021 mm
Anchura 850 mm
Altura asiento 830 mm
Lanzamiento N/D
Avance N/D
Peso en vacío 159 kg
Peso en orden de marcha 170 kg
Depósito 15 litros
Precio 4.495 euros
El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco X-Lite X-803, botas Alpinestars S-MX3, chaqueta Rainers Misuri, pantalones Knox Richmond, y guantes REV'IT! Spitfire
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio