Publicidad

Una Ducati Hypermotard con extra de picante: "hiperdiversión" en carretera
Zona de Pruebas

Una Ducati Hypermotard con extra de picante: "hiperdiversión" en carretera

Publicidad

Publicidad

Durante la presentación internacional de la gama Ducati Hypermotard 939, a primera hora de la mañana nos tocó la misión de salir a carretera abierta en los entornos de Monserrat a ver qué tal se defiende esta bicilíndrica ligera y revoltosa.

Desde fuera muchos diréis que es la misma moto, y reconozco que pensé lo mismo en un principio, pero después de haberla probado doy fe de que el cambio es para bien. Si antes la Ducati Hypermotard era una moto que me gustaba, ahora la Hypermotard 939 me vuelve loco. ¡Menudo motor!

Montura conocida, mejores sensaciones

Ducati Hypermotard2

Viniendo del supermotard la postura a los mandos de la Ducati Hypermotard me resulta ligeramente familiar, salvando las muchas distancias con una moto de calle. Lo primero que pienso al subirme es que he pasado de estar en la Montesa 4Ride y en la Ducati Scrambler Sixty2 apoyando los dos pies en el suelo a tener que descolgarme para llegar sólo con uno.

La altura del asiento está a 870 milímetros del suelo, y además no es especialmente estrecho, por lo que hay nos va a tocar hacer el péndulo de un lado al otro buscando los apoyos cada vez que estamos en parado.

Habituados a tener un depósito sobre el que hacer tope hacia delante, encontramos otra peculiaridad sobre el asiento extremadamente plano que continua con una línea casi horizontal sobre el depósito, pasa sobre la cerradura del contacto y llega hasta las torretas del manillar. Por lo tanto las manos nos quedan casi a la altura de las caderas. Adelantadas y muy bajas.

Esta configuración que combina la espalda erguida, la posición adelantada y muy poca moto por delante del manillar también nos hace bajar mucho la mirada para encontrar el completo cuadro de mandos. Aunque si os digo la verdad es algo que ni me molestó, casi no lo utilicé. Es una moto para disfrutar, ¿no?

Más motor, siempre mejor

Ducati Hypermotard 939 Mpm 059

La anterior generación de Ducati Hypermotard era una moto muy divertida, fácil de llevar y que te pedía guerra a cada momento. Con la nueva Hypermotard 939 desde Ducati nos devuelven la pelota y ahora la guerra nos la va a dar ella a nosotros.

Tal y como decíamos ayer, el motor es más resolutivo con unas cifras que mejoran con creces el rendimiento en bajas y medias revoluciones. ¿Y eso se nota nada más subirte a la moto? Pues sí, sí que se nota y bastante además.

El nuevo motor de 937 centímetros cúbicos tiene un tacto inicial radicalmente distinto al que conocíamos de la antigua Ducati Hypermotard. Es mucho más gamberro

En los modos de conducción Urban y Touring puede que la respuesta apaciguada del Ride by Wire lo hiciera pasar desapercibido, pero en el modo Sport el primer golpe de gas es mucho, mucho más contundente desde abajo. En un primer momento me sorprendió bastante de hecho porque no me esperaba que tuviera un cambio de carácter tan acentuado.

La nueva Ducati Hypermotard es infinitamente más reactiva a bajas revoluciones. En primera o segunda velocidad vale un poco más de alegría en la mano derecha para que la rueda delantera pierda contacto con el suelo con suma facilidad.

Arriba el rendimiento se iguala con el motor 821 y no es un propulsor que asuste. Donde está la alegría del bicilíndrico, más aún que antes, es en la mencionada zona baja y media del tacómetro. Es directa, es poderosa y es endiabladamente divertida de aprovechar desde abajo.

Ducati Hypermotard 939 Mpm 013

Si nos paramos a pensarlo, en la práctica muy pocas veces estiramos el motor de cualquier moto hasta la línea roja. Ni siquiera cuando vamos en una conducción deportiva lo hacemos, así que tener unos buenos bajos y medios es mucho más importante que unas cifras de potencia bruta puntual desorbitadas.

La patada del motor bicilíndrico de 937 centímetros cúbicos de la Ducati Hypermotard es la dosis exacta de par motor y alegría que hagan disfrutar tanto a los más quemados entre curvas como a los que buscan algo más tranquilo.

Ducati Hypermotard: el ejemplo perfecto de una funbike

Ducati Hypermotard 939 Mpm 041

Una vez te has adaptado a la postura de conducción tan alta y adelantada y le has cogido el aire al puño del gas, empiezas a venirte arriba entre curvas. Los cambios de dirección son absurdamente rápidos y pliegas de lado a lado con una ligereza pasmosa.

El ancho manillar nos ayuda a realizar los apoyos en las curvas, pero me surgía la duda de si utilizar la Hypermotard sacando el cuerpo como con cualquier otra moto de carretera o si hacer tirar el manillar hacia el suelo dejando el cuerpo erguido. Ambas opciones las permite esta peculiar moto italiana, sólo tienes que descubrir con cuál de las dos te encuentras más a gusto.

La verdad es que las carreteras por las que estuvimos rodando en torno a Monserrat estaban con una incómoda mezcla invernal: frío, humedad y sal. Por suerte, teníamos de nuestro lado al Ducati Safety Pack. A medida que fuimos cogiendo confianza con la moto, entrábamos con más alegría a las curvas y retorcíamos el puño derecho con menos miramientos.

Ducati Hypermotard 939 Mpm 001

El DTC (Ducati Traction Control) se mostró, como suele hacerlo siempre, como un gran aliado que evitaba las pérdidas de control de la rueda trasera cuando le buscábamos las cosquillas. Saliendo de garrotes de primera y con el firme bastante sucio era fácil simular una pérdida de agarre y notar cómo el control de tracción impedía que pudiéramos tener un susto.

El Ducati Safety Pack es un valor añadido al conjunto. No hace a la moto aburrida, la hace más segura y te permite seguir divirtiéndote sin miedo

En el modo Urban el DTC se comporta de una manera bastante intrusiva, aunque con la potencia recortada a 75 caballos tampoco teníamos que preocuparnos de mucho. Por el contrario, en el modo Sport, el sistema sí que permite algunos deslizamientos de la zaga para poder jugar un poco más manteniendo la seguridad en unas cotas muy altas.

El apartado de frenos por desgracia también me tocó probarlo de una forma un poco desagradable al encontrarme por medio de mi carril un autobús que salía de una curva ciega. Doy fe de que tanto el equipo Brembo con sus discos de 320 milímetros y pinzas radiales monobloque como el ABS Bosch 9.0MP frenan la mar de bien y son capaces de salvarnos de un disgusto.

Ducati Hypermotard 939 Mpm 068

Aunque la estética no ha evolucionado prácticamente nada en este modelo, la Ducati Hypermotard 939 sigue siendo una moto tan personal y tan Ducati que no le hace falta un rediseño

Estéticamente podríamos criticar la falta de evolución de un modelo que ya lleva tiempo en el mercado, pero yo creo que sería incapaz de hacerlo. Las líneas maestras continúan en la línea del resto de la gama y la parte trasera, con ese colín ligero como pocos y el doble faro trasero de led son una pasada.

Tampoco habría mucho que modificar a una moto que casi carece por completo de carrocería más allá de las tapas del depósito, el faro y el guardabarros delantero. A día de hoy, sigues mirándola de lejos y sabiendo de forma inequívoca que es una Ducati. El morro con dos entradas de aire, las llantas de aleación ligera, el basculante monobrazo, el amortiguador lateral, el chasis Trellis multitubular de acero pintado en rojo... No hace falta ni ver la inscripción de Ducati para reconocerla.

¿Pero esta Ducati Hypermotard es una moto exclusivamente para ocio o es algo más? Pues yo diría que algo más. No llega a ser tan habitable como una naked para usar en el día a día, no tiene protección aerodinámica ninguna salvo en los puños y es bastante alta. Si estás dispuesto a "sufrir" todo esto te aseguro que cada trayecto con ella va a ser un auténtico deleite de emociones.

Ducati Hypermotard

Valoración - Ducati Hypermotard 939

7.9

Motor8
Vibraciones7.5
Cambio8
Estabilidad8
Agilidad9.5
Suspensión delantera7
Suspensión trasera8
Freno delantero8
Freno trasero7
Comodidad piloto7
Comodidad pasajeroN/A
ConsumoN/A
Acabados9
Estética8

A favor

  • Agilidad
  • Diversión
  • Motor
  • Electrónica
  • Estética

En contra

  • Postura
  • Asiento
  • Te lleva por el mal camino
Pensando en maximizar la diversión, las funbikes son esas motos capaces de satisfacer nuestras ansias más primitivas de diversión. Tal y como reza el eslogan utilizado por Ducati: lo importante no es el destino, sino cómo te lo pasas en el viaje.

La Ducati Hypermotard 939 es una moto que para lo que yo busco encaja a la perfección. Motos que puedes utilizar para hacer recados pero son más armas de diversión masiva. Motos para el ocio, para disfrutar, para gozarlo fuerte en cada rotonda o curva que nos encontremos en nuestro camino.

Resulta bastante alta y obliga a descolgarte por los laterales para llegar al suelo, no protege del aire y tiene un primer golpe de gas muy gamberro. En otras palabras: te pide mucha caña y te invita a ser un niño muy, muy malo.

Nota:

Los gastos para acudir a la presentación de la Ducati Hypermotard han sido asumidos por Ducati. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco HJC R-PHA 10 Plus, pantalón Rev'It Sand 2, botas Alpinestars S-MX Plus, guantes Knox Handroid y chaqueta Alpinestars T-GP Pro.

Parte anterior | Redescubrimos la gama Ducati Hypermotard. ¡Funbike en estado puro!
Siguiente parte | La Ducati Hypermotard SP nos pone la piel de gallina en el circuito de Castellolí

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios