Publicidad

Con gorros de lana y a 150 km/h: así corrían los pilotos de motos hace 100 años

Con gorros de lana y a 150 km/h: así corrían los pilotos de motos hace 100 años
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El Motociclismo tiene más de cien años a sus espaldas y está bien que de vez en cuando recordemos cuáles fueron los orígenes para que nos demos cuenta de la gran evolución que han tenido las motos y las carreras en todo este tiempo.

Si en su momento ya hablamos de la locura que era ver cómo se probaban las motos de hace cien años que salían al mercado, ahora le toca el turno a otro vídeo, una joya que nos enseña cómo corrían las motos de 1919 y lo expuestos al peligro que estaban tanto los pilotos como los aficionados que se acercaban a ver la competición.

La seguridad no era el punto fuerte en aquella época

El 11 de octubre de 1919 alguien tuvo la genial idea de grabar las carreras del Campeonato Nacional M&ATA en Brooklyn, Nueva York (Estados Unidos). En él participaban fabricantes como Harley-Davidson o Indian Motorcycles, dos compañías que desde sus orígenes han tenido una fuerte rivalidad.

El vídeo que rescatamos no tiene desperdicio. Los aficionados más adinerados llegaban con sus coches clásicos y los menos pudientes se valían de las tan útiles bicicletas. También había quienes iban en moto, por supuesto. Hace cien años las motos de carreras todavía se parecían más a bicicletas con motor que a motos propiamente dicho. Para que arrancasen hacía falta empujarlas, ahí estaban los valientes compañeros de equipo detrás de los pilotos, que a veces se quedaban en mitad de la pista mientras que las demás motos aceleraban a una considerable velocidad.

Pilotos Harley Davidson 191

Sorprende ver cómo los pilotos llevaban poca o ninguna protección. Los más preocupados corrían con un casco de cuero y unas gafas, pero había quienes lo hacían con un simple gorro de lana y un jersey, con un calzado y un pantalón de calle, como si después fuesen a entrar a trabajar a alguna fábrica. La seguridad, sin duda, no era el punto fuerte en aquella época. Ni los pilotos ni el público eran conscientes del riesgo que corrían. Es curioso ver cómo las motos arrancaban mientras dejaban atrás a un grupo de personas en mitad de la pista (incluido un operador de cámara).

Las motos que competían lo hacían sin ningún tipo de carenado. Aún quedaba mucho por hacer no solo en el tema de la seguridad, sino también en el estudio de la aerodinámica en las monturas. Menuda diferencia con los grandes alerones que vemos ahora en MotoGP.

Las carreras eran lanzadas y los pilotos de cada tanda recorrían diferentes distancias según la competición: 16 km, 40 km, 80 km o 160 km. Mientras los corredores se la jugaban sobre la pista, había aficionados en la grada, pero también junto a la pista, de pie y sin ningún tipo de barrera ni protección. Campaban a sus anchas fumando y viendo la carrera desde primerísima línea. Por supuesto, también estaba el hombre de meta que desde el propio circuito daba las señales de última vuelta y meta a los pilotos.

Piloto Ganador Motos Clasicas

Y todo mientras que los participantes ponían sus máquinas a cerca de 150 km/h. El ganador se llevaba una medalla oro y unos 190 euros. Además de las motos, los sidecar también eran protagonistas y lo hacían a unas velocidades nada desdeñables de hasta 120 km/h.

Estos fueron los orígenes de lo que ahora es un deporte con millones de aficionados repartidos por todo el planeta. Gracias a estos primeros héroes que arriesgaban su vida por la competición el Motociclismo evolucionó hasta nuestros días, una época en la que las motos alcanzan cerca de los 340 km/h y los pilotos van más protegidos que nunca.

En Motorpasión Moto | Carl Stearns Clancy y la más que atrevida primera vuelta al mundo en moto cuando ¡no existían ni carreteras!

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios