Compartir
Publicidad
Estas 10 motos viejas y asequibles pueden hacerte tan feliz o más que muchas modernas
Deportivas

Estas 10 motos viejas y asequibles pueden hacerte tan feliz o más que muchas modernas

Publicidad
Publicidad

Cómo somos los moteros. Siempre nos gusta estar a la última ya sea con nuestras motos o con el equipamiento. Esto puede a veces llevarnos a disfrutar menos de lo que podríamos, porque en realidad con cualquier cosa con dos ruedas y un motor somos felices.

Por eso hoy queremos romper una lanza en favor de aquellas motos que nos hicieron soñar, motos que puede que no sean futuras clásicas cotizadísimas pero sí que aún hoy podemos encontrar a un precio y un estado razonables en el mercado de segunda mano. Y sí, puede que no sean las más seguras porque no tienen ABS ni control de tracción, pero son igual de disfrutables que las modernas o incluso más.

Kawasaki ZZR600

Kawasaki Zzr 600

Para muchos de los que nos sacamos el carnet antes de que existiera el A2, una de las mayores aventuras era encontrar una motocicleta que pudiera ser limitable durante nuestros dos primeros años para luego deslimitarla y vivir la experiencia de llevar una moto grande de verdad, con potencias próximas a los 100 CV, con la que disfrutar haciendo curvas o viajando.

Kawasaki Zzr 600 1

Una de las opciones más populares en los años 90 y bien entrados los 2000 fue la Kawasaki ZZR600. Se trataba de una sport turismo que nos encandilaba con su aerodinámico carenado completo a imagen de la ZZR1100 de altos vuelos, pero en su caso equipaba un motor de 599 cc y cuatro cilindros en línea que anunciaba una potencia de 100 cv.

Kawasaki ZX750R

Kawasaki Zxr 750

Tirando de nostalgia no podemos evitar pensar en una protagonista indiscutible entre las motos deportivas de finales del siglo XX. La Kawasaki ZX750R en cualquiera de sus versiones fue una señora moto con la que nos hartamos de tener sueños húmedos.

Kawasaki Zxr 750 1

Diseñada para ganar en el Campeonato del Mundo de Superbikes, la ZX750R era el máximo exponente de la especialización en la marca de Akashi. Su potente motor de 748 cc y 110 cv alimentado por carburadores era todo lo que un aficionado a las deportivas podía necesitar. Mucho carácter y una parte ciclo de primera la han convertido hoy por derecho propio en una de las oldies más cotizadas entre aficionados y restauradores.

Yamaha FZR1000 EXUP

Yamaha Fzr 1000 Exup

Pero si hablamos de deportivas de época no nos podemos olvidar de otra de las reinas indiscutibles. La Yamaha FZR1000 Exup acaparó innumerables galardones y se labró una fama como deportiva extrema antes de llegar los años 90.

Con 140 caballos declarados y un masivo chasis de doble viga de aluminio era una moto que se presentaba sola, pero las siglas EXUP (por Exhaust Ultimate Power Valve) levantaron pasiones (y algo más) con su válvula de escape que sacaba todo el partido a su cuatro cilindros en línea de litro.

Yamaha Fzr 1000 Exup 1

Al igual que la ZX750R, hoy por hoy es una de las deportivas más ansiadas por aquellos que miran con ojos tiernos a las viejas motos carburadas.

Honda Africa twin

Honda Xrv750 Africa Twin

Primero con la XRV650 y posteriormente con las XRV750, las Honda Africa Twin ganaron tanto peso desde su nacimiento en 1986 que en pleno siglo XXI la firma del ala dorada ha tenido que rescatar este concepto y reenfocarlo en el segmento de las maxitrail.

Su espíritu aventurero inspirado en las motos del París-Dakar y sus capacidades como moto trail sirvieron a las Africa Twin para labrarse un hueco especial en los corazones de los moteros, ya les gustase el estilo offroad o no. Las más populares y las que aún hoy podemos encontrar en los anuncios clasificados son las XRV750, y eran tan buenas motos que hoy están realmente bien valoradas.

Honda Xrv750 Africa Twin 1

Con un motor bicilíndrico en uve de 60 cv para un peso que superaba por poco los 200 kg, se volvió una compañera inseparable para aquellos que les gustaba tanto viajar como utilizar la moto a diario sin restricciones.

Honda CBR600F

Honda Cbr 600 F 1

Durante algún tiempo el concepto sport-turismo ha estado abandonado, pero hubo una época en la que era el segmento más popular y la Honda CBR600F era su mejor representante. La larga estirpe de CBR600F nació a finales de los 80 y sólo murió al polarizarse el segmento hacia motos mucho más radicales.

Honda Cbr 600 F

Las Honda CBR600F mantuvieron su postulado incluso hasta cuando apareció la CBR600RR, simultaneando la venta de ambos modelos. Y es que su nobleza, su facilidad de uso y la capacidad para sacarte una sonrisa en cualquier situación fueron su estandarte en cualquiera de sus generaciones.

Honda Cbr 600 F 2

Son relativamente fáciles de encontrar, puesto que su popularidad las levó a ser unas de las motos más vendidas del mercado. Motores relativamente potentes de cuatro cilindros pero muy aprovechables y una buena habitabilidad jugaron siempre a su favor.

Ducati SuperSport

Ducati Supersport 1995

Un poco en el mismo sentido pero interpretando la idea sport-turismo de otra manera, las Ducati SuperSport ofrecían un punto más pasional. Chasis multitubular de acero, parte ciclo fantástica y un conjunto muy ligero hacían de ellas unas motos realmente divertidas sin recurrir a potencias desorbitadas.

Hubo varias versiones dependiendo de la generación. Las genuinas fueron las 900SS y 750SS (también en versión de 600 y 400 cc), aquellas que inauguraron su estilo con las míticas "faro cuadrado" y que allanaron el camino para las futuras 620/750/800/900/1000/1100 que abrazaron la inyección electrónica dentro de un carenado mucho más sofisticado pero fieles a su estilo original.

Ducati Supersport 2001

Por cierto, que como en el caso de Honda, el concepto sport también lo recuperó Ducati el año pasado con la nueva SuperSport que pudimos probar.

Kawasaki W800

Kawasaki W800

Antes incluso de que llegase la moda de las motos nuevas que parecían viejas, Kawasaki tenía un modelo en catálogo que ha desaparecido recientemente. La Kawasaki W800 se mantuvo fiel a sus principios desde un primer momento, conservando la impronta dejada por las W650 inspiradas en las motos de los años 60.

Kawasaki W800

Su estética retro con aires custom y algo del ahora tan de moda rollo scrambler la colocaron al nivel de la Triumph Bonneville en cuanto a capacidad evocadora. Llantas de radios, chasis de cuna de acero, faro redondo y una línea baja y sencilla siguen siendo hoy completamente del estilo trendy con el que tanto nos gusta posturear en las terrazas.

Suzuki GSX-R600

Suzuki Gsxr 600 1998

Nacida a imagen y semejanza de las GSX-R750 que corrían en el mundial de Superbike, las Suzuki GSX-R600 fueron las reinas de las deportivas por un tiempo largo al menos en nuestro país. Su concepto no tan radical como el de la competencia, su mayor habitabilidad, sus buenas prestaciones y uno de los precios más competitivos hacen que aún hoy sean motos que se ven por la calle en cualquiera de sus generaciones.

En 1997 llegaron las voluptuosas GSX-R600 SRAD con sus enormes bocas de admisión, luego en 2001 la admisión con doble mariposa e inyección electrónica convirtió al modelo con una estética mucho más moderna en todo lo que cualquiera podía soñar y a partir de ahí mantuvieron su gran aceptación en las siguientes generaciones.

Suzuki Gsxr 600 2006

En especial el modelo 2006 lo vendió todo. Quizá se convirtió en la deportiva más vendida (y robada) que ha surcado nuestras carreteras de nuevo gracias a un precio sin competencia. Ahora, después de unos modelos poco acertados estéticamente, se han acabado por extinguir, pero si buscas en las páginas de anuncios puedes encontrarlas a patadas y a precios realmente interesantes.

Aprilia RS125

Aprilia Rs 125 1

La reina de las chicharrillas. Quizá la Aprilia RS125 fue la última de aquella estirpe de deportivas sin concesiones a imagen y semejanza de los Grandes Premios. Una moto ligera como pocas con un motor rabioso que había que llevar siempre alto de vueltas.

Aprilia Rs 125

Su chasis de doble viga de aluminio con basculante del mismo material junto a su parte ciclo en consonancia siguen haciendo enmudecer a muchas motos modernas que se las dan de deportivas. Lo malo de estas italianas sin complejos es que su fiabilidad no era equiparable a la tranquilidad que da un motor de cuatro tiempos y que hoy por hoy es difícil encontrar una unidad que no haya pasado demasiadas penurias.

Honda CR250

Honda Cr 250

No nos olvidamos de los amantes del offroad, así que la Honda CR250 tiene un hueco especial en esta selección. Una de las crosseras más populares de todos los tiempos no destacaba por su potencia extrema ni por su radicalidad (dentro de lo radical de estos modelos), pero era fiable y relativamente fácil de llevar por las manos de cualquier aficionado.

Honda Cr 250

Ese olor a Castrol en los circuitos de tierra sigue siendo evocador y su monocilíndrico de 249 centímetros cúbicos puede ponerle los pelos de punta aún hoy a cualquiera por precios que se sitúan en segunda mano en torno a los 1.000 euros para unidades de primeros de los 2000.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos