Publicidad

A saltos, en pistas de tierra y sin casco: así se probaban las motos de hace cien años

A saltos, en pistas de tierra y sin casco: así se probaban las motos de hace cien años
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Pocas cosas hay más románticas que ver motos que se fabricaron hace cien años. Esos vehículos que se hacían paso a paso, con mucho esfuerzo y de forma artesanal hacen que nos demos cuenta de que ahora vivimos en una época dorada donde tenemos la suerte de disfrutar de las motos con mayor seguridad.

Por eso, cuando pasan ante nuestros ojos vídeos de hace casi cien años en los que el cine había empezado a nacer relativamente, merece la pena detenernos y compartir estas imágenes de cómo se construían desde cero estas motos con herramientas arcaicas y cómo se probaban sin ningún tipo de medida de seguridad.

Entre prensas, tornos y fuego: las herramientas utilizadas para fabricar motos

Hace poco pasaron por nuestras pantallas dos vídeos en blanco y negro, en formato 3/4 y con poca calidad. Eran las imágenes de cómo fabricaban y probaban en algún lugar recóndito de Estados Unidos una Rudge Racer Four de los años 20 del siglo pasado.

En el primer vídeo se puede apreciar cómo comprobaban la materia prima en los rústicos laboratorios en los que trabajaban los bisabuelos de nuestra actual generación. A lo largo de estas imágenes, que forman parte de la historia del motociclismo, vemos cómo prueban la resistencia de una horquilla delantera o cómo fabrican las válvulas una a una con ayuda de una prensa y todo a base de acero y fuego.

Válvulas

Incluso en uno de los textos del vídeo se jactan de que "ninguna de las diez mil válvulas que fabrican han dado ningún problema", algo que parece surrealista teniendo en cuenta la minuciosidad con la que se trabajan cada una de las piezas de los motores en la actualidad.

Frenos

Con estas imágenes en movimiento y sin sonido tenemos la suerte de observar cómo probaban los motores antes de unirlos al chasis. Tenían un medidor que cuantificaba su potencia. En el primer vídeo se ve cómo el motor que ponen a trabajar llega hasta los 24 CV (nos preguntamos cómo de precisa sería esta medición). También está registrado cómo trabajaban las cajas de cambio de cuatro velocidades y cómo cortaban cada una de sus piezas y las unían a base de untarlo todo bien con aceite.

En el segundo vídeo siguen trabajando distintas partes de la moto como los frenos. Pero lo más divertido y estrambótico de estas escenas llega cuando enseñan que para probar estas motos les ponían a dar saltos en pistas de tierra y sin ningún tipo de seguridad, ni del circuito, ni del piloto, que ni siquiera llevaba casco. Claro que por entonces eso no era lo normal. Tampoco tiene desperdicio cómo comprobaban sus frenos gestionando una curva de 90 grados o haciendo una frenada de emergencia.

Y lo mejor de todo llega a partir del minuto 2:42 cuando la motocicleta es capaz de llevar un remolque gigante para demostrar de lo que es capaz. ¡Hasta los lecheros podían viajar con ella con un remolque lleno de botellas de leche y con dos ocupantes en la moto!

Eran otros tiempos y menuda diferencia si lo comparamos con la visita a la fábrica de Ducati que hicimos donde nos asombró la limpieza y organización de cada uno de los componentes y cómo hombre y máquina funcionaban de forma casi milimétrica en la cadena de montaje. Algo muy distinto a lo que sucedía con nuestros antepasados y que Charles Chaplin recordó en 'Tiempos Modernos'.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir