Publicidad

¿Te gustan los rasgos exóticos? Pues aquí tienes los 9 basculantes monobrazo más sexis
Naked

¿Te gustan los rasgos exóticos? Pues aquí tienes los 9 basculantes monobrazo más sexis

Publicidad

Publicidad

Si hace unas semanas hablamos de los escapes por arriba más sugerentes, no podemos quedarnos al margen y dejar de lado otro elemento que nos gusta a rabiar. Los basculantes monobrazo son sexys como ellos solos con esa fornida estructura lateral y por el otro lado la limpia imagen de una llanta al completo.

Aunque pueda parecer que su empleo se rige por una cuestión de modas o un medio de diferenciación en el que confían algunas marcas, los basculantes monobrazo son mucho más que un simple elemento estético. Su practicidad para los cambios de rueda o una mayor simplicidad para el tensado de la cadena son algunos de sus puntos positivos. Pero no nos engañemos, nos gustan porque molan mucho, así que vamos a ver nueve de las motos que han equipado o equipan esta solución.

Aprilia RST1000 Futura

Aprilia Rst1000 Futura

Justo antes del declive de las motos sport-turismo, Aprilia comenzó a ampliar su gama más allá de las deportivas puras de litro empleando el mismo motor Rotax bicilíndrico en uve a 60º y 113 cv. Diferenciada a más no poder de la RSV, nació la Aprilia RST1000 Futura, una moto perfecta para rutas pero que no deja de lado su ADN deportivo italiano.

Aprilia Rst1000 Futura 2

Unido al chasis doble viga de aluminio nos encontramos con un sugerente basculante monobrazo que por el lateral izquierdo pasaba ligeramente desapercibido, pero que en su cara derecha nos deleitaba la vista con una espectacular llanta de aluminio de cinco radios dobles. Todo muy en la línea futurista (valga la redundancia) de una moto con un diseño puntiagudo y con el escape integrado bajo el colín.

Aprilia AF1 125 (1987-1992)

Aprilia AF1 125
Aprilia AF1 125 (1987)

Ahora vamos a dar un salto al pasado y nos transportaremos a la tierna infancia de muchos de los aquí presentes. Algunos recordaréis a la Aprilia AF1 125 como una de aquellas chicharras de dos tiempos con las que los jóvenes soñaban y decoraban sus carpetas. Nació en 1987 y ya lo hizo con un basculante monobrazo que encandiló a no pocos aficionados.

Aprilia Af1 125 2
Aprilia AF1 125 Futura (1992)

Años después, muchas de estas motos y sus posteriores versiones (fabricada hasta el año 1992), terminaron por hacer las veces de donantes de órganos para tunear las Aprilia RS50 con sus impresionantes monobrazos. Un cambio bastante sencillo que se popularizó entre los chavales más quemados.

Ducati Monster S4R, S4RS y S2R

Ducati Monster S2r Dark 2005
Ducati Monster S2R Dark 2005

Si durante décadas hay un elemento que podemos asociar con Ducati, más incluso que los escapes por arriba, es el empleo de basculantes monobrazo casi en la totalidad de sus motos. Si bien las Superbike de la marca han sido la referencia estética, la Ducati Monster S4R (con el motor Testastretta 996 cc y 113 cv) se salió de la norma en 2003 para estrenar un precioso basculante monobrazo de estructura multitubular simplemente sublime.

Ducati Monster S4R
Ducati Monster S4R

A su imagen y semejanza, las S2R en versión de 800 cc y 1000 cc emplearon esta misma solución, pero con componentes de la parte ciclo mucho más sencillos para abaratar su precio. Tres años después de la S4R, la S4RS asestó el golpe maestro con el motor de la Ducati 998 y 130 cv de potencia, conservando el mismo basculante pero mejorando las suspensiones y frenos.

Ducati Monster S4rs 2005
Ducati Monster S4RS Tricolore

Durante este tiempo sólo las gamas de acceso como ocurrió con las Multistrada 620 o las Monster de menor cilindrada recibían los basculantes convencionales. Actualmente sí hay modelos con basculante convencional en su catálogo como es el caso de la 959 Panigale, Multistrada 950 y Multistrada 1200 Enduro, las primeras por reducción de costes y la segunda por mayor robustez fuera de la carretera.

Honda NR 750

Honda Nr 750 1
Honda NR 750 (1992)

Desde que Honda es Honda siempre ha tenido unas ideas peculiares. En 1979 la marca del ala dorada presentó la NR 500 de Gran Premio con pistones ovales, así que a algún japonés en los cuarteles generales de la fábrica se le ocurrió la típica idea de pensar por qué no sacar una moto de calle con las soluciones de una moto de carreras.

Honda Nr 750 2
Honda NR 750 (1992)

Con cuatro cilindros ovales dispuestos en una uve a 90º que intentaban simular un V8, la NR 750 fue un compendio de soluciones arriesgadísimo para la época y del que sólo se llegaron a producir 300 unidades en el año 1992. Como buena moto rara y especial, contaba con un tremendo basculante monobrazo en su lateral izquierdo que dejaba una visión perfecta de su llanta de cinco radios gracias al sistema de escape oculto en el interior del colín.

Honda VFR400R y VFR750R

Honda Vrf400r
Honda VFR400R (1992)

Si aquella NR 750 fue mítica, no lo fueron menos las exitosas deportivas de finales de los '80 de la fábrica japonesa. La mítica Honda VFR400R en versiones NC21, NC24 y NC30 comienza su historia en 1986 y lo hace con una estética deportiva envidiable. Materiales de la más alta calidad, un peso mínimo y una potencia de 60 cv conseguían unas prestaciones mágicas para la época, acompañadas por un apartado visual sublime en el que su basculante monobrazo nos hipnotizaba

Honda Vfr750r
Honda VFR750R (1987)

Con el único objetivo de ganar el Campeonato del Mundo de Superbikes, Honda lanzó posteriormente pero con la misma filosofía las VFR750 RC30. Llegaron al mercado japonés en 1987, en Europa y Estados Unidos hubo que esperar hasta 1990 para disfrutar de una de las mejores motos deportivas de la historia propulsada por un V4 de 110 cv con el cigüeñal big bang calado a 360º.

Kawasaki H2 y H2R

H2r 1000

Ahora saltamos hasta la actualidad para dejarnos embaucar por una de las motos más revolucionarias de los últimos años. Con el gran reclamo de un motor de cuatro cilindros sobrealimentado, las Kawasaki H2 y H2R se colocan entre las motos más excitantes del panorama, pero no se limitan a eso, porque un diseño tremendamente radical se sale de las tendencias de cualquier cosa que se parezca en el mercado.

Kawasaki ZX1000N Ninja H2

Aparte del motor de 200 o 250 cv, su chasis tubular y una carrocería incompleta que no puede ser más agresiva, la parte ciclo de estas bestias japonesas se complementan con un masivo basculante fabricado mediante fundición y que nos sube el ánimo viendo girar esa llanta de cinco radios dobles acabada en dos tonos.

KTM 1290 Super Duke R

Ktm 1290 Super Duke R026

Quizá una de las motos con más personalidad en lo que nos podemos encontrar en los concesionarios es la KTM 1290 Super Duke R. Con la particular manera de entender las motos de la casa austríaca, la meganaked apodada como "La Bestia" nos tiene robado el corazón a muchos sabiendo de lo que es capaz.

Ktm 1290 Super Duke 2017 010

La nueva generación llega en 2017, y como no puede ser de otra manera estamos locos por probarla. Además conserva una de sus señas de identidad, el basculante monobrazo asociado a un chasis tipo Trellis y unas llantas de radios en forma de Y que pintadas en el color naranja KTM son poco menos que afrodisíacas.

Triumph Speed Triple

Triumph Speed Triple
Triumph Speed Triple (1997)

Si hemos hablado de motos naked con basculante monobrazo, no podemos olvidarnos de una de las más especiales de todos los tiempos y precursora de muchas de las que podemos ver hoy por las calles. La Triumph Speed Triple apareció hace la friolera de 23 años, en 1994, y por entonces ya era la misma británica potente, deportiva y con mucho estilo que es hoy.

Triumph Speed Triple R
Triumph Speed Triple (2017)

Aunque creas que nació con ese monobrazo, no fue hasta 1997 cuando adoptó esta medida. Las generaciones anteriores en versiones 750 y 900 equipaban un basculante de doble brazo tubular. Desde entonces ha seguido evolucionando en cuanto a motor, estética, dimensiones... pero hay dos elementos en los que ha seguido confiando: la doble óptica frontal (aunque con cambios) y el basculante monobrazo. Desde que nació se convirtió en una de las motos más deseadas tanto por su comportamiento dinámico como por su estética, y aún le queda mucha vida por delante a esta brit.

Yamaha GTS 1000

Yamaha Gts 1000 2
Yamaha GTS 1000 (1992)

Y para el final hemos dejado algo muy especial. Los basculantes monobrazo estamos acostumbrados a verlos en el eje trasero, pero como de vez en cuando nos gusta llevar la contraria remataremos este artículo con una moto con basculante convencional atrás y monobrazo delante. Es la extraña y mística Yamaha GTS 1200.

Yamaha Gts 1000 1
Yamaha GTS 1000 (1992)

Esta extraña moto también surgió a principios de los locos '90, y aunque no tuvo un éxito descomunal, sus soluciones particulares como un chasis de estructura Omega, inyección electrónica, ABS y, por supuesto, el sistema de suspensión frontal alternativo diseñado por James Parker le valieron para colocarse en el olimpo de las motos exóticas. Eso sí, era demasiado cara.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir