Síguenos

Nolan Agostini

Un 3 de agosto del 2011 este humilde contador de cosas debutaba en estas páginas con un artículo sobre el museo de la moto de Canillo (Andorra). Con casi 300 noticias publicadas y la experiencia que ello conlleva en este mundo de la información, el cuerpo me pide bajarme de este tren, o al menos, apearme en una parada de su recorrido. Pero antes me gustaría cerrar un par de asuntos pendientes: despedirme y daros las gracias a todos los lectores por un lado y por otro acabar dando algún consejo sobre los blogs del motor en internet.

Mi manera de hacer las cosas

Monster 696

La verdad es que siempre he sido fanático de los relatos de los redactores de las revistas de motos dónde te podías empapar de sensaciones y no tanto de fríos datos técnicos. Aquellos Augusto Moreno de Carlos, cuando se ponía el mono de cuero, y Jose María Torres Acero, aquel que algunos recordamos con la torre y la espada en el casco, hacían de sus textos, las delicias de este aprendiz de comunicador que os escribe.

Ni que decir tiene que entiendo que me encuentro muy lejos de estos dos que cito a nivel periodístico, pero cuando se tienen ganas y te dan la oportunidad, hay que intentarlo. De esta manera, he intentado transmitir mis sensaciones a lomos de la Ducati Sport 1000 o de la Triumph Bonneville T-100, fuera de los formatos habituales por los que se rigen las actuales pruebas de motos y añadiendo una historia real a su alrededor. Pero no he inventado nada, porque como digo, es el tipo de pruebas que me gustaba leer a mi mismo.

Así me metí en el “embolao” de hacer el curso de minimotard para dar también una visión real de esa opción para ir en moto por los circuitos de karting. Pensé: nadie mejor que un novato en el tema para relatar lo que se cuece en ese mundo, que dicho sea de paso, cada día veo que tiene más adeptos y además gracias a esas pequeñas motos he podido conocer gente muy especial.

No he ocultado en mis líneas que soy un hombre de tintes tecnológicos. Debo decir que me sigue dando algo de alergia todo lo que huele a Facebook y Twitter, aunque por lo que veo, son necesarios. Por tecnológico me refiero a que me gustan los gadgets del tipo electrónico como la cámaras de fotos, y si se relacionan con el mundo de la moto, mejor. Eso en lo referente a cachivaches y cacharros. Como producto social en internet creo mucho en los radio-podcast, como también os he hecho saber aquí y de los que participo activamente.

Tampoco oculto mi pasado Ducatista ya que siempre he tenido a la marca de Borgo Panigale en mis oraciones. Los artículos de la visita a su fábrica y algunas motos del preparador Pepo Rosell , (Radical Ducati) ,que he publicado, me delatan.

Mi opinión después de ver este mundo ‘por dentro’

Rodada minimotard

El formato blog reconozco que me ha sorprendido en su funcionamiento interno con sus pros y sus contras. No os voy a desvelar como tenemos la casa por dentro en Motorpasión moto pero la metodología de trabajo, la considero muy profesional para los medios con los que los bloggers contamos. Uno de los principales escollos y uno de los motivos de dejar de escribir aquí, es que muchos de nosotros tenemos otros trabajos que atender y el factor tiempo en ocasiones te juega malas pasadas. Parece que con 24 horas al día no sea suficiente para todo.

Creo que si no te dedicas a tiempo completo a una tarea, el trabajo, a veces, tiene menos rigor. No siempre, ojo, tampoco se necesitan dos meses para redactar un artículo. Seguro que todos mis compañeros, de este blog y de otros, agradeceríamos algunas horas más para dedicar a esa prueba o simplemente para buscar información y documentación sobre los temas a tratar. Con todo, los que me habéis seguido, sabéis que prefiero los blogs mucho antes que la prensa escrita ya que esta, creo que sigue muy “contaminada”, por decirlo de alguna manera.

La relación con las marcas es un tema muy extenso que da para un debate largo pero se reduce a los que creen en internet y te facilitan las cosas y los que no. Como curiosidad, os puedo mencionar la anécdota de una marca de motos que quería revisar un artículo mío antes de publicarse…, la respuesta por parte de mi jefe de redacción y compañeros fue que de ninguna manera. La marca es lo de menos, no me lo preguntéis, solo deciros que es una de las cuatro grandes japonesas. Os cuento esta anécdota por la grata sorpresa que me llevé al ver que la política que se sigue es de independencia, a la hora de redactar.

Un sincero consejo y me despido de vosotros

Ducati Sport 1000

Debo decir que la independencia absoluta a la hora de informar no existe, pero si tengo que elegir, como es el caso, un medio para informarme del mundo de la motocicleta, mi decisión sería un blog. Evidentemente, por el esfuerzo que veo que ponen todos mis compañeros y la calidad de sus contenidos, si es Motorpasión Moto, mejor, aunque es verdad que no estamos solos en este mercado y hay otros portales muy válidos dónde informarse.

La recomendación que me gustaría hacer en este sentido a la gente, es que no se deje embelesar por imágenes de maquetación impecable y videos despampanantes que no dicen nada. La imagen en los tiempos que corren es importante pero no debemos descuidar que si lo que realmente queremos es la información pura y dura de cómo va una moto, por poner un ejemplo, solo el texto y la complicidad con el redactor nos la dará. Me hace gracia escuchar testimonios de gente de prensa escrita que han criticado que internet ha matado sus revistas. A los pocos meses estos mismos personajes se jactan de pasarse a internet y se autoproclaman pioneros de revistas interactivas “a todo color”…

Escojas el medio para informarte que más te guste, mi consejo final es que no te dejes engañar. Y para finalizar agradecer el apoyo de mis compañeros durante todos estos casi 300 artículos y a vosotros los lectores la confianza depositada durante todo este tiempo. Un abrazo sincero a todos y nos vemos por la carretera o por los circuitos. V’sss.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

37 comentarios