Sigue a

Carretera de ensueño

Pues hoy soy yo al que le toca abrir su corazoncito motero para ver que secretos alberga. Y ciertamente, son muchas las motos que a lo largo de mis años han ido poblando mis sueños más húmedos. Desde simples scooters a las mil más rompedoras pasando por todo lo que os podáis imaginar. Porque amigos, a mí me gustan todas… Ya hemos visto a Albi, Carlos y Morrillu desnudarse ante nosotros con resultados que a todos nos ha tocado la fibra. Pues bien, yo me he decidido por viajar hasta mi más tierna infancia y traeros aquellas con las que lo único que podía hacer era soñar, ya que con esa edad ni siquiera podía montarme en ellas. Os propongo una ración de nostalgia, en una época en la que para mí los caballos, velocidades puntas y demás, eran simples datos que no me decían gran cosa. Vamos pues…

Gilera CX 125, el futuro había llegado

Gilera CX 125

Empezamos por una auténtica joyita venida del futuro. Y es que esta delicia de Gilera CX fue toda una revolución y a mí me tenía cautivado. Aún recuerdo como si fuera ayer la primera vez que la vi. Era verano y toda la familia frecuentábamos un chiringuito desde hacia ya varios años. Todos los fines de semana tocaba coger sombrillas y sillas (alguna revista de moto) y echar el día en la playa del Rinconcillo, aquí en mi ciudad. Pues bien, en los aparcamientos, ahí estaba, con un chico que daba vueltas con ella y que sin duda veraneaba por allí. La vi otras mil veces y siempre me quedaba estupefacto. Esa Gilera era lo más futurista que habían visto mis pequeños ojos. Ese carenado terminado en un pico impresionante y contemplarla desde el lado que veis en la foto, donde las ruedas parecían flotar como si fuera magia.

Decir que a esas alturas yo ya estaba enamorado de otras motos de la casa como la Gilera SP01, pero esta Gilera CX era demasiado para mí. Salió a finales del año 1991 y su diseño corrió a cargo de Federico Marini, que si no le conocéis, sólo os tengo que decir que se encargó también de la impresionante Bimota DB1 o la Bimota Tesi. Hay que decir, que la forma de su carenado no respondía simplemente a cuestiones estéticas, sino que se buscó la mejor aerodinámica posible, aunque parece ser que se calentaba en exceso.

El motor que utilizaba era el mismo refrigerado por agua que utilizaban ese año todas las 125cc de la casa. Si se desnudaba, la Gilera CX era prácticamente idéntica a la Gilera Crono, a excepción de la salida del tubo de escape que estaba modificado para una entrega de potencia más suave. Una potencia que rozaba los 30 CV a 10.500 rpm y con una velocidad máxima que por ahí hablan de hasta cerca de los 170 km/h. Su peso era de 120 kilogramos en vacío. Aquí os dejo un vídeo para disfrutar de ese bendito sonido…

Kawasaki ZX-R 750, una auténtica bestia

Kawasaki ZX-R 750

Justo la Kawasaki ZX-R 750 que estáis viendo en la foto, en este color, es la que me enamoró. Sobra decir que ya su hermana en verde, blanco y azul me parecía preciosa. El hijo de la dueña de una tienda donde mi madre compraba (es complicado), tenía una, pero cuando en un catálogo la vi en azul, ya no tuve dudas de que eso era amor verdadero. ¡Qué preciosidad para mis pequeños ojos! Unos ojos a los que le sorprendía esos dos faritos redondos que directamente me encantaban. De hecho, todavía conservo algo de eso, porque cualquier moto que tenga bifaro se convierte rápidamente en objeto de deseo, véase por ejemplo la Triumph Triple o la Yamaha R6 de hace unos añitos, otro de mis grandes amores.

Pero aún hay más, porque esos dos tubarros grises que salían del depósito me hacían ver que estaba ante una moto de verdad, grande, grande. Mucho podríamos decir de la familia ZX-R, una familia que sigue estando muy presente y que sigue siendo por cierto preciosa. Allá por ese año 1992 ya era capaz de alcanzar los 240 km/h y era un auténtico pepino. Reconozco que las R siempre me han parecido estéticamente preciosas, sin embargo, con los años, he aprendido que quizás no es mi tipo de moto, ya que no son la velocidad y las prestaciones extremas lo que busco en una moto. Eso sí, esta Kawasaki ZX-R 750 en color azul me tenía robado el corazón.

Suzuki GS500E, la pasión de una rifa

Suzuki GS 500

Igual estáis pensando ahora mismo que esta es una moto muy normalita para que sea una de las soñadas. Pues bien, he de deciros que durante meses este modelo ya legendario se convirtió casi en una obsesión. Tengo que ser sincero, porque ni estéticamente ni en prestaciones es nada muy impresionante, y de hecho he tenido ocasión de comprarla en años posteriores y no lo he hecho, pero ¿qué pasaba entonces con la Suzuki GS500E que me obsesionaba? Pues una rifa. Sí, como suena.

Resulta que un día, al acompañar a mi madre al mercado, vendían en la puerta unas papeletas para el sorteo de una Suzuki GS500E como la que aparece en la foto, y allí estaba en su remolque impoluta y esperando a su futuro dueño. Sobra decir que desde entonces siempre acompañaba a mi madre y siempre tenía que comprarme un numerito para el sorteo, a 100 pesetas de la época. De poco servía que me dijera (no sin razón) que para qué la quería, si no podría conducirla ni cogerla. Pero bueno, yo insistía y le decía que hasta que pudiera llevarla me limitaría a mirarla embobado en el garaje. Cosas de críos… Evidentemente no me tocó, y no volví a ver una rifa con moto como premio en el mercado.

A todo esto, el modelo en cuestión existe desde el año 1980, y precisamente por la época del sorteo sufría una gran remodelación. Como os decía, nunca ha destacado por prestaciones desorbitadas, pero está más que demostrada su polivalencia y su fiabilidad.

Y hasta aquí las que fueron durante mi niñez las motos de mis sueños. Se han quedado por el camino muchas más, como la Aprilia AF1 Futura 125, la Honda NR o la Suzuki RGV250, pero estas marcaron sin duda mi infancia. Hoy sigo soñando con muchas otras, pero esa es otra historia. En cualquier caso, todavía queda algún compi por ahí que vendrá a traernos otra buena ración de nostalgia de aquellos maravillosos años…

Fotos | Suzukicycles, Motorcycle Specs

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios