Compartir
Publicidad
Publicidad

La caída más tonta puede esconder lo peor

La caída más tonta puede esconder lo peor
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

Y sino que se lo digan al protagonista del vídeo de hoy. Lo que en principio es una simple excursión endurera por el campo se convierte en un tremendo susto. Circula de manera correcta, lento, pero pierde el control de su moto y cae al suelo sin que parezca que le haya pasado absolutamente nada, ni si quiera se pega un revolcón por la tierra. Pero, cuando parece que no ha sido nada, empezamos a escuchar sus quejas, ¿una pierna? ¿un brazo? No lo parece, desde su cámara subjetiva instalada en el casco no observamos ningún problema físico.

Gritos y gestos de dolor cuando se da cuenta de lo que ha ocurrido. Pero sorprendentemente consigue calmarse, quitarse los guantes y comprobar que no hay más lesiones aparte de la evidente. Mientras espera la rápida llegada de su compañero consigue serenarse y no hacer ninguna tontería que pueda empeorar la situación. Se quita el casco y la cámara apunta a nuestro protagonista para que veamos lo que ha ocurrido, escalofriante. La imagen, aviso, puede ser desagradable para los más sensibles.

Un ejemplo más de porqué hay que llevar casco sí o sí, siempre y en cualquier situación. Podría decir que los golpes más duros o 'secos' los he visto precisamente en parado, cuando por ejemplo por una trialera un compañero perdió el equilibrió y se dejó caer sin percatarse de la roca que tenía al lado. Os aseguro que el golpe asustó a todos los que estábamos allí e insisto, estaba parado. Pero no sólo es necesario el casco, probablemente sin los petos que llevan para proteger el pecho y esa ramita inocente podría haber acabado encajada entre las costillas. Recordad siempre llevar las protecciones necesarias

Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos