Compartir
Publicidad
Publicidad

Disparar 50 balas por segundo a 320 km/h ahora es una realidad con esta Yamaha YZF-R1 War Horse

Disparar 50 balas por segundo a 320 km/h ahora es una realidad con esta Yamaha YZF-R1 War Horse
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay inventos que sólo pueden ser americanos. La devoción por las armas y los vehículos roza lo absurdo en la tierra de las barras y estrellas y sólo allí podría concebirse un proyecto como War Horse. Esta preparación (por llamarla de alguna manera) está hecha sobre una Yamaha YZF-R1, pero tiene poco de modificación estética y mucho de militarización.

Los culpables han sido Tail Gunner, una empresa dedicada a la fabricación de escapes y piezas para moto de inspiración militar. Tal es su devoción por las motos y las armas de fuego que han acabado creando la demencial Tailgunner Dillion Aero M134X High Speed Interceptor, una moto armada con una ametralladora totalmente funcional. ¿No te lo crees? Atento a los vídeos.

La moto preferida de Chuck Norris

Para el montaje de semejante armamento han tenido que modificar por completo la Yamaha original. Sobre la dirección se ha montado tanto el soporte de la ametralladora como el sistema de apuntado que se maneja desde el semimanillar izquierdo, el botón que desata el caos va en el puño derecho. Todas las piezas están fabricadas en ligero y resistente aluminio.

War Horse2

Para dar energía todo el apartado de alimentación, refrigeración e ignición de esta bestia escupe balas se ha incluido un sistema eléctrico adicional de 24 V con una batería montada bajo el basculante. Con una capacidad de disparo de 50 balas por segundo, War Horse se merienda los cargadores de 600 balas calibre 7.65 mm en 12 segundos.

Como se ha necesitado una cantidad ingente de espacio en la parte delantera el depósito original se ha desplazado hasta el colín, donde se han instalado dos pequeños depósitos de 5,7 litros cada uno y que pueden funcionar de manera independiente en caso de avería. Sobre ellos también se han añadido dos bombonas de óxido nitroso capaces de lanzar a War Horse por encima de los 320 km/h.

War Horse

Para ganar estabilidad también han intentado bajar el centro de gravedad, el basculante trasero se ha alargado 30 cm y la tija inferior original se ha cambiado por una mecanizada de 14 tornillos. Sus creadores podrán decir lo que quieran, pero el manejo de este invento tiene que ser tan amenazador como su aspecto.

Aun así, Tail Gunn ya ha abierto las solicitudes para los futuros clientes. Confiesa, ¿a que en algún rincón de tu mente no te parece una idea tan descabellada para según qué momentos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos