Compartir
Publicidad
Publicidad

Historia de la Vespa (y3)

Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En esta tercera parte del documental sobre la historia de la Vespa vamos a ver como incluso esta pequeña motocicleta que aspiraba a motorizar un país devastado por la guerra es capaz de competir como cualquier otra moto diseñada específicamente para ello. De la mano de Giuseppe Cau podemos rememorar las hazañas que consiguió en su juventud sobre los prototipos desarrollados en Pontedera, sede de Piaggio.

Nada menos que 171 km/h alcanzaron en 1951 sobre la Vespa Siluro 125, o victorias en el GP de Bolonia de 1950 con la Vespa Corsa también de 125 cc. Mientras tanto en España alcanzábamos el récord de subir 19 personas y un perro a una Vespa. Contemporáneo de esa época es el Equipo Acrobático de Piaggio, que recorre Europa con sus demostraciones sobre el modesto Scooter.

Algunos van más allá, como un estudiante francés que cruzó el Canal de la Mancha con una Vespa convenientemente adaptada para navegar. Sin duda la Vespa caló en la sociedad hasta límites que no se conocían, fomentando el asociacionismo por un lado y el afán de superación individual en algunos otros.

La Vespa es una moto que manteniendo más o menos fiel la imagen del producto desde su principio ha conseguido ir evolucionando para adaptarse a los tiempos. En un estudio sobre las diferentes evoluciones del motor desde su diseño inicial en Piaggio descubrieron que todavía se mantenía una pieza tal cual era en el primer diseño. Por desgracia la traducción del documental confunde la chaveta de fijación del volante magnético con la llave de bloqueo del volante, un imperdonable error.

La última parte del documental ahonda en la singularidad de la Vespa, un Scooter que en sus más de 60 años de fabricación ha visto 150 modelos, pero todos han sido fabricados partiendo de la misma base, una moto con chasis mono-casco fabricado en chapa de acero y un motor oculto bajo la carrocería. Incluso las más modernas versiones se siguen construyendo de manera muy parecida. Como pudimos ver en el post dedicado a su fabricación de hace unos meses.

En Pontedera podemos visitar el museo Vespa dedicado a la memoria de Giovanni Alberto Agneli, el primero de la familia Piaggio que se dio cuenta de que había que conservar de alguna manera el legado que esta moto estaba dejando a todo el mundo. Como curiosidad el documental se cierra con una anécdota relatada por Antonio Tabucci, un escritor italiano que se encuentra con un ciudadano indio que transporta un pariente difunto en su moto para incinerarlo. Su unico punto de unión es la Vespa sobre la que circula el indio.

La historia de la Vespa es un perfecto ejemplo de como un buen producto puede perpetuarse durante más de medio siglo y seguir siendo tan deseado como el primer día. Sin lugar a dudas Piaggio ha sabido adaptarse a los tiempos y mantenerse en la cresta de la ola. Esperemos que esto no se les acabe subiendo a la cabeza y en aras de conseguir un mayor negocio pierdan el norte.

En Moto22 | Historia de la Vespa (1); Historia de la Vespa (2)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos