Compartir
Publicidad
Publicidad

Historia de la Vespa (2)

Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer dejamos a la Vespa enfrentándose a los primeros coches utilitarios, en lo que sería quizá el primer momento crítico en su devenir por el mercado de los vehículos a motor. Pero de nuevo Piaggio supo dar otra vuelta de tuerca a su producto y lo redirigió hacia un tipo de clientes más jóvenes que le respondieron sin dudarlo. Esta vuelta de tuerca consistió simplemente en abandonar el color gris que había caracterizado a las anteriores Vespas para comenzar a pintarlas de colores vivos. Así se asociaba a un sector de la sociedad que en ese momento empezaba a disfrutar del ocio y necesitaba un vehículo para él.

También se incluyeron algunos nuevos modelos a la línea, tales como la Vespa GS, que está considerada como una de las Vespas más bonitas de todos los tiempos o la Vespa 90 Súper Sprint, uno de los modelos más cotizados de toda la gama y del que en España casi no existen ejemplos. El siguiente movimiento fue en 1953, con la puesta en el mercado de la Vespa 50, la predecesora de las exitosas Vespa Primavera. Esta moto ofrecía la oportunidad de conducir uno de estos Scooter sin necesidad de carné ni de matrícula, con lo que se culminó la conquista de la clientela más joven.

Como ya nos comentaba ayer Toñín, la Vespa siempre fue un icono de la libertad de la mujer, al ser una moto que se podía conducir con falda sin problemas. Pero las campañas publicitarias de Piaggio iban un poco más allá, ya que utilizando la imagen de la mujer atacaban el subconsciente de los posibles compradores, que asociaban la Vespa a las guapas mujeres que la promocionaban. Sin ninguna duda las campañas publicitarias de Piaggio con la Vespa son dignas de aparecer en los libros de historia de la publicidad mundial. Alcanzando la cumbre cuando se acuño en 1968 el eslogan "Chi Vespa mangia la mele" en una clara alusión a que quien iba en Vespa podría morder la manzana. La libertad de pensamiento de la época hizo todo lo demás.

Otra de las excepcionalidades que ha conseguido la Vespa es el asociacionismo que trae consigo. Casi desde el momento en el que aparece la Vespa aparecen los clubes de usuarios y las actividades con la Vespa como el punto de convergencia de todos. El primer Vespa Club aparece en 1949, y desde 1955 se vienen celebrando las concentraciones denominadas Euro-Vespa.

En estas concentraciones internacionales se puede apreciar la diferencia de los usuarios de cada país. Por ejemplo los italianos mantienen sus motos muy parecidas al modelo original, mientras que desde Alemania se aprecia una vertiente que transforma y personaliza hasta el más mínimo detalle la moto. Todo esto viene dado por la enorme versatilidad del producto, que es capaz de satisfacer las necesidades de un joven que aprende a conducir, de una persona mayor que necesita un medio de transporte económico o incluso un profesional que lo utiliza para su propio trabajo. Fruto de esta necesidad nace el Ape, que es media Vespa unida a la caja de una camioneta y que en la actualidad todavía se utiliza como taxi en buena parte del mundo.

Como si de una visión del futuro se tratase, en 1980 aparece el primer registro de vehículos históricos de Piaggio, en un momento en el que todavía casi nadie estaba interesado en coleccionar estas motos ni tratarlas como una pieza de museo. Pero ahí no acaban los diferentes usos de la Vespa, ya que incluso se llega a competir con ella, aunque sobre este tema hablaremos mañana.

En Moto22 | Historia de la Vespa (1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos