Compartir
Publicidad
Publicidad

Historia de la vespa (1)

Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que leéis desde hace tiempo Moto22 sabréis que a diario me muevo por mi ciudad en una Vespa y que he viajado bastante en ellas. Como es lógico es una moto que me gusta (si no fuera así no tendría cinco en el garaje) y a menudo participo en concentraciones por España. La verdad es que la Vespa es uno de esos vehículos que han marcado buena parte de la historia de España, y de media Europa. Pero resulta sorprendente ver como un producto diseñado en la posguerra y que pisó la calle por primera vez en 1946 todavía hoy siga estando en primera línea en nuestras ciudades. En esa primera entrega podéis ver dos entregas del documental de la Historia de la Vespa emitido por el canal Viajar.

Mientras en Japón reconstruían su economía con bicicletas motorizadas, en Italia Enrrico Piaggio decidió que el vehículo que iba a volver a poner al país en marcha sería una motocicleta. Convencido de esto, entregó el proyecto MP6 al ingeniero aeronáutico Corradino D'Ascanio. Partiendo de la base del Papperino diseñado por otro ingeniero de Piaggio llamado Spolti D'Ascanio diseñó una moto en la que primaba la comodidad y la funcionalidad frente a la estética.

Curiosamente a D'Ascanio no le gustaban las motos, prefería el coche o el avión. Y quizá esto influyó en su diseño de manera definitiva, al esconder el motor bajo unos cófanos, situar un gran escudo delantero que protegía las piernas, eliminar las incomodas cadenas que se utilizaban en las motos tradicionales y utilizar soluciones aeronáuticas como las ruedas sujetas por un solo lado. En esta primera parte del documental me ha llamado la atención por encima de otras una frase, en la que dicen que para Enrrico Piaggio alcanzar cifras de producción no era el objetivo, si no contribuir al resurgimiento económico y social del país.

En esta segunda parte del documental comienzan a aparecer los primeros atisbos de que la Vespa iba a ser un enorme éxito. En abril de 1946 se fabricaron 50 unidades, de las cuales se vendieron inmediatamente 48. Con solo esta prueba Piaggio decidió fabricar 2800 unidades más y lanzarse a la conquista del mercado. En 1953 salía de la cadena de producción la Vespa 500.000 y en 1956, a solo diez años de aparecer la primera Vespa, se fabrica la unidad 1.000.0000. Menos mal que el principal objetivo no era la producción, porque si llega a serlo actualmente habría Vespas hasta en la sopa.

Pero esto no habría llegado a ser un éxito si Piaggio no hubiese emprendido la campaña de venta de concesiones a lo largo de toda Europa y algunos países tan exóticos en los años cincuenta como la India o Brasil. Por supuesto también influyó la nueva manera de hacer negocios propiciada por las ventas con pago aplazado, lo que pone al alcance de todos la posibilidad de comprar un vehículo para poder ir a trabajar o a disfrutar del tiempo libre con la familia.

La tercera pata en la que se asienta este éxito comercial viene del cine, donde algunos directores norteamericanos incorporan la Vespa a sus películas haciendo en algunos casos un documental gratuito de la moto. El mayor exponente es Vacaciones en Roma, donde una jovencísima Audrey Hepburn y Gregory Peck recorren las calles de Roma sobre una Vespa. La nota curiosa es que los actores tenían prohibido montar en moto, pero Luciano Emmer, el director de la segunda unidad, en lugar de subir la moto en un camión y rodar las escenas montó a los actores en una Vespa y las rodó con la moto circulando en medio del tráfico real.

A finales de los cincuenta aparecieron rivales más duros de roer, como el Fiat 500, pero esto lo dejamos para mañana que seguiremos con la segunda entrega de este interesante documental publicado por Bernuy en Iberoscooter.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos