Publicidad

Triumph Scrambler, toma de contacto (ciudad, carretera, ficha técnica y galería)

Triumph Scrambler, toma de contacto (ciudad, carretera, ficha técnica y galería)
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Tras bajarnos de la Triumph Bonneville T-100, nos montamos inmediatamente a la Triumph Scrambler. Este es uno de las mejores formas para poder notar las diferencias entre una y otra de la forma más precisa posible.

Lo primero que observamos al subirnos a ella es que el asiento se encuentra más alto. De hecho es el que está a una mayor altura de toda la gama Classics, concretamente a 825 mm. Además, aquí no contamos con el hándicap de la estrechez del motor porque el escape nos obliga a abrir la pierna derecha un poco más de lo normal.

Triumph Scrambler

He de reconocer que tenía curiosidad de saber cómo se comportaría mi pierna con un escape tan próximo y estaría suficientemente aislado o tendría que encargar un muslo de pollo poco hecho. Y por suerte, los ingleses han hecho bien su trabajo.

Al detenernos con el motor trabajando ya a su máxima temperatura podemos apoyarnos tranquilamente en el protector térmico que no sentiremos más temperatura que en otra parte del motor de la moto. Únicamente el calor que emana del motor es más elevado debido a que tenemos el escape mucho más cerca de nuestro cuerpo en vez de sendos silenciosos en la parte baja.

Triumph Scrambler, el lado gamberro de la ciudad

Triumph Scrambler

Buscamos el clausor de contacto a la izquierda del faro y arrancamos el bicilíndrico. Llegan hasta nosotros unas vibraciones un poco más intensas pero mucho más leves de las que podríamos esperar. El desfase entre los cilindros le confiere un tacto diferente en parado pero sigue siendo increíblemente redondo en su giro.

Ya a los mandos, el manillar de la Triumph Scrambler es mucho más ancho que el de la Triumph Bonneville T100. Digamos que la postura es más natural y sus punteras abiertas obligar al cuerpo a caer sobre la rueda delantera de una forma que nos recuerda a una moto de motocross. Sus genética campera se ha mostrado ya frente a nosotros con todo su esplendor.

Primera y nos ponemos en marcha. A pesar de contar con menos potencia, a bajas vueltas su contundencia es igual o incluso algo superior que la de su prima Bonnie. Es una gozada rodar entre los coches, con el motor prácticamente muerto de vueltas y confiando ciegamente en que sólo con el empuje del motor al ralentí nos vamos a poder mover cómodamente entre los coches. Su radio de giro es menor con lo que podemos maniobrar para aparcar o para dar la vuelta en un espacio bastante reducido.

Triumph Scrambler

Ya en carretera y a no ser que busquemos prestaciones en la parte alta del tacómetro, que entonces será cuando empecemos a echar en falta algo de empuje, la Triumph Scrambler aguanta perfectamente el tipo.

Con ella se tiene más control a la entrada de la curva e incluso para rectificar en medio de ella gracias a su manillar con mucha más palanca y no necesitas tanta anticipación. También su postura, mas erguida y trail, te permite tener un mayor manejo pudiendo conducir dejando caer la moto mientras tu te mantienes erguido sobre ella.

Los límites llegan relativamente rápido si empiezas a olvidarte que estás llevando. Debes recordar que los neumáticos de taco bastante off road tampoco invitan a hacer locuras, pero el equilibrio generalizado de la moto mantiene siempre la compostura.

De nuevo destacamos la calidad y funcionamiento de los frenos, tanto el delantero como el trasero. Con suficiente mordiente y tacto para detenernos allí donde queramos sin ningún tipo de problemas.

Triumph Scrambler

Estoy seguro de que nos queréis preguntar que con cuál de las dos nos quedaríamos. Pues la verdad es que, personalmente, me ha gustado mucho más la Triumph Scrambler. Con unas prestaciones muy similares pero una estética completamente diferente, aporta un extra que para mi la otra no tiene.

Además es más ágil y como la altura del asiento no es un problema en mi caso, casi que incluso me encuentro más cómodo y menos encajado. Y el temor del escape tan cerca de la pierna se disipó de inmediato. Por cierto y para dejar cerrado este tema, aunque la protección te obliga a abrir un poco más la pierna en parado, en marcha no notas en ningún momento que la salida está por ese lado, quedando muy pegado al resto de la moto.

Un último detalle para los más curiosos. La piña de accionamiento de los mandos es diferente en la Triumph Bonneville T100 y en la Triumph Scrambler. Y en esta última, resulta más cómoda de accionar ya que requiere menos fuerza para que se desplace lateralmente.

¿Cuál es el precio por tener una moto diferente? Os preguntaréis. Pues hay que desembolsar un poco más que con la Triumph Bonneville T100. En concreto 9.995 €, una diferencia de solamente 200 euros entre ambas por lo que seguro que el dinero en este caso no será el que resuelva tu duda.

Pero esto no acabará aquí, ni mucho menos. Nos queda quizás la pieza más golosa de toda la gama Classics. Y no me pienso volver para Asturias sin darme una vuelta en ella. ¿Te vienes?

Continuará...

Triumph Scrambler

Triumph Scrambler

  • Motor:
    • Tipo: Refrigeración por aire, DOHC, Bicilíndrico en paralelo, calado a 270º
    • Cilindrada: 865 cm³
    • Potencia max. dec.: 59PS / 58bhp / 43 kW a 6.800 rpm
    • Par max. dec: 68 Nm a 4.750 rpm
  • Transmisión:
    • Embrague: Multidisco en baño de aceite
    • Cambio: 5 velocidades
    • Transmisión: Cadena
  • Suspensiones:
    • Delantera: Horquilla KYB de 41mm, con 120mm de recorrido
    • Trasera: Doble Amortiguador KYB cromado ajustables en precarga con 100 mm de recorrido de rueda
  • Frenos:
    • Delantero: Disco de 310mm, Pinza flotante Nissin de 2 pistones
    • Trasero: Disco de 255mm, Pinza flotante Nissin de 2 pistones
  • Ruedas:
    • Delantera: Llanta de 36 radios 18 x 2,5 pulgadas, 100/90 R18
    • Trasera: Llanta de 40 radios 17 x 3,5 pulgadas, 130/80 R17
  • Dimensiones:
    • Longitud total: 2.213 mm
    • Distancia entre ejes: 1.500 mm
    • Altura asiento: 825 mm
    • Depósito de combustible: 16 litros
    • Consumo medio declarado a 90 km/h: 3,9 litros
    • Peso en orden de marcha: 230 kg
  • Valoración:
    • Motor: 7,5
    • Estabilidad: 7
    • Suspensiones: 7
    • Frenos: 7,5
    • Estética: 9
    • Acabados: 9
    • Comodidad del piloto: 8
    • Comodidad del pasajero: N/A
    • Valoración media: 7,85
    • A favor: motor suave y sin vibraciones, estética, acabados
    • En contra: motor corto de potencia, calor que desprende, tapón del depósito sin llave
  • Precio: 9.995 €

Parte anterior | Triumph Scrambler, toma de contacto (características y curiosidades) Siguiente parte | Triumph Thruxton, toma de contacto (características y curiosidades)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir