Publicidad

KTM 1050 Adventure, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Zona de Pruebas

KTM 1050 Adventure, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Aunque el recorrido que realizamos por la autopista con la KTM 1050 Adventure fue anterior al que os relatamos ayer por carretera, hemos respetado el orden habitual de la prueba para no liaros demasiado y también mantener lo que sería un orden lógico de utilización.

Así hoy es el turno de relataros como se comporta por autopista y, lo mejor que podemos decir de ella es que... que no podemos decir nada. Me explico, es capaz de llevarte del punto A al punto B por esas aburridas autopistas haciendo exactamente lo que esperas de una moto trail: buena protección, buen ritmo, mucho confort y ansias por llegar rápido para de nuevo volar entre curvas.

KTM 1050 Adventure, una moto ideal para viajar teniendo el A2

KTM 1050 Adventure

Quizás, y siempre que el dinero te lo permita, el adquirir la KTM 1050 Adventure no teniendo limitaciones en el permiso de conducir no tendría demasiada razón de ser ya que es menos sofisticada en cuanto a electrónica que la KTM 1190 Adventure y además, cuenta con 55 cv más. Pero para aquellos que cuentan con el A2, ahora tendrán la decisión más difícil si cabe para elegir cuál será su próxima moto.

La lucha con Triumph y la BMW promete ser muy cerrada (ya haremos en la última parte una comparación más directa entre ellas, tanto de prestaciones como de precio) y centrados únicamente en lo que se refiere a confort de marcha puro y duro a velocidades de crucero mantenidas, la que a priori podría partir con desventaja como es la austriaca, saca pecho con contundencia.

Un tricilíndrico y un bicilíndrico en paralelo son, sobre el papel, motores más fáciles de hacer funcionar de una manera más redonda que un bicilíndrico a 75º. Pero claro, más de diez años trabajando con esta configuración de motor hace que algo haya aprendido KTM y aunque las vibraciones son ligeramente superiores, ya no hay ese coceo a bajas vueltas que notábamos en los modelos anteriores.

Con una cúpula que en la posición más alta protege fenomenalmente independiente de tu altura, una sección frontal que también evita que el aire golpee contra tus rodillas, una parte central estrecha en el que esconder los pies y un asiento mullido y cómodo permiten hacer largas tiradas por autopista sin casi inmutarnos.

KTM 1050 Adventure

Y mira que yo últimamente soy de culo fino y cuando supero los 200 km ya empiezo a tener molestias en la mayoría de las motos pero en este caso, o me estoy haciendo un Benjamin Button y voy para atrás o, definitivamente es una moto más que capaz en rutas largas.

El tarado de las suspensiones es muy cómodo como comprobamos en ciudad y carretera y, junto con el chasis que va muy por encima de las prestaciones del motor (recordad que el mismo alberga los 160 cv de la KTM 1290 Super Adventure), la estabilidad de la KTM 1050 Adventure circulando por autopista está fuera de toda duda.

Quiero hacer mención al tema de la visión por los retrovisores, perfecta pero... ¡que feos son madre mía! Creo que son los mismos que usaba la abuela, la 950 Adventure. Redondos, como dos antenas, no pegan nada con la calidad del resto de la moto. Vale que cumplen su función pero casi me sentía ofendido cada vez que tenía que mirar por ellos. Pero es algo tradicional a veces en KTM. Mi vieja 990 Super Duke llevaba retrovisores casi iguales a los de una Yamaha Aerox. Con eso lo digo todo.

KTM 1050 Adventure, también acompañado

KTM 1050 Adventure

Aunque durante la prueba no llevamos pasajero al que preguntarle las impresiones de primera mano, sí que nos detuvimos unos minutos observando la plaza posterior a la que nos subimos con el fin de comprobar su ergonomía.

Aunque el asiento es de una pieza, algo que penaliza un poco el confort frente a sus hermanas, tanto la posición de las estriberas como de las asas está muy bien resuelta con el fin de que el pasajero pueda viajar lo más cómodo posible tanto en cortos desplazamientos por ciudad como en largos viajes por carretera.

En la KTM 1190 Adventure, las vibraciones que observamos en los estribos traseros era muy leves con lo que nos imaginamos que en este caso, con el motor todavía más afinado si cabe, serán prácticamente imperceptibles. Además, como no hay mucha altura respecto a la posición del piloto, quedaremos protegidos detrás de él sin sufrir el azote del aire.

KTM 1050 Adventure

Parece que la KTM 1050 Adventure está superando con nota nuestra prueba y se perfila como una candidata muy fuerte en el segmento de las trail limitables para el A2. Atentos a nuestro veredicto final mañana porque la cosa promete estar reñida.

Continuará...

Parte anterior | KTM 1050 Adventure, prueba (conducción en ciudad y carretera)
Siguiente parte | KTM 1050 Adventure, prueba (valoración, galería y ficha técnica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios