Publicidad

Ducati Scrambler, toma de contacto en Barcelona
Zona de Pruebas

Ducati Scrambler, toma de contacto en Barcelona

Gracias a la invitación de Ducati España, la semana pasada pudimos asistir a la presentación nacional de la Ducati Scrambler en Barcelona. Con lo que hemos hablado en Motorpasión Moto de la Ducati Scrambler he de reconocer que estaba un poco ansioso por ver si estaría a la altura de mis expectativas, y he de confesaros que las ha cubierto todas e incluso las ha superado. Pero no adelantemos acontecimientos, porque antes de subirnos en ella pudimos apreciarla en sus diferentes versiones en un espacio singular. Para esta presentación no nos citaron en un concesionario de la marca ni nada parecido, nos llevaron a un espacio que nada tiene que ver con las motos, pero que tiene que ver mucho con el diseño, estoy hablando del Doble36 en la calle Paraguay de Barcelona.

En la puerta nos esperaba Pablo Silván, Jefe de Ventas de Ducati Ibérica, nuestro anfitrión, que nos mantuvo a los asistentes a raya hasta que llegó todo el mundo. En ese momento abrió la puerta y nos mostró una pulcra línea de Ducati Scrambler aparcadas en los bajos del recinto. Casi sin dejarnos tiempo para disfrutarlas nos condujo hasta el primer piso donde en medio de una abigarrada exposición de objetos pudimos ver con toda la tranquilidad del mundo las versiones de Ducati Scrambler denominadas Classic, Full Throttle y Urban Enduro. La versión Icon era la que nos esperaba en la planta baja en colores amarillo y rojo.

Si estás pensando que menos rollo y más hablar de la moto, estás pensando casi lo mismo que los que estábamos allí presentes. El problema es que Ducati quería dejarnos a todos bien claro cual es su idea al poner a la venta esta moto, así que antes de arrancar nada Pablo fue el encargado de contarnos de primera mano qué es la Ducati Scrambler.

Ducati Scrambler, una moto para todos los públicos

Ducati Scrambler Presentacion Prensa

La primera idea que nos transmitió sobre la Ducati Scrambler es que se trata de una moto fácil, fácil de llevar, fácil y para todos los públicos. ¿Y ya está? Pues no, Ducati se ha propuesto con la Ducati Scrambler fabricar una moto accesible a todo el mundo. Claro que si durante años has estado “grabando a fuego” en la mente de tus clientes que Ducati es una marca deportiva y con el máximo de tecnología disponible puede que tengas un problema con tus clientes cuando pones a la venta algo que se sale completamente de esa imagen tan lograda. ¿La solución?

La solución es que a pesar de que Ducati pone en el mercado la Ducati Scrambler, no va a renunciar a toda su gama de deportivas de última generación. Ni va a renunciar a toda la tecnología que llevan esas motos ni nada parecido. Lo que pasa es que si quieres que llegue gente nueva a la marca tienes que ofrecerles un producto que no intimide ni por tecnología ni por prestaciones ni por nada parecido. La solución es la Ducati Scrambler, una moto que aspira a ser conducida por alguien recién llegado al mundo motero, y que no quiere una deportiva de última generación con tecnología como para poner al hombre en la Luna.

La Ducati Scrambler también es una moto que puede ser conducida por un motero con muchas horas de vuelo que busca una moto sencilla que lo lleve todos los días al trabajo y que los fines de semana pueda salir a dar una vuelta por carreteras de curvas o incluso viajar en verano. Este planteamiento, que parece tan simple, busca una panacea que muy pocos fabricantes han conseguido a lo largo de la historia de la moto. Pero tras probar la Ducati Scrambler, tengo el convencimiento de que en Ducati andan muy cerca.

Ducati Scrambler Presentacion Prensa

La charla continuó por la senda en que se nos pedía que no hablásemos de caballos, suspensiones o frenadas en la prueba. Se nos pidió que hablásemos de sensaciones, que fuésemos con la mente abierta y que intentásemos disfrutar al máximo de la ruta y la actividad sorpresa que nos habían organizado a mitad del recorrido.

Un poco nerviosetes nos vestimos para la ocasión y bajamos la escalera hasta la planta baja para encontrarnos con las Ducati Scrambler que nos estaban esperando. Como viene siendo habitual en Ducati, las motos estaban con la llave puesta y cada uno de los allí presentes elegimos la que más nos gustó. Mi primera elección fue la más lógica, y me subí a una Ducati Scrambler Icon amarilla dispuesto a disfrutar al máximo. Y eso que luego la cambié por una roja.

Pero eso será mañana....

Siguiente parte | Ducati Scrambler, rodando por Barcelona

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios