Compartir
Publicidad
Publicidad

Ducati Monster 1200 S, toma de contacto (características y curiosidades)

Ducati Monster 1200 S, toma de contacto (características y curiosidades)
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días nos trasladamos a plena sierra madrileña para la presentación de uno de los últimos modelos de la casa italiana: la Ducati Monster 1200 S. Por desgracia, la climatología como podéis ver en las fotos no acompañó y lo que en principio iba a ser una prueba de 200 kilómetros de ida y vuelta hasta Ávila se convirtió en un corto recorrido bajo un aguacero y temperaturas gélidas.

Es más, la presentación tuvo hasta que ser cancelada y si no llega a ser porque uno es del norte, pero muy del norte y que Pere, que ejercía de guía, es un cachondo, me hubiese dado la vuelta para hotel. Pero no, al final no nos importó mojarnos y nos propusimos intentar dominar la nueva Monster bajo la lluvia. Qué mejor manera de probar la electrónica, ¿no? Pero primero vamos a conocer un poco más los detalles del nuevo modelo.

Ducati Monster 1200 S, veinte años no son nada

Ducati Monster 1200 S

Más de veinte años hace que la Ducati Monster llegó para robar el corazón de muchos aficionados. Y todo este tiempo no ha perdido ni un ápice de su personalidad ni de sus cautivadoras formas aunque ahora, si tuviésemos que definirla en dos palabras, estos podrían ser: amigable y tecnológica.

Amigable porque se ha mejorado mucho la ergonomía. Recuerdo modelos pasados (pude probar en varias ocasiones antes de escribir aquí una Monster 620 DD y luego ya la 1100 S) en los que la postura era extremadamente forzada, con un manillar que había que ir a buscarlo más allá del faro y con un cuadro de instrumentos que daba la impresión de estar colocado justo entre nuestras piernas.

Ahora todo está en su sitio e independientemente de tu tamaño, te sentirás muy cómodo a sus mandos. Sobre todo aquellos que somos altos, los cuales antes teníamos más de un problema para entrar correctamente.

Y tecnológica porque Ducati desplega en su nueva Ducati Monster 1200 S todo el potencial que ya le hemos visto en otros modelos, como por ejemplo en la Ducati Multistrada 1200 S. Esta tecnología se aplica en que sea un modelo más fácil de pilotar para casi todo el mundo pero a la vez, y si queremos, no restarle ni un ápice de la salsa picante que es capaz de extraer del bicilíndrico.

Ducati Monster 1200 S, ahora con esteroides de serie

Ducati Monster 1200 S

La nueva Ducati Monster 1200 S viene vitaminada de serie, como si hubiese pasado por una dieta rica en proteinas para sacar a relucir lo mejor de ella misma. Su corazón está animado por el motor Testastretta 11º DS de segunda generación, el cual lanza un guiño a la deportiva Panigale tanto en la forma de anclar el motor al chasis como en su cuadro de instrumentación completamente digital.

El Testastretta 11º Dual Spark (doble bujía), derivado del de la 1198 de Superbikes pero con el cruce de válvulas reducidos desde los 41º iniciales a los 11º con los que cuenta para conseguir una curva de potencia menos picuda y un mayor empuje a medias vueltas.

Cubica 1198 cc y cuenta con cuatro válvulas por cilindro, distribución desmodrómica por supuesto y refrigeración líquida. Dependiendo del modelo elegido, el normal o el “S” la potencia es de 135 cv o 145 cv a 8.750 vueltas respectivamente. Lo verdaderamente llamativo son las cifras de par, 120 Nm y 127 Nm a 7.250 vueltas en una u otra.

El acelerador es de tipo Ride by Wire. Ya no hay unión física entre el puño del gas y el motor, ni tan siquiera hay cable como en el caso de la Panigale, en la que todavía existe unión física hasta el potenciómetro que envía las ordenes a la centralita. Aquí es un interfaz electrónico el que decide la potencia ideal en función del modo de funcionamiento elegido y la apertura que llevemos del puño del gas. El “eGrip”, que sustituye al cable convencional, manda la señal a la unidad de control que es la encargada de abrir las mariposas.

Ducati Monster 1200 S

El motor es parte integral de la estructura de la Ducati Monster ya que cuenta como decíamos con anclajes tipo Panigale en las culatas para sujetar el propulsor al chasis. Los inyectores, Mikuni, esparcen la mezcla justo en la parte posterior a la válvula de admisión en vez del conducto ya que la temperatura en esa zona es menor.

Se ha mejorado la atomización de la mezcla, evitando la formación de gotas y garantizando una óptima combustión gracias al sistema de doble bujía. Aunque la refrigeración es líquida, el aire sigue siento un elemento importante como sistema secundario para mantener la temperatura baja.

De serie cuenta con embrague anti-rebote con un sistema servo asistido que presiona los discos en marcha de tal forma que se pueden usar muelles con una fuerza de resorte menor (más bandos). Con ello se consigue que su accionamiento sea muy sencillo y suave. Lógicamente la función anti-rebote evita bloqueos de rueda en reducciones a altas vueltas además de mejorar la suavidad cuando cerramos completamente el acelerador.

El escape es de tipo 2-1-2 con una sonda lambda en cada colector para mejorar la gestión de la alimentación. Cuenta con válvula de escape y supera la normativa Euro3.

Como detalle, la nueva Ducati Monster 1200 permite que las revisiones mayores pasen a ser cada 30.000 kilómetros, lo que disminuye el gasto de mantenimiento de la moto sin poner en entredicho la fiabilidad mecánica.

Ducati Monster 1200 S, parte de ciclo y ergonomía profundamente revisada

Ducati Monster 1200 S

Como no podía ser de otra forma, el chasis de la Ducati Monster 1200 es tubular de acero de tipo Trellis aunque ahora el motor se ancla en la zona de las culatas y es parte estructural. El diámetro de los tubos es superior con lo que se consigue doblar la rigidez estructural respecto a los anteriores modelos.

Ahora es más amigable con el piloto. La distancia entre ejes ha crecido 60 mm para aumentar su estabilidad al circular. El manillar está situado 40 mm más alto y 40 mm más cerca del conductor, lo que evita llevar la posición tan particular que las anteriores Ducati Monster obligaban a adoptar.

El asiento cuenta con regulación de altura en dos posiciones, situándose su altura en 810 mm o 785 mm. Con un asiento especial rebajado (el de serie cuenta con 80 mm de espuma), la altura puede llegar a ser de tan solo 745 mm, lo que la convierte en la Ducati de menor altura fabricada hasta la fecha.

El colín incorpora asas para el pasajero, siendo ahora también más cómodo con nuestro acompañante. El portamatrículas se ha tomado prestado de la Ducati Diavel y se sitúa en posición lateral. Otros detalles son el depósito de combustible de acero y de 17,5 litros de capacidad, el manillar de aluminio y de diámetro variable, manetas de freno y embrague regulables y pedales en aluminio fundido en color gris oscuro, que destacan sobre el basculante monobrazo y las tapas del motor en color bronce.

Ducati Monster 1200 S

En suspensiones debemos diferenciar la versión normal de la versión “S”. La Ducati Monster 1200 cuenta con una horquilla invertida Kawaba de 43 mm totalmente ajustable y un amortiguador Sachs detrás ajustable en precarga y extensión. Si por el contrario elegimos la Ducati Monster 1200 S, las suspensiones pasan a ser Öhlins con tratamiento antifricción TiN delante y un amortiguador con depósito independiente detrás.

En cuanto a frenos también hay diferencias. Mientras la versión normal lleva pinzas Brembo monobloque de cuatro pistones M4-32 que muerden dos discos de 320 mm, la Monster S cuenta con discos de superbike de 330 mm y una pinza M50 monobloque. Las dos cuentan con bombas radiales y un disco de 245 mm detrás con una pinza también Brembo.

Las llantas de diez radios y estilo Panigale en medidas 3.50x17 y 6.00x17 detrás montan neumáticos de 120/70 y 190/55 delante y detrás respectivamente. En el caso de la Ducati Monster 1200 S, las llantas son diferentes con tres radios en forma de “Y” y mecanizado extra. En ambos casos, la Monster cuenta como neumático de origen los Pirelli Diablo Rosso II.

El faro es una evolución del anterior, muy compacto y que cuenta con lámparas halógenas a excepción de las luces de posición que se realizan mediante tecnología LED al igual que el piloto posterior. En la versión “S” está tecnología se aplica también a los intermitentes.

Ducati Monster 1200 S, tecnología para el día a día

Ducati Monster 1200 S

La nueva Ducati Monster 1200 cuenta con un montón de tecnología aplicada, la cual se integra dentro del denominado Ducati Safety Pack (DSP). Cuentan con ABS parametrizable en tres niveles y control de tracción DTC (Ducati Traction Control) con ocho niveles de actuación seleccionables.

El ABS ya empieza a ser un viejo conocido por todos. Se trata de la novena generación (9MP) sistema realizado conjuntamente con Bosch y Brempo que ya pudimos ver en la “Multi” y que cuenta con sensor de presión integrado.

Cuenta con tres niveles de configuración en función del modo de conducción elegido. El nivel 1 está pensado para conducción deportiva sin función anti-picado. El dos cuenta con la misma forma de intervenir pero activa el anti-picado. Por último el nivel 3 ofrece la máxima seguridad en frenada e impide también que la rueda posterior se levante.

Por otro lado, el DTC o Ducati Traction Control evita el deslizamiento del neumático trasero cuando nos animamos demasiado con el gas. En esta última versión montada en la Ducati Monster 1200, su funcionamiento se ha optimizado con una intervención continua en el retardo del encendido.

Cada uno de los ocho niveles está configurado para permitir cierto grado de deslizamiento, desde el uno pensado para conducción en circuito hasta llegar al ocho, con un funcionamiento muy introsivo y que no deja apenas margen para que la rueda trasera patine.

A pesar de que cada uno de los ocho niveles vienen configurados de fábrica, Ducati permite que el usuario los modifique para adaptarse a su estilo de conducción o a las carreteras por las que transita. Eso sí, si nos olvidamos de cómo estaban de origen no pasa nada. El botón deshacer también existe aquí y con la opción default lo dejaremos como estaba.

También tenemos los Ducati Riding Modes con tres modos de conducción en función de las necesidades: Sport, Touring y Urban. Cuando seleccionamos uno de estos modos, los parámetros de configuración del ABS y del DTC que vimos antes se ajustan automáticamente.

Así en modo Sport, la potencia es de 135 o 145 cv en función de la versión con una entrega agresiva y directa, el DTC interviene lo mínimo y el ABS se configura en nivel 1 permitiendo el levantamiento de la rueda trasera.

En moto Touring, la Ducati Monster sigue ofreciendo 135 cv (145 cv en el modelo “S”) pero con una entrega más progresiva, el DTC configurado en nivel medio y el ABS en nivel 2 con la función anti-picado activada.

Por último en modo Urban, la potencia queda limitada a 100 cv y las ayudas se activan al máximo, tanto en el control de tracción como en el ABS.

Ducati Monster 1200 S

La instrumentación merece un capítulo adicional. Se trata de una pantalla Thin Film Transistos (más conocida como TFT) que cuenta con la particularidad de cambiar la forma de mostrar los datos en función del modo de conducción elegido. Así por ejemplo el Urban se corresponde con la disposición Core, el Touring con Full y el Sport con el modo Track.

En el modo Urban-Core, se elimina la mayor parte de la información superflua y que no es necesaria en ciudad. La información principal recae sobre la velocidad con la hora en la parte superior y el modo de conducción elegido en la inferior. A la izquierda del reloj, se muestra el nivel de ABS y del DTC y más abajo el odómetro y demás parámetros del ordenador de abordo. Para navegar con ellos, dos botones situados encima y debajo del mando del intermitente nos facilita la tarea. Por último también se muestra la temperatura del refrigerante.

En Touring-Full, el tamaño del velocímetro es menor y aparece en la parte superior la escala del cuentavueltas entre 1.000 y 11.000 vueltas. Los valores máximos se ajustan en función de la temperatura del motor, para evitar subirlo demasiado de vueltas cuando está demasiado frío. Además, la escala varía del color, hasta el naranja y rojo para indicarnos que el corte está próximo. Para facilitar la lectura, cuando la barra alcanza un número este se hace mayor.

En este modo, la parte inferior queda para el reloj, temperatura, DTC y ABS, y en la parte inferior izquierda se muestra en principio el odómetro y el consumo de combustible aunque la información se puede variar con los dos botones que comentábamos antes.

Por último el Sport-Track ofrece la información esencial para uso deportivo. Gran tacómetro de inspiración superbike en forma de barra y con curva de 90º a la izquierda, la velocidad en el centro y la temperatura, ABS y DTC dispuestos de izquierda a derecha. Abajo del todo, el odómetro y demás parámetros del ordenador.

Cada una de las visualizaciones memoriza cómo la hemos dejado para futuros usos, de forma que si la dejamos mostrando cierta información no tendremos que cambiarla cada vez que nos subamos a la moto.

A su alrededor tenemos también los consabidos testigos para los intermitentes, luces, diagnóstico, punto muerto y demás elementos comunes. Hemos hechado de menos, en un cuadro de instrumentación tan potente, que en ningún lugar se muestra la marcha engranada, lo que creemos que es un pequeño fallo por parte de Ducati.

Pero da igual porque a pesar del mal tiempo, nosotros tenemos ganas de rodar con la Ducati Monster 1200 S. ¿Te atreves? ¿Sí? Pues abrígate que mañana hará frío.

Continuará...

Siguiente parte | Ducati Monster 1200 S, toma de contacto (valoración, galería y ficha técnica) En Motorpasión Moto | Presentación en sociedad de la Ducati Monster 1200

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos