Compartir
Publicidad

Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (técnica)

Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (técnica)
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me parece y creo no equivocarme si digo que es la primera vez de la historia en la que nos hemos puesto de acuerdo entre Motorpasión Moto y nuestros compañeros de Motorpasión para montar un artículo conjunto, pintón y entretenido. La historia vino a raíz de la compra de Ducati por parte del grupo Volskwagen allá a principios del año 2012 por 860 millones de euros, se nos ocurrió que no había mejor excusa para un primer trabajo conjunto. Juntar una marca alemana de renombre dentro de la que se engloban algunos de los superdeportivos más exóticos de última hornada con una marca italiana pequeña con mucha solera en competición y hogar de los sueños más húmedos de muchos moteros.

El resultado ha sido un bonito encuentro que ha tenido lugar en el madrileño circuito del Jarama entre parientes muy lejanos: la Ducati 899 Panigale (una vieja conocida ya por aquí) y un Audi R8 V10 Plus. Ahora, que si lo que esperáis es un enfrentamiento lleno de cifras de tiempos por vuelta, mediciones de trazadas por GPS o tiempos de aceleración lamento deciros que no lo vais a encontrar, aquí sólo encontraréis las impresiones y la emoción de rodar con una moto de ensueño junto a un coche admirable, algo que no todos los días podemos hacer.

Audi R8 V10 Plus y Ducati 899 Panigale: confrontación de personalidades

ducati_899_panigale_audi_r8_guille_cruzado

El grupo Volskwagen engloba marcas tan variopintas como Seat, Skoda, la propia Volskwagen, Porsche, Bugatti... pero de todas las que pertenecen al conglomerado alemán hoy nos interesan dos: Audi y, en menor medida, Lamborghini. Empezando por el final en la casa alemana han extirpado un motor de diez cilindros en uve y 5.204 centímetros cúbicos a un pobre Lamborghini Gallardo y lo han puesto en una nave de diseño de Audi. Allí después de unas cuantas horas de trabajo salió a la luz el Audi R8 V10, hermano mayor del primer Audi R8 con motor de ocho cilindros, el primero de su especie, rey de los automóviles de la marca de los cuatro aros, hijo de Isildur...

Pero en concreto el modelo del que hemos podido disfrutar va más allá y se sitúa un pequeño paso por encima siendo el Audi R8 V10 Plus. Puestos a gastar pues mejor un coche que se distinga de su hermano gemelo pobre por ser una versión más deportiva, ¿aún más?, por supuesto. Difusor trasero en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), frenos carbonocerámicos, 25 caballos extra para sumar 550 cv en total, mucha fibra de carbono, pintura especial azul mate, diodos por dentro de la tapa del motor, asientos báquet y prestaciones de infarto. Seguro que hay más cosas pero no soy experto en cosas con más de dos ruedas... Para eso están mis compañeros de Motorpasión y la prueba que hicieron en el 2013 (parte 1, 2, 3 y 4)

ducati-899-panigale-audi-r8-v10-plus-guille-cruzado

En realidad hay pocas cosas con más de dos ruedas que hagan latir mi corazoncito y siendo sincero confieso que en fotos el Audi R8 no me decía demasiado, no es de esos coches que se vean a menudo. Es un pepinaco por supuesto pero le veía soso y un tanto desproporcionado. Pero cuando lo vi llegar al circuito del Jarama se me cayó el alma a los pies, vale que se parece a todos los Audi pero a diferencia de la monótona gama de berlinas con la insignia de los cuatro aros el R8 tiene una personalidad abrumadora.

Su estampa es realmente bestia gracias a unos rasgos mucho más marcados de lo que las fotos o vídeos de dos dimensiones nos pueden mostrar. Me pareció que es más bajo, más ancho y más largo de lo que podía imaginarme, quizá por la falta de costumbre de ver este tipo de coches, pero los pasos de rueda y la línea de la cintura me parecieron brutales teniendo en cuenta que el frontal empieza muy bajo y con una línea ascendente suave. Por el contrario la zaga acaba abruptamente casi en una línea vertical donde la vista se nos va a las salidas para el aire caliente bajo los faros y los enormes tubos de escape a ambos lados del difusor, y más abajo las grotescas ruedas.

ducati-899-panigale-audi-r8-v10-plus-guille-cruzado

A su lado estaba nuestra Ducati 899 Panigale, una contraposición perfecta al Audi casi en todo. El tamaño king size del coche frente a la compacidad de la moto, la multiplicidad de los diez cilindros contra sólo dos, la carrocería sobria alemana frente a la vanguardista extravagancia italiana.

Su pequeño motor en comparación con el del coche rinde 148 cv a 10.750 rpm y 99 Nm de par a 9.000 rpm. Son casi 400 caballos de potencia menos pero hay que tener en cuenta que han de mover casi 1.400 kilos menos de masa en orden de marcha. Está claro que son mundos completamente distintos y que no son datos fáciles de extrapolar pero al final lo que cuenta es cuántas emociones y en qué cantidad puedas sentir con uno o con otra.

ducati-899-panigale-audi-r8-v10-plus-guille-cruzado

El precio del Audi R8 V10 Plus también es extraordinario gracias a sus 203.000 euros. Unas matemáticas básicas nos valdrán para darnos cuenta de que por lo que vale este automóvil podemos comprar la friolera de doce Ducati 899 Panigale, con lo que nos sobra lo aprovechamos para comprar una de las nuevas Ducati Monster 796 y aún nos queda dinero para llenar todos los depósitos. Dejando a un lado las frivolidades tenemos clases y clases, porque aunque ambos productos son enfocados a un cliente premium la barrera del precio en el caso del superdeportivo está a un nivel años luz superior.

Mañana empezaremos a rodar juntos pero ya os aviso que el estruendo que emanan los tubos de escape del Audi me pone los pelos de punta por dentro del mono. Habrá que poner cara de tipo duro dentro del casco.

Más información | Motorpasión
Siguiente parte | Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (dinámica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio