Publicidad

Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (dinámica)

Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (dinámica)
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya lo había oído al llegar pero quería sentirlo de nuevo, así que cuando ya dispuestos a salir a la pista del Circuito del Jarama no encendí el motor de la Ducati 899 Panigale, esperé a que arrancase Javier con el Audi a mi lado y deleitarme con la melodía de sus diez cilindros. Cuando está al ralentí se le nota poderoso pero nada que ver una vez se engrana una marcha y se catapulta hacia delante. El aullido del motor de origen Lamborghini es glorioso.

Por aquí todos me vais conociendo y sabéis de mi debilidad por los motores bicilíndricos así que no me dejé amedrentar por las trompetas alemanas. Arrancamos el motor de la pequeña de las Panigale y su sonido ronco empieza a brotar a oleadas por las salidas de escape situadas bajo el motor. Engranamos primera, aceleramos fuerte, soltamos embrague sin compasión y gracias al sistema anti-wheelie (que por cierto actúa casi de forma imperceptible) nos lanzamos al encuentro del Audi R8 V10 Plus.

ducati_899_panigale_audi_r8_guille_cruzado

Nos esperaba más adelante y empezamos a rodar juntos. Lo primero que os tengo que decir es que no tiene nada que ver compartir la pista con otras motos que compartirla con un coche. Cuando rodamos varias motos en grupo siempre sabes más o menos que las trazadas van a ser parecidas o los puntos de frenada y aceleración aunque haya diferencias abismales de pilotaje. Un coche deportivo y una moto tienen bastante pocas cosas en común a la hora de rodar en pista, así que los primeros minutos hay que tomárselos con mucha calma.

Da mucho respeto rodar cerca de un coche a gran velocidad y la sensación es extraña y emocionante a partes iguales. Como no nos estábamos jugando nada intentamos pasarlo lo mejor posible y disfrutar de las abismales diferencias en los puntos fuertes de cada vehículo.

En la recta de meta, casi donde yo con la Ducati 899 Panigale empezaba a frenar fuerte y bajar marchas, Javier Álvarez subido en el Audi acababa de engranar otra velocidad y seguir acelerando. La estabilidad y la mayor superficie de contacto con el asfalto de sus cuatro enormes ruedas le permitían frenar increíblemente tarde. Era algo que me hacía sentir como cuando empiezas a andar en bicicleta. No soy ningún super-pro del motociclismo pero ver cómo Javier me sacaba una burrada de metros sólo en la frenada era frustrante.

Ducati_899_panigale_audi_r8_guille_cruzado

Algo parecido ocurría en la entrada de las curvas, especialmente las más cerradas, y en la primera mitad de la trazada. El Audi se puede permitir exprimir su chasis y soportar una mayor fuerza lateral para tener un paso por curva superior. Lo pude comprobar en primera persona montado en el R8 y tu cuerpo parece querer salir despedido por la ventanilla. Ahora entiendo el porqué de los asientos tipo baquet.

Una vez que pasamos el ápice de la curva las tornas se cambian y la ligereza de la Ducati 899 Panigale con su infinita mejor relación peso/potencia hacen que las distancias entre ambos rivales se acorten. Aprovechando el Ducati Safety Pack con el control de tracción en su modo Race podemos dar gas sin miedo aun con los neumáticos fríos para ganar metros. El motor es dulce en la zona intermedia pero cuando vamos llegando a la zona superior del tacómetro la aceleración de la moto es mucho mejor.

ducati_899_panigale_audi_r8_guille_cruzado

Es complicado dejar atrás a un coche con ese nivel de prestaciones pero en las zonas rápidas podía mantenerlo a raya. La última zona del circuito con la rápida de derechas en bajada para encarar la recta de meta, aprovechando bien el ancho de pista de piano a piano podía ganar un trecho, pero poco a poco veía cómo una vez el Audi ganaba velocidad, aceleraba más rápido y se hacía más grande en mi retrovisor.

Como os decía al principio sabía que en la frenada él era mucho mejor así que sobre la mitad de la recta ya le dejaba la puerta abierta de par en par para que me adelantase con seguridad una vez yo tenía que empezar a frenar. Es realmente abrumador ver como un vehículo así te adelanta con tanta diferencia de velocidad mientras un poco más adelante empieza a rugir con las reducciones de su enorme motor.

En definitiva, fue un buen día de trabajo. Rodeado de la gente que estuvo implicada el tiempo se nos pasó volando y espero que no sea la última vez que aprovechamos para juntar dos máquinas alucinantes de la talla de estos dos. Ducati 899 Panigale y Audi R8 V10 Plus, ha sido un placer teneros con nosotros.

Nota:
La Ducati 899 Panigale ha sido decido para la prueba por Ducati Ibérica y el Audi R8 V10 Plus ha sido cedido por Audi España. Los gastos de gasolina han sido asumidos por el editor. Las fotos han corrido a cargo de Guille Cruzado.

El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: Casco Kabuto Aeroblade III. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Parte anterior | Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (técnica) Parte siguiente | Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (making of)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir