Publicidad

El misterioso caso de la moto accidentada

El misterioso caso de la moto accidentada
6 comentarios

El otro día hablábamos sobre la maldad que se esconde entre nosotros mismos, por eso no hace falta irse a buscar entes sobrenaturales para atemorizar a los incautos. Pero, siempre hay un pero y sino se pinta, en India las cosas no funcionan de la misma manera racional que en occidente. Parece que en esa parte del mundo es mucho más fácil encontrar algo inexplicable, que la particular racionalidad de los que allí viven transforma en algo completamente normal y cotidiano, como cuando sacas a pasear al perro y te encuentras todos los días a la misma gente.

Dejando a un lado los cerros de Úbeda, la historia que os traigo hoy es algo "especial". Para ponernos en situación tenemos que ir hasta India, en el año 1988 cuando Om Bana circulaba por la noche sobre su moto y sufrió un accidente. Om Bana murió prácticamente en el acto al golpear con su moto contra un árbol. La moto, una Royal Enfield Bullet 350 cc acabó tirada en una acequia hasta que a la mañana siguiente la policía la recogió y se la llevó al cuartel como prueba del accidente. Curiosamente, a la mañana siguiente la moto había desaparecido del cuartel de la policía y la encontraron en el lugar del accidente.

La policía volvió a trasladar la moto hasta el cuartel y en esta segunda ocasión, además de quitarle la gasolina del depósito, decidieron encadenarla para que ningún "gracioso" se la volviera a llevar. A pesar de sus esfuerzos, a la mañana siguiente la moto volvió a aparecer en el lugar del accidente. Cuenta la leyenda que la moto, a pesar de todos los esfuerzos de la policía, aparecía sistemáticamente a la mañana siguiente en el lugar del accidente.

Esto, que en Europa habría desencadenado una investigación profunda entre los policías del lugar, en India llevó a una solución mucho más pragmática. Si la moto quiere ir al lugar del accidente, dejémosla allí. Pero no de cualquier manera, sino convirtiéndola en una suerte de santo, a ella y su fallecido propietario, para que los moteros que pasen por la zona puedan encomendar sus vidas y su suerte a ellos.

Es más, cuentan que si pasas en moto por la zona y no paras a hacer una ofrenda en el templo Bullet Baba que han erigido en el lugar de los hechos estarás en grave peligro. La ofrenda más habitual consiste en una botella de alcohol, pero no tengo muy claro si esta ofrenda es para la moto o para el fallecido.

Puestos a buscarle un equivalente en nuestro civilizado mundo baste recordar la infinidad de cruces y ramos de flores que hay en las carreteras de nuestro país rememorando a los que murieron allí víctimas de accidentes (en moto o en otro medio de transporte) y que no necesitan de un hecho aparentemente inexplicable como la misteriosa traslación de una moto.

¿Milagro? ¿Superchería? Que cada uno piense según sus convencimientos y sus creencias.

Vía | Bikes in the fast lane
Foto vía | Wikimedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios