Publicidad

Una de trazadas convergentes y opiniones divergentes

Una de trazadas convergentes y opiniones divergentes
126 comentarios

Algo más de cuarenta y ocho horas después del Gran Premio de Francia de MotoGP 2011, y con la cabeza más fría, es hora de que saque la cabeza de la cueva y analicemos juntos la maniobra más polémica desde la protagonizada por Valentino Rossi y Casey Stoner en la carrera de Laguna Seca del 2008. Pero antes y con el fin de que este artículo no saque los pies del tiesto, me gustaría aclarar unas cosas.

Lo primero, que voy a exponeros mi opinión, tan válida como la vuestra o la de cualquier otro. Es mi versión subjetiva de los hechos ocurridos el domingo y otros que han acontecido meses o años más atrás. Es lo bueno de escribir en un blog, puedo hacer esto y no limitarme a escribir lo hechos. No es mi intención convenceros, ni lo voy a intentar. Pero igual si consiguo que penséis un poco, o quizás, llevaros a un punto de duda razonable. Los fanáticos que os situáis en los extremos, no veréis ni el penalti más clamoroso del mundo si lo pitan en contra de vuestro equipo favorito. Si sois de estos, quizás no merezca la pena que sigáis leyendo. Para el resto, os invito a seguirme. Hablemos de Dani Pedrosa y Marco Simoncelli.

Cinco son los pisos de la pirámide en los que podemos agrupar a las personas que opinan sobre la maniobra de Marco Simoncelli que llevó a Dani Pedrosa a acabar en el suelo. Cada uno de ellos, de menos experiencia a más experiencia, pueden tener más o menos argumentos o motivos para analizar la caída y creerse estar en posesión de la razón, aunque no la tengan. Encontramos a los motoristas de domingo delante del televisor pero que nunca han llevado un vehículo de dos ruedas, y por encima, los que si circulan en moto y saben un poco más de que va esto.

Más arriba, los que además, han pisado un circuito, para tandas o cursos, sabiendo lo que es llevar una moto al límite de sus posibilidades y habilidad. En penúltimo lugar los que además han competido y saben lo que es disputar una frenada, pensar en milésimas de segundo encima de la moto lo que es mejor o peor, y decidir, con buen o mal criterio. Por último, encontramos a los implicados, Dani Pedrosa y Marco Simoncelli, los únicos que estaban allí y que saben que hicieron o dejaron de hacer en aquel preciso momento.

Por suerte o por desgracia he competido, a nivel amateur pero me he partido el pecho con otros pilotos en pista, y en cada entrenamiento doy el máximo que puedo, arriesgando a veces más allá de lo estrictamente necesario. Y por dos veces me he encontrado en una situación muy similar a la del domingo. Las dos veces me tocó el papel de Marco Simoncelli ya que entraba más rápido desde fuera intentando adelantar. Para muestra, el siguiente vídeo que podéis ver a los 55 segundos:

Conseguí adelantar a mi compañero Víctor, por fuera, a final de recta. Llegué más rápido que él, por delante. Solté frenos y metí la moto, dejándole espacio en el interior. Lo que yo no sabía era que tenía problemas de frenos y no pudo parar la moto. A punto estuvo de llevarme por delante. Su trazada, mucho más cerrada, no le permitió meter la moto con la velocidad que llevaba, algo que yo si podía al ir más abierto. Nuestras trazadas eran convergentes y como la propia palabra indica, se acaban encontrando en un punto. Y si el espacio y el tiempo coinciden, el golpe está asegurado.

¿Hice algo ilegal? No lo creo. ¿Y Víctor? Tampoco. Los dos defendimos nuestra posición y el adelantamiento, pero repito, con trazadas convergentes, una forma de trazar muy común en una chicane como la de Le Mans cuando dos pilotos llegan juntos a la curva, fuera de la trazada ideal. Así, en la carrera, Marco Simoncelli llegó muy abierto, lo que le permitía sacrificar la primera parte de la curva para hacer rápido la segunda, por el interior, y acabar el adelantamiento. Dani Pedrosa, por el interior, sólo tiene dos posibilidades: o parar en exceso la moto para dar la curva recuperando la trazada ideal o, llegar demasiado anticipado al segundo vértice. Cualquiera que tenga unas mínimas de nociones en trazada de curvas enlazadas sabrá de lo que hablo.

Otra vez me ocurrió lo mismo con otro compañero, Noss. Lo adelanté por fuera pero el me embistió en el basculante. Yo no me fui al suelo, el si. Y posteriormente me dijo que poder, podría haber librado por el hueco que le dejé, pero prefirió defenderse del adelantamiento y llevarme por delante. Si lee esto, que por favor, corrobore lo que he dicho.

Con esto no quiero decir que el culpable sea Dani Pedrosa, ni mucho menos, pero si que su trazada no era la mejor para hacer las dos curvas enlazadas, al menos defendiendo el adelantamiento. Su moto no llega estable a la curva sino que lo hace con varios movimientos que seguramente le impiden entrar todo lo limpiamente que quería. Si no, hubiese ocurrido lo que pasó el año pasado en Jerez, cuando él y Jorge Lorenzo se tocaron al intentar el de Yamaha adelantarlo por fuera en la entrada de meta.

¿Es esta maniobra más legal que la del domingo? No, es igual, lo que ocurre que por un lado, la curva es más lenta y por otro, Dani Pedrosa no levanta la moto y el golpe es lateral, similar al que tantas veces ocurre en categorías inferiores. Un golpe casi igual al que también protagonizó Jorge Lorenzo pero en este caso con Valentino Rossi en el año pasado en Japón.

Fijaros lo que ocurre en la chicane: Valentino Rossi aguanta a Jorge Lorenzo por fuera. Automáticamente, se cambian los papeles y es Jorge Lorenzo el que está en el exterior y poco a poco deja sin espacio a Valentino Rossi hasta que el italiano se ve obligado a levantar ligeramente la moto, haciendo que las dos Yamaha se toquen y se vayan al exterior. ¿Alguna acción ilegal? De nuevo, ninguna.

Vayamos más atrás en el tiempo, concretamente a la carrera del 2005 en Alemania. Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo son los protagonistas en el minuto 1:15 del vídeo y 2:00.

Jorge Lorenzo coloca su moto en el interior, paralela a la Honda de Dani Pedrosa. El catalán, con una velocidad mayor al ir por el exterior, se vuelve a colocar un poco por delante y va cerrando su trayectoria hasta que Jorge Lorenzo se ve obligado a frenar. Su moto se levanta e impacta contra la de Dani Pedrosa, acabando en el suelo. Sospechosamente esta maniobra es muy similar a la del domingo, tanto en trazada como en la forma de irse al suelo pero entonces, no ocurrió nada. Ninguno de los dos fue sancionado.

Por último nos vamos a Mugello en el 2009 con Álvaro Bautista y Marco Simocelli como protagonistas.

¿Quién cierra la trazada a quién? En la toma aérea no hay lugar a dudas, siendo el español quien cierra la puerta al italiano. La única duda que podemos tener es si Álvaro Bautista vio o no a Marco Simoncelli aunque seguro que si lo oyó ya que parece mentira todo lo que se puede captar con los oídos encima de una moto y como se diferencia perfectamente tu motor del de otro. Y de nuevo no ocurrió nada. Bueno si, Marco Simoncelli fue tratado como un loco que había echado de pista a Álvaro Bautista. Justo lo que ahora le ocurre pero a la inversa.

Para acabar sólo quiero decir una cosa más y que a continuación cada uno reflexione y opine: no todo es blanco o negro, también tenemos grises, y muchos. Pero en ningún caso ninguno de los dos pilotos, ni Marco Simoncelli ni Dani Pedrosa hicieron nada ilegal. Como mucho, Marco Simoncelli arriesgó más de la cuenta y Dani Pedrosa no defendió su posición tan bien como otras veces. Pero ahí se acaba todo.

Foto | Honda Racing Pro

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios