Compartir
Publicidad

Ni tanto: Moto2, ni tan calvo: MotoGP

Ni tanto: Moto2, ni tan calvo: MotoGP
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de ver las carreras en Assen el fin de semana pasado quiero compartir con vosotros una reflexión sobre estas dos categorías, que seguro que se os ha pasado por la cabeza más de una vez. La parrilla de Moto2 es espectacular rondado los 40 pilotos en cada gran premio, sin embargo en la categoría de Moto GP la parrilla cada vez está más raquítica, y cuando el pelotón empieza a estirarse aquello parece más una procesión que una carrera de motos.

En varias ocasiones ya hemos tenido grandes sustos en la categoría de Moto2 con caídas por todos los circuitos del mundial no importando si son en entrenamientos o en carrera. El último accidente el del piloto de Castellón Alex Debón que nos dio un gran susto a los que asistimos en directo a la carrera y cada vez que repetían la imagen de su choque con Ratthapark Wilairot en las pantallas del circuito se escucha al unísono un gran “uuuuffffff” que presagiaba la gravedad de su caída.

El contraste entre una categoría y otra es impresionante, pasando de no poder ver con claridad la pasada de los pilotos de Moto2 a poder seguir mentalmente quien es el piloto al que le toca pasar por tu tribuna en la categoría de Moto GP. Y esto sin lugar a dudas va en detrimento del espectáculo pudiendo ver carreras de Moto GP tan aburridas como la que vimos en Holanda, en la que Lorenzo hizo una carrera a lo Pedrosa y la única emoción que despertó en los aficionados que allí nos encontrábamos fue la lucha del quinto y sexto puesto entre Andrea Dovizioso y Randy De Puniet.

Por el contrario en Moto2 no cabe duda que hay mucho más espectáculo y si el primero se escapa como en esta ocasión lo hizo Andrea Iannone, esa moto corría una barbaridad, no hay problema porque la batalla seguro que esta servida en puestos más retrasados. Pero esta categoría me sigue pareciendo muy peligrosa y los avisos que ya llevamos durante el campeonato, esperemos que no se conviertan en ninguna desgracia.

En el caso del accidente de Debón, aunque Wilairot fue sancionado por la dirección de carrera con una multa de 3.000 € por causar la caída del español al circular muy despacio por el lado de la pista donde debían pasar los pilotos. No creo que esta sea la solución y además cuanto más avance la competición en el calendario y los puntos hagan que esta sea aún más competitiva, no se que puede suceder. Realmente da miedo.

En un campeonato ideal la solución sería fácil, abrir la mano para la entrada de nuevos equipos y pilotos en Moto GP y así descongestionar un poco el hacinamiento de Moto2.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos