Compartir
Publicidad

Esto es lo que pasa cuando dejas un Piaggio MP3 a los pilotos de Aprilia en MotoGP

Esto es lo que pasa cuando dejas un Piaggio MP3 a los pilotos de Aprilia en MotoGP
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aprovechando el paso de MotoGP por Mugello y que Aprilia pertenece al gigante italiano Grupo Piaggio, la firma del león prestó a sus dos pilotos en el Campeonato del Mundo de Motoclismo, Aleix Espargaró y Scott Redding, para que probasen los Piaggio MP3.

Estos scooter de tres ruedas son perfectas armas de polivalencia en ciudad, ideales como solución de movilidad para todos aquellos que no tengan el carnet de moto y extra-seguros al contar con dos ruedas delanteras. Lo que no sabíamos es que podía gustar tanto a pilotos del más alto nivel.

Tres ruedas y una obsesión

Las cosas han cambiado para Scott Redding y es que ya no tiene un asiento en la parrilla de MotoGP con la firma de Noale después de que Andrea Iannone le cerrase la puerta en las narices. El piloto italiano con información de Ducati y de Suzuki llegará a Aprilia en 2019 y, para colmo, Redding se enteró de la noticia a través de las redes sociales.

"Estoy pasándomelo bien, disfruto en las carreras y estoy más unido al equipo porque estoy más relajado. Puedo ser yo mismo porque disfruto más".

Esto no sentó nada bien al británico que desde que sabe que Aprilia sólo cuenta con él como piloto probador a partir de la próxima temporada (algo que no acaba de convencer a Redding) se está limitando a divertirse en cada carrera hasta que llegue el final de temporada.

Ya que le tocó probar el Piaggio MP3, Scott Redding siguió con su particular cruzada hacia la diversión utilizando al polivalente scooter para buscar sus objetivos personales.

Scott Redding es un piloto particular. El excéntrico británico lleva años con una obsesión y es llegar a tocar con el casco el asfalto. El brit lleva desde que llegó a MotoGP intentando alcanzar el suelo con el casco y aunque lo intentó con el Piaggio MP3 durante la grabación del vídeo promocional en Italia, fue con la Aprilia RS-GP con la que logró su ansiada gesta.

No ha sido hasta el pasado Gran Premio de Alemania cuando Redding ha sido capaz de de tocar con el casco. Con 25 años y cuatro temporadas en MotoGP, quizá el mayor logro de Redding antes de abandonar la primera línea de la competición sea el hecho de haber rozado con su Shark por el asfalto alemán más que haber sido subcampeón de Moto2 en 2013.

Sin más asientos disponibles previsiblemente en MotoGP para 2019, si Redding se resigna a ser piloto probador o cambia de categoría, su retorno a la primera línea es realmente complicado. A Scott es algo que le consta: "Estoy llegando al final de mi etapa en MotoGP. He estado 10 años en la élite y este es el último, tengo que disfrutarlo".

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio