Compartir
Publicidad

El camino escabroso del 250

El camino escabroso del 250
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La verdad es que de un tiempo a esta parte la categoría del 250 no me emociona tanto como antes. Y no me reifero a cuando Jorge Lorenzo o Dani Pedrosa dominaban la escena, sino que me tengo que remontar muchos años más hacia atrás, a las épocas de Max Biaggi, de Luca Cadalora o incluso ¡de Sito Pons, Joan Garriga y Carlos Cardús!

Esto no quiere decir nada más que eso, que 250 para mi no es lo que era, aunque seguramente hoy acabéis crucificándome... Me parece una categoría intermedia, una especie de estación de tránsito en la que, vale, se aprenden cosas, las motos son realmente serias, y todo lo demás, pero para mi hoy en día no está tan justificada como antaño, cuando las 500 pedían a casi todos los pilotos rodaje si o si.

Max Biaggi Brno 1998
Lo que quiero decir con esto es que si para mi, la categoría de 125cc es un paso obligado para conseguir los niveles más aceptables de rodaje en grupo, igualdad "casi real" entre todas las máquinas (es que poco más creo que se puedan apretar los motores de 125...), los grandes grupos de hasta seis pilotos que pueden optar a la victoria... en definitiva, lo que comentaba en el post anterior, dedicado a Pablo Nieto, que son carreras para ganar con la inteligencia, además de incrementar la experiencia muchísimo en cada carrera.

Ahora que los nuevos pilotos en la MotoGP (pilotos que llegan de las 250) comentan que el pilotaje de estas grandes máquinas de competición "se asemeja" bastante al de las motos de la categoría intermedia, y visto además como un genio en la pista, pero a la vez un novato como Jorge Lorenzo está líder del mundial acaparando pole positions, y habiendo vencido ya una prueba, me reafirmo en que la categoría intermedia no es tan decisiva como antes. Porque también está Dovizioso, ¡no lo olvidemos! Incluso me arriesgaría a proponer que los pilotos saltasen directamente de 125cc a MotoGP. ¿Por qué, objetivamente, no?

¿Salto demasiado abrupto? No lo creo, aunque es cierto que habría dificultades. Por un lado, la preparación física. Los pilotos necesitan mayor masa muscular en MotoGP, y aunque sean unas verdaderas máquinas del gimnasio, se encuentran igualmente con problemas como el del síndrome compartimental.

Joan Garriga Rijeka 1989

Además, habría un salto cualitativo grande en cuanto a la moto, como es natural, pero realmente no me parece un salto tan enorme como para que un buen piloto, y sobre todo, gente joven, no se adapten sin problemas (aunque les cueste trabajo).

Sentimientos enconrados, para mi, pero la verdad es que hoy me apetecía pensar un poco en esto, ¿vale la pena invertir en 250cc? Me refiero, desde el punto de vista deportivo, ya que como aplicación posterior a la industria podría estar justificado... Vosotros, ¿qué opináis? ¿Qué le falta a la categoría, si es que le falta algo?

Fotos | Luca Cadalora, Max Biaggi, Joan Garriga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos