Publicidad

Esta moto rarísima de 1976 se creó para pistas de flat track en Japón y ahora se va a subastar por menos de 300 euros

Esta moto rarísima de 1976 se creó para pistas de flat track en Japón y ahora se va a subastar por menos de 300 euros
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Hasta el 16 de agosto es posible pujar por una moto tan extraña como la HKS Speedway Special o al menos no es una máquina a la que estemos habituados en Europa. A su favor, cuenta también con que es del año 1976, que eso siempre despierta algo de interés entre los compradores.

Esta moto se diseñó para competir en carreras de Japón como la Auto Race, algo parecido al Speedway norteamericano pero en este caso en circuitos de asfalto ovalados. Como se podía esperar, no hay ni rastro de frenos ni de ningún otro elemento 'innecesario', en la búsqueda de aligerar lo máximo posible estos vehículos de dos ruedas.

Los expertos hablan de un coste bajo pero en una subasta nunca se sabe lo que puede ocurrir

Hks Speedway Special 1976 Subasta 1

La HKS que se ha puesto a la venta se fabricó a mediados de los 70' para un tipo de carreras que siguen vivas actualmente, como puedes ver en el vídeo que acompaña a este artículo. Los japoneses corren al estilo Speedway norteamericano pero cambian la arena por el asfalto, lo que hace que varíe también la forma de pilotar la moto.

La empresa que creó esta montura es fruto de la colaboración entre el que fuera ingeniero de Yamaha, Hiroyuki Hasegawa, y su socio Goichi Kitagawa, quienes contaron con capital de Sigma Automotive para montar un negocio que actualmente se dedica a la fabricación y venta de componentes para modificar y tunear coches, aunque su presencia desde hace más de 40 años en algunos deportes de motor es conocida en el país.

Aunque se involucraron en el mundo de las dos ruedas, no son muy conocidos fuera de Japón por estas razones. Se sabe que desarrollaron un motor monocilíndrico de 600 cc refrigerado por aire para motos de carreras, que es el que podemos ver montado en la unidad cuya fecha de subasta aparece fijada el día 16 de agosto pero la realidad es que hasta 1988 no empezaron a suministrar motores para la Auto Race.

Apenas cuatro años después dejarían de hacerlo por los problemas de fiabilidad y rendimiento que daban y muchos de estos bloques se quedaron sin utilizar para lo que habían sido creados, mientras que otros fueron destinados a crear motos personalizadas y exclusivas, en algunos casos de tipo Café Racer.

Del resto de componentes se sabe poco, ya que no hay rastro de la documentación de la montura a subastar. Lo que se hace evidente es la presencia de una chasis de acero, una suspensión telescópica en la parte delantera y un depósito con capacidad para apenas unos pocos litros de gasolina. Las estimaciones apuntan a que alcanzará un precio final de unos 270 euros pero hasta el día de la subasta no sabremos en qué cifra golpeará el martillo.

En Motorpasión Moto | Guía de MotoGP 2020: estas son todas las motos, equipos y pilotos del mundial más raro de la historia

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios