Ya es casi oficial: la Yamaha YZF-R7 volverá al mercado, pero como una deportiva media para el carnet A2 basada en la MT-07

Ya es casi oficial: la Yamaha YZF-R7 volverá al mercado, pero como una deportiva media para el carnet A2 basada en la MT-07
3 comentarios

Desde hace varios meses se lleva rumoreando el regreso de un nombre mítico en la escena de las dos ruedas: la Yamaha YZF-R7.

Una de las deportivas japonesas más especiales puede estar de vuelta, aunque no será exactamente reencarnando el mismo concepto. En Iwata quieren volver a tener una deportiva media en su catálogo y ya están dando los pasos que confirman este retorno con el registro en Estados Unidos de la denominación del modelo.

Yamaha YZF-R7: reinterpretando al unicornio de carreras

Yamaha Yzf R7 1

De manera casi periódica, los papeles del California Air Resources Board (CARB, la Agencia de Recursos del Aire de California), se están convirtiendo en una fuente inagotable de avanzadillas de información para las motos que están por venir.

La última en aparecer en una de estas filtraciones es un nombre que nos pone los pelos de punta, el de la Yamaha YZF-R7. ¿Y qué demonios hace Yamaha registrando esta denominación en Estados Unidos si acaban de dejar caer a la mítica Yamaha YZF-R6? Pues muy sencillo: llenar los espacios en blanco de su catálogo.

Desde Iwata presumen de tener una de las familias de motos deportivas más completas. Empezando por las pequeñas Yamaha YZF-R125 e YZF-R3 y pasando por la ahora extinta Yamaha YZF-R6, escoltaban a la YZF-R1 como Superbikes de la firma en una constelación de deportivas para todos los públicos. Ahora existe un hueco enorme entre las R3 y las R1.

Yamaha Yzf R7

Para completar esta brecha, en Yamaha llevan tiempo trabajando en una deportiva media para todos los públicos cuyo posicionamiento tenía sentido incluso antes de jubilar a la R6. La propuesta de la marca de los diapasones es tan sencilla como ya hace en sus deportivas pequeñas: coger una base conocida y más que reputada como la de la Yamaha MT-07 y transformarla en una moto con aspiraciones deportivas.

Así pues, la Yamaha YZF-R7 sería una moto de corte sport, con un chasis de tubo de acero, motor bicilíndrico en paralelo de 689 cc y una potencia en torno a los 74 CV. Una moto que no será precisamente radical pero sí que será ligera e interesante si en Yamaha deciden cambiar algo la parte ciclo y equiparla algo mejor que a la versión naked.

De esta manera la R7 se colocaría como una interesante deportiva media para el carnet A2 con una concepción más deportiva que la Kawasaki Ninja 650 y no tan especializada como la Aprilia RS 660; una competidora también para la Honda CBR500R. Porque aunque parezca mentira, no, Yamaha no cuenta con ninguna moto en este segmento.

Yamaha Yzf R7 3

Realmente la futurible Yamaha YZF-R7 no sería la sustituta natural de la YZF-R6. El mercado de las Supersport está de capa caída y si Yamaha se plantease un producto que pudiera suponer un relevo debería ampliar la apuesta y crear una deportiva con la base de la Yamaha MT-09, o mejor, la MT-09 SP. Pero esto ya es mucho suponer teniendo en cuenta que las deportivas de esta clase llevan años en entredicho.

Y por si no te acuerdas, vamos a hacer un pequeño repaso histórico por la moto cuyas fotos acompañan estas líneas. La primera (y única, de momento) Yamaha YZF-R7, también conocida como OW-02, fue una deportiva de pura cepa concebida con el único propósito de competir en el Campeonato del Mundo de Superbikes para hacer frente a la hegemonía de las bicilíndricas de Ducati, Honda y Aprilia.

Yamaha Yzf R7 4

Se trataba de una rara homologación especial con tan solo 500 unidades a la venta en 1999 que equipaba un chasis Deltabox de aluminio al que se anclaba un motor de cuatro cilindros con 749 cc, cinco válvulas por cilindro, bielas de titanio y una potencia de 106 CV y 72 Nm de par motor que pasaban a ser hasta 162 CV con los kits de carreras (a razón de decenas de miles de euros).

Era una rara avis equipada de serie con suspensiones Öhlins en ambos ejes y cuya parte ciclo se inspiraba directamente en las Yamaha YZR del mundial de 500 cc de la época, con un peso final de 189 kg sobre la báscula. Las cifras ahora no sorprenden, pero era una auténtica moto de carreras con portamatrículas.

Por desgracia no consiguió el éxito que Yamaha esperaba de ella y el proyecto no tuvo continuidad, cediendo ante un reglamento que penalizaba a las motos de cuatro cilindros en favor de las bicilíndricas.

En Motorpasión Moto | Del hijo de Phil Read a una moto plegable: Así fue como MV Agusta probó suerte con las minimotos

Temas
Inicio