Compartir
Publicidad
Publicidad
Triumph Thruxton, larga vida al Cafe Racer
Clásicas

Triumph Thruxton, larga vida al Cafe Racer

Publicidad
Publicidad

Creo que una de las Triumph clásicas que menos se ve en la calle es la versión Thruxton. Parece que la gente opta por las más clásicas y convencionales Bonneville en sus diferentes versiones/acabados antes que por esta Cafe Racer. Habrá que hacer una investigación en toda regla a ver qué pasa en los concesionarios.

Pero, por suerte, a lo largo de la ya dilatada presencia de la Triumph Thruxton en los catálogos de la marca británica hemos podido disfrutar de algunas de las transformaciones más espectaculares con la base de la deportiva clásica de Hinckley.

El nombre Thruxton procede nada menos que de 1961, año en el que una Triumph Bonneville T120R se alzó con la victoria en el trazado que lleva ese nombre. Desde entonces Thruxton quedó asociado a Triumph de manera casi indisoluble. Demos una vuelta por la historia de este modelo presentado en 2004 y veamos lo que ha ido saliendo de los talleres en estos más de diez años de vida.

Thruxton Cafe Racer by Medusa

Triumph Thruxton Medusa

Medusa Fabrication era un taller de cerrajería situado en Kansas (USA) que en 2012 fabricó esta Cafe Racer que se coronó como la mejor de su categoría en concurso de customizaciones de Atlanta.

Sobre una Triumph Thruxton 2008 se fabricó con mimo una moto con subchasis hecho a mano, basculante con mono-amortiguador reformado a partir del de una Suzuki RF900 de 1994, colín monoplaza y depósito heredado de una Honda CB200.

Lo que pasa es que todo esto no les pareció suficiente para presentarse a un concurso, con lo que tintaron las llantas de negro, se dedicaron a grabar las estriberas, añadieron un elegante rojo burdeos y culminaron el pastel con un asiento tapizado en cuero y tachuelas.

Thruxton 904S by Deus Ex Machina

Triumph Thruxton Deus Ex Machina 1

Nombrar Deus Ex Machina inmediatamente nos trae a la mente modelos Cafe Racer que atraen nuestra mirada. Y en este caso la creación realizada en 2011 busca las prestaciones como las Cafe Racer más auténticas lo hacían. Partiendo de una Triumph Thruxton de carburación el resultado podría pasar por una moto de los años sesenta sin muchos problemas.

La carburación utiliza un kit de competición Keihin, bombas de freno Beringer, cuentarrevoluciones Stack, escape dos-en-uno con megáfono y acabado cerámico, horquilla Showa con frenos Brembo, amortiguadores Öhlins, colín monolaza, depósito cromado y faro redondo.

Prescindiendo de todo lo superfluo y potenciando lo necesario para transformarlo en una auténtica y rápidisima Cafe Racer.

Thruxton Steampunk by BCR

Triumph Thruxton Bcr Steampunk 01

En una revisión a las transformaciones de la Triumph Thruxton no podía faltar una versión Steampunk, en este caso por cuenta de Benjie's Cafe Racer, que cogieron en sus manos un modelo de 2008 y la aplicaron toda la magia necesaria para darle una estética retro-futurista.

Detalles estéticos que también contribuyen a aligerar peso tales como los acabados en aluminio pulido y agujereado, cúpula o faro, colín monoplaza, asiento, tapa del depósito, todos ellos fabricados artesanalmente por BCR. Todo este trabajo ha respetado la geometría original de la moto.

En el apartado mecánico utilizaron un kit de carburación Keihin, el tren delantero de una Honda CBR 1000 RR, sistema de manetas hidráulicas, escape acabado en megáfono y protecciones anti abrasión repletos de agujeros. Todo muy del gusto de alguien como Max Rockatansky.

Thruxton Baskhara by White Collar Bikes

Triumph Thruxton Baskhara White Collar Bikes 04

En este resumen de personalizaciones y transformaciones de Triumph Thruxton no podía faltar un taller asiático. El elegido ha sido White Collar Bikes, un taller situado en Bandung, Indonesia, que fue un paso más allá con tu trabajo y conservando casi exclusivamente el motor realizó esta transformación que incluye un particular chasis realizado a medida.

Este chasis está realizado en aluminio mecanizado y alberga un motor 2012 de inyección. Con su pragmatismo asiático esta gente ha realizado una moto que mejora la original, pero no han dejado de lado la seguridad y la eficiencia.

Amortiguadores Öhlins y frenos Brembo no podían faltar, unas enormes llantas calzadas con Pirelli Diablo Rosso II en medida 240 mm detrás. Un depósito fabricado en fibra de carbono que se puede intercambiar fácilmente para adaptarlo a tus gustos diarios y un sistema de escape doble de fabricación propia son las señas de identidad de esta transformación.

Thruxton Ace de Triumph

Triumph Thruxton Ace 1130

Con todas estas transformaciones desde Triumph no podían quedarse quietos, con lo que en 2014 apareció la Triumph Thruxton Ace, una edición especial limitada a 1-500 unidades en todo el mundo que se agotó en apenas dos meses.

Las diferencias con la versión básica es su manillar negro ligeramente inclinado hacia abajo, sus ruedas de radios y el asiento retro en color marrón. Además incluye detalles como la placa de autenticidad del Ace Cafe, la banda de cuadros blancos y negros o el logotipo en las tapas laterales y el colín.

Thruxton TRITEN

Triumph Thruxton Triten 01

Por último, aunque no la menos importante, encontramos la Triumph Thruxton Triten, una transformación realizada por los españoles de Fuel Bespoke Motorcycles para conmemorar el décimo aniversario de los Tridays en Neukirchen. La apariencia en este caso nos recuerda más a las motos de Dirt Track o Speedway clásicas, pero no puede dejar de ser incluida en este pequeño resumen.

La línea la marca un pequeño depósito, el subchasis recortado y modificado con una curva soldada en la parte final para adaptar un asiento monoplaza. La amortiguador se retocó para bajar el centro de gravedad y los guardabarros se fabricaron artesanalmente. El faro también se cambió y el velocímetro se desalojó del manillar para situarlo sobre el chasis y conseguir así un frontal lo más limpio posible.

Otro detalle que llama la atención en esta moto son los filtros de aire, de estilo de competición y el visor de nivel de gasolina en el lateral del depósito. Los colectores de escape fueron recortados y se les añadió un codo para mejorar el sonido del motor. En palabras de Karles Vives, su creador, se trata de una moto que mantiene la esencia, dos ruedas, un chasis, motor y poco más.

Triumph Thruxton, una moto clásica

Si todas estas transformaciones no te han parecido suficientes, con poner las palabras Triumph Thruxton en cualquier buscador verás que hay doto un mundo ahí fuera esperando a ser descubierto. Y si tu bolsillo te lo permite puedes hacerte con una de estas motos en el concesionario Triumph más cercano a tu casa y empezar a cambiar cosas para buscar tu propia imagen.

Más información | Triumph Thruxton

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos