Publicidad

Las motocicletas pioneras de hace más de 100 años

Las motocicletas pioneras de hace más de 100 años
1 comentario

Publicidad

Publicidad

A lo largo de la historia de la motocicleta se han visto muchos experimentos, se han probado muchas soluciones y configuraciones hasta llegar al diseño actual. ¿Pero realmente conocemos cual fue la primera moto que se inventó? Porque según cuentan los libros de historia la primera la inventaron los señores Daimler y Maybach en Alemania a finales del siglo XIX ¿Fue esto así o la primera motocicleta se inventó en Inglaterra unos pocos años antes?

Demos un repaso a la cronología y los logros de aquellos vehículos primitivos a motor a ver si podemos arrojar algo de luz sobre el tema. Durante la revolución industrial se popularizó el uso de máquinas de vapor como fuente de energía para propulsar las máquinas. Pero aquellas máquinas tenían un problema, que eran demasiado grandes y pesadas para conseguir propulsar algo más pequeño que un tren o un barco. Por suerte para nosotros a finales del siglo XIX se patentaron los motores de ciclo Otto, lo que conocemos actualmente como motores de explosión. Así que sólo era cuestión de tiempo que los inventores de la época instalasen ese invento en algo con ruedas y lo sacasen de las vías del tren.

Quizá el mayor problema es que en época la bicicleta también era un experimento que todavía no acababa de funcionar. La estructura más habitual era el velocípedo (de dos o tres ruedas) lo que complicaba un tanto la instalación de un motor. mención aparte merecen los sistemas de transmisión del trabajo realizado por esos motores hasta la rueda, pero no adelantemos acontecimientos.

Michaux-Perreaux velocípedo

Según los libros de historia de la moto, la primera que se puede catalogar es el velocípedo con motor de vapor que fabricaron Michaux-Perreaux en Francia en 1868. Una endeble bicicleta con un enorme motor de vapor en medio que era capaz de alcanzar los 30 km/h, que no tenía frenos y cuyas ruedas de acero iban recubiertas de madera. No creo que muchos aventureros de la época se atreviesen a llegar a esa espeluznante velocidad con esos medios.

Daimler Reitwagen

Tuvieron que pasar unos cuantos años hasta que en 1865 se presentó en sociedad la Daimler Einspur/Reitwagen, lo que se considera como el antecesor de las motos actuales. Este invento contaba con dos ruedas configuradas como una moto, con un motor de combustión interna situado en el centro, sobre el que se sentaba el conductor, y un manillar rudimentario que dirigía la rueda delantera. El éxito de este vehículo radicaba en que era el primero que utilizaba un motor de explosión, capaz de dar 5 cv a 600 rpm y propulsar el invento hasta los 12 km/h. Por supuesto las ruedas seguían siendo de madera y no contaba con frenos. Su diseño también incluía un par de ruedines situados a cada lado para ayudar a tomar las curvas de los caminos de la época.

Aunque para ser rigurosos con la historia, deberíamos mencionar que un año antes de que se presentara el invento de los señores alemanes en Inglaterra ya se había experimentado con un vehículo propulsado por un motor de combustión interna. Estamos hablando del Butler Petrol-Cycle, un triciclo diseñado por Edward Butler que también utilizaba un motor (bicilíndrico en este caso) de explosión para auto-propulsarse. La velocidad máxima que alcanzaba este ingenio rondaba los 16 km/h, un poco más que el invento alemán. Contaba con neumáticos fabricados en caucho y utilizaba un curioso sistema de freno. Entre las tres ruedas había un par de ruedines accionados por un pedal que levantaban la rueda trasera (la que contaba con la tracción del motor) y así dejaba de tocar el suelo y avanzar. Todo un adelanto de la seguridad.

Butler Petrol-Cycle

La controversia viene cuando se comparan las fechas de la Butler Petrol-Cycle y la Daimler Einspur, si bien la segunda se presentó al público y se patentó en 1865, la primera ya rodaba por Inglaterra en 1864, pero no se presentó en sociedad hasta 1865 ni se fabricó la primera unidad hasta 1888. Muchos años de diferencia que en esa época tan interesante hablando de inventos significaba la ruina total para el inventor o el mayor éxito del mundo.

Esto si hablamos de Europa, porque en USA también había inventores dándole vueltas a la cabeza. aunque llegaron un poco más tarde con la Geneva de 1896. Básicamente una bicicleta (con la forma de las actuales) todavía con un motor de vapor situado esta vez sobre la rueda delantera. Con sus 5 cv era capaz de alcanzar los 26 km/h sobre sus ruedas con neumáticos como los conocemos nosotros. Pero sin frenos efectivos. Menudas narices tenía la gente que se subía a estos inventos y eran capaces de dar una vuelta con ellos sin morir en el intento.

Geneva

A pesar de todo, la historia de las motos ya había empezado, y la Hilldebrand & Wolfmüller ya había empezado a comercializarse en 1894 en Alemania. También fue la primera que recibió el nombre de Motorrad (motocicleta en alemán) y también fue la primera en participar en una carrera, quedando dos unidades segunda y tercera en una carrera disputada en Italia entre Milán y Asti. Para su desgracia la marca también fue la primera en quebrar al no poder hacer frente a los problemas mecánicos que se presentaron y al darse cuenta en la fábrica de que estaban vendiendo el producto por debajo del precio de costo de su fabricación.

Hildebrand & Wolfmüller

Menudo negocio suicida habían empezado. Lo que parece que no se dieron cuenta en ningún momento era que aquel invento tan extraño con dos ruedas en pocos años sería el método de transporte de una gran parte del mundo que no tenía dinero suficiente para comprarse un automóvil.

Vía | Silodrome Fotos vía Wikimedia | Butler Petrol_Cycle 1 y 2; Daimler Einspur/Reitwagen; Michaux-Perreaux; Geneva; Hilldebrand & Wolfmüller Documentación | El arte de la motocicleta (editado por Guggenhheim Bilbao); La enciclopedia de las motocicletas (editado por EDIMAT libros)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir