Publicidad

On Any Sunday: The Next Chapter, la crítica

On Any Sunday: The Next Chapter, la crítica
1 comentario

Pongamos que aprecio cualquier esfuerzo por compartir motociclismo de la forma que sea, que el simple hecho de toma la iniciativa para poner en marcha un documental, película o corto tiene me tiene ya ganado desde el principio. Pongamos incluso que hasta las Torque de Hollywood habrán atraído a alguno a la escena motera. Pero que tenga la mía o vuestra aprobación, ¿significa que paguemos por ello? En mi caso, desconozco el vuestro, no me gustaría pagar lo que hoy en día cuesta el cine por ver aquella obra. Así, sabiendo que es complicado ganarse el bolsillo del aficionado me gusta compartir todo aquello que creo que merece la pena.

Hace días se puso a la venta en todo el mundo, por fin, On Any Sunday: The Next Chapter, el tercer capítulo del legendario documental. Con Red Bull y KTM como principales soportes económicos, la falta de recursos no supondría ningún problema. Y, utilizando la imagen y plataformas de una marca que tan bien conecta con su público como Red Bull, el marketing de la película prácticamente se hizo solo. Ha salido en todos los medios y pocos lectores quedarán que no hayan visto ya, al menos, el trailer. Tras haberla visto el primer día y haber dejado reposar la emoción del momento, puedo ya contaros qué debéis esperar de esta cinta antes sacar la tarjeta y encargar vuestra copia, por si acaso.

El documental está dirigido por Dana Brown, hijo del director de la On Any Sunday original, Bruce Brown. Dana ya se había encargado de proyectos relacionados con el deporte del motor como Dust to Glory (2005) y otros documentales sobre surf. Buenas noticias, en The Next Chapter (TNC a partir de ahora) no nos encontraremos una revolucionaria forma de contar motociclismo, Dana se ha encargado de seguir los pasos de su padre y utilizar un estilo muy parecido, pero con los avances tecnológicos de hoy en día. Una apuesta segura.

Así, TNC utiliza un guión muy parecido al original, poniendo el foco en todas esas cosas que pasan los domingos. Y, como el original, debéis saber que TNC está indudablemente dirigida para un publico americano en el que Europa y sus costumbres sólo tendrá un papel secundario. Podemos notar un esfuerzo por abarcar un amplio rango de usuarios. Por ejemplo, mientras el narrador pasa por MotoGP muy por encima, las tomas nos enseñan otra historia llena de detalles, Julià Márquez al borde de un ataque de nervios, Livio Suppo echándose las manos a la cabeza… Todo convenientemente montado para que un niño de 10 años, y su padre de 37, puedan disfrutar al mismo tiempo. Olvidaros pues de explicaciones técnicas sobre chattering, polémicas o debates.

TNC da comienzo explicando el origen y desarrollo de uno de los atletas de Red Bull, Robbie Maddison, en lo que es un intento de conectar pasado y presente, Robbie con Evel Knievel, Ony Any Sunday con TNC. Para abrir boca, nos deleitan con un salto de estos que sólo con verlo, para el corazón durante un par de segundos.

No podía faltar, obviamente, una buena dosis de Flat Track. Conoceremos a algunas de las jóvenes promesas del actual campeonato AMA de la categoría y descubriremos qué lo hace tan especial. Es aquí, cuando comienza una pequeña pero muy importante sección del largo metraje: las historias de superación. Por varios minutos, dejaremos los grandes eventos de lado para conocer a corredores amateur que compiten sin la mano derecha y las impresionantes historias de Ashley Fiolek (dos veces campeona AMA de Motocross femenino y primera persona sorda en competir a este nivel) y Doug Henry, un campeón paralizado de cintura para abajo que aun da gas como nadie a lomos de su Yamaha personalizada.

La guinda del pastel la pone Riders for Health, la organización sin ánimo de lucro que, a través del uso de la motocicleta, ha logrado combatir la polio en Zambia. Anteriormente se encontraban en la zona en la que trabajan entre 10 y 20 casos al mes pero gracias al uso de motocicletas ligeras, capaces de llegar con cargamento médico a lugares inaccesibles para vehículos de cuatro ruedas, los casos se han reducido a entre uno y tres mensuales.

MotoGP no podía faltar, pero siempre hablando a un espectador que, o lo desconoce, o sabe poco sobre el tema. En otras palabras, busca llamar la atención de ese público motero que, especialmente fuera de Europa, no se interesa por el campeonato. A pesar de contar sólo con entrevistas con Marc Márquez y Dani Perosa, como pilotos patrocinados por Red Bull, no faltan los halagos a Jorge Lorenzo o Valentino Rossi. Pese a todo, el papel de MotoGP no es de protagonista y no consigue transmitir ninguna emoción, ni euforia o pasión.

En tierras americanas nos zambullimos en Bonneville y Pikes Peak (con Carilin Dunne), mientras que sólo viajaremos de vuelta a Europa para ver unas breves escenas del Erzberg Rodeo. La cinta termina con un llamamiento al motociclismo familiar, al aficionado, al motociclismo más puro, poniendo Glen Helen como el mejor ejemplo.

¿Cuán buena es la fotografía y las escenas? Buena, por supuesto, pero lejos de lo que vemos en películas más humildes como Moto5, Moto 6 ec… ¿Y el aspecto técnico? Han grabado para emocionar, para que bajes la luz del salón y desconectes del mundo. El sonido, calidad de imagen y montaje no defrauda. ¿Qué falta? Yo, personalmente, he echado de menos una escena final al estilo On Any Sunday: playa, atardecer y motos. Quizás, porque sabía que el equipo de TNC había estado grabando unas escenas con la máquina dedicada de Roland Sands a Kurt Caselli, junto a Jamie Robinson y Carlin Dunne.

¿Merece la pena? Claro que sí, al precio que te cobran en muchos sitios por una copa, ¿cómo no va a merecer la pena?

Onanysunday 3
Fotograma de la escenas no publicadas con Jamie Robinson, Carlin Dunne y Roland Sands.

En Motorpasión Moto | Hoy ya puedes hacerte con tu copia de On Any Sunday: The Next Chapter

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios