Compartir
Publicidad
Publicidad

Vespa S 125 ie, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Vespa S 125 ie, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una vez bien cargados (de sidras no hombre, de manzanas) ponemos rumbo a la autopista para volver raudos y veloces a recoger al pasajero. No hay que ser adivino para darse cuenta que quizás aquí sea donde la Vespa S 125 ie va a sufrir más debido a las teóricas escasas prestaciones de su propulsor.

Por carretera ya habíamos comprobado que su velocidad máxima de marcador rondaba los 100km/h, pero nos faltaba saber si los mantiene con cierta soltura. Pues nada, gas a fondo y ¿quién dijo miedo a las multas por exceso de velocidad? En este caso, seguro que no voy a tener que llevar un ojo en el velocímetro.

Vespa S 125 ie

Vemos durante varios kilómetros que la velocidad se mantiene siempre por encima de los 80km/h si la autopista presenta algún tipo de ascensión. Pero como todo lo que sube tiene que bajar, una vez que tenemos la gravedad de nuestro lado, la velocidad se dispara hasta los 117km/h... y ya, más que nada porque el motor corta inyección para que el motor no se pase de vueltas porque nosotros a esas velocidades, ya nos hemos pasado de vueltas y un par de pueblos. ¡Qué seguimos en una 125!

Con estos vehículos tan pequeños, ligeros y ágiles, el viento toma una especial importancia ya que notaremos que en función de si nos pega de morro o de cola (¡amiguitos a las seis, arriba!), veremos como redunda en sus prestaciones. Y si nos golpea lateralmente ojito, que con las ruedas de un radio tan pequeño, nos puede pegar algún pequeño susto si no vamos atentos. Por suerte la superficie que ofrece es escasa y no hay demasiado efecto vela.

Haciendo un pequeño resumen ahora que ya estamos dejando la autopista atrás, no es un lugar donde la Vespa S 125 ie quiera estar pero si la arrastramos hasta allí, se defiende mejor de lo que se esperaba. Lo único el asiento, denominado de tipo touring, que es un poco durillo si vamos sentados ocupando un poco el espacio del pasajero, pero compensa el confort de las suspensiones.

Vespa S 125 ie, vacaciones en Roma con el pasajero

Vespa S 125 ie

Si en vez de Gregory Peck y Audrey Hepburn sobre la Vespa nos subimos dos maromos que rozan el 1'90 como el actor de Vacaciones en Roma, la risa que se puede echar la gente al veros pasar puede ser también de película, pero de comedia. Aunque si os preguntan qué hacéis sobre una moto tan pequeña, siempre podéis decir que estabais sentados y os fabricaron la moto debajo.

Dejando las bromas a un lado, a pesar de que la Vespa S 125 ie es de chasis corto, puede albergar dos personas sin ningún problema. Hay suficiente espacio en su asiento para que dos adultos vayan en él y aunque el conductor tendrá que ir un poco más adelante sentado, las rodillas no tropezaran en ningún lado aunque seáis de patas largas.

El pasajero tiene una zona destinada a sus pies en la propia plataforma, con unos tacos para que apoyar el talón y que no se resbalen. A pesar de calzar usar una talla de zapatos grande, los pies no tropiezan entre ellos al subirlos después de parar en un semáforo.

Vespa S 125 ie

Para el motor de la Vespa S 125 ie le da igual llevar pasajero o no. Las prestaciones se ven reducidas un poco, tanto en su velocidad punta como en su capacidad de aceleración, pero prácticamente ni se nota por lo que es válida hasta para hacer incursiones por carretera a dúo sin ningún problema.

A la hora de frenar, nos obligará a tirar bastante más de las manetas y tendremos un tacto algo esponjoso, pero cumplen a la perfección su cometido si no apuramos buscando los límites. Como nota curiosa, el portaobjetos opcional que llevaba la moto probada, se clavaba un poco en la parte baja de la espalda del pasajero en las aceleraciones.

Por último, la altura total se ve reducida con el exceso de peso por lo que tendremos que estar un poco más atento si cabe en las curvas para no llevar sustos al rozar con el caballete. De dos permite pocas alegrías al tumbar por lo que si no queremos sembrar la desconfianza del pasajero, mejor no ir pegando con todo en las curvas.

Vespa S 125 ie

Casi hemos llegado al final de la prueba sin darnos cuenta. El viernes hablaremos de algunos detalles como la autonomía, el hueco para el casco, por supuesto veremos el vídeo que hemos preparado para la ocasión... pero aquí no descansamos y como tal, atentos a la prueba que mañana nos trae Alberticu.

Continuará...

Agradecemos la colaboración de la vinatería Gota a Gota en Gijón para la realización de las fotos.

En Motorpasión Moto | Vespa S 125 ie, prueba (características y curiosidades), Vespa S 125 ie, prueba (conducción en ciudad y carretera) Vespa S 125 ie, prueba (vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos