Publicidad

Suzuki Burgman 125 2014, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Suzuki Burgman 125 2014, prueba (conducción en autopista y pasajero)
2 comentarios

Siempre es un handicap hacer la prueba de una motocicleta de 125 cc en autopista ya que sus prestaciones son bastante similares a las que podemos tener en carretera, al igual que la protección aerodinámica o la postura con el paso de los kilómetros. Con la Suzuki Burgman 125 2014 hemos encontrado un comportamiento muy similar aunque aprovechamos para ponerla en apuros.

Nos hicimos aproximadamente unos 60 km de autopista en un viaje de ida y vuelta. Como comentábamos ayer, la orografía de Asturias no suele ser muy favorable para los scooter de 125 cc. No es lo mismo que para aquellos que residan por ejemplo en Valencia, en la que su terreno llano no dará demasiados quebraderos de cabeza. Aquí fue donde más echamos de menos el indicador de temperatura porque es invierno pero en verano, podemos llegar a perjudicar la mecánica si tenemos algún fallo de refrigeración.

Suzuki Burgman 125 2014, lo justo para la autopista

Suzuki Burgman 125 2014

Aventurarse varios kilómetros por autopista puede ser un calvario si las prestaciones de nuestra montura son justas. La Suzuki Burgman 125 2014 se defiende muy bien en terrenos llanos, con puntas de 110 km/h de marcador sin mayores problemas. A medida que la carretera se complica, la velocidad desciende pero no lo suficiente para sentirnos amenazados por el tráfico pesado.

Da igual que moto lleves, siempre se suele echar un poco más de potencia pero si tenemos en cuenta que la autopista por la que nos movimos suele estar saturada, tampoco hubo demasiados problemas para adelantar vehículos más lentos que nosotros. Todo pasa por ser previsor en cuanto a nuestra velocidad, la del vehículo que queremos adelantar y la del que se acerca por detrás. Por suerte, la vista a través de los retrovisores es bastante buena con lo que todo es más sencillo.

Tras esta larga tirada por autopista, nuestro cuerpo no se ha resentido en ningún momento. La postura es buena, la protección aerodinámica suficiente y la estabilidad correcta. Puede pasarnos que en alguna junta de dilatación o marca longitudinal sobre el asfalto, las ruedas tiendan a seguir su trayectoria (algo común en los scooter de rueda baja), pero en seguida se le coge el truco para llevarla por donde queramos.

Suzuki Burgman 125 2014

Al igual que comentamos en carretera, a no ser que vayamos al límite de sus prestaciones, podemos trazar curvas a alta velocidad con confianza. En autopista es todavía más sencillo gracias a que el radio de las curvas es todavía más amplico que en carretera convencional.

Nos salimos de la autopista y vamos a recoger a nuestro ya veterano pasajero. Hoy es un día en el que seguramente no se nos quejará de la postura, sobre todo si todavía tiene reciente la prueba de la Yamaha MT-09...

Suzuki Burgman 125 2014, confort a dúo

Suzuki Burgman 125 2014

Tenemos a nuestro pasajero esperando y se nos va la luz para las fotos así que le apremiamos para que se suba rápidamente a la Suzuki Burgman 125 2014. Como el asiento es muy bajo, también en la parte destinada al pasajero, es muy sencillo pasar la pierna por encima para acomodarse correctamente.

Únicamente da la impresión de que vamos a ir con las piernas muy separadas al ver la anchura del conjunto pero a la hora de la verdad, no deja de ser eso, una impresión y ya colocado en su ubicación, las piernas caen naturalmente sobre los reposapiés que están integrados en la plataforma y cuenta con dos pequeños resaltos para evitar que los talones resbalen.

Para aumentar su confianza en marcha, dos asas de generosas dimensiones y con una buena ubicación, permiten agarrarse cómodamente. Tienen tamaño suficiente para colocar hacia adelante o atrás las manos y para introducir los dedos por debajo y agarrarse con más confianza.

Suzuki Burgman 125 2014

Dinámicamente, la Suzuki Burgman 125 2014 se sigue comportando muy ágil en ciudad. Los frenos siguen cumpliendo su cometido y con el extra de peso podemos apoyarnos un poco más en el trasero, que siempre es de agradecer en las motos cuya geometría no cambia mucho al frenar y no transfiere tanto peso al tren delantero.

En carretera las prestaciones disminuyen un poco así como la distancia necesaria para alcanzar la velocidad de crucero. Podéis pensar aproximadamente que está bajará entre cinco y diez kilómetros por hora, dependiendo de quién llevéis en la parte trasera.

Sigue desenvolviéndose muy bien y aprovechamos el aumento de peso para perder ese pequeño nerviosismo con viento cruzado. Aunque la distancia al suelo disminuye, no lo hace demasiado por lo que no será común pegar abajo. La suspensión trasera, a pesar de ser regulable en precarga, no es fácil debido al poco espacio para maniobrar con las herramientas.

Casi hemos llegado al final, dejamos al pasajero y vamos a hacer alguna prueba de capacidad y de consumo, que después de llevarla con el acelerador al máximo unos cuantos kilómetros, tenemos curiosidad de conocer su consumo. Pero esto os lo contaremos el próximo día.

Continuará...

Parte anterior | Suzuki Burgman 125 2014, prueba (conducción en ciudad y carretera) Siguiente parte | Suzuki Burgman 125 2014, prueba (valoración, galería y ficha técnica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios