Compartir
Publicidad
Nordkapp 2017: ¡Conquistamos Cabo Norte! Referencia mototurismo europeo y techo del viejo continente
Zona de Pruebas

Nordkapp 2017: ¡Conquistamos Cabo Norte! Referencia mototurismo europeo y techo del viejo continente

Publicidad
Publicidad

Te puedes imaginar que pasando "la noche" al raso, compartiendo el momento con buena gente y distraídos por el espectáculo natural que el sol nos estuvo regalando, lo que fue descansar descansamos bastante poco. Pero no hay sueño que valga cuando por delante aún te quedan otros tres días de la experiencia de nuestras vidas subidos a una moto.

Y fueron tres días de ganas por llegar al final y tristeza a partes iguales porque aunque nos acercábamos a nuestro objetivo final, Cabo Norte, al mismo tiempo se consumían las últimas horas de una experiencia inigualable.

Etapa 6: Lofoten - Malangen

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 037

Con cada vez menos etapas por delante era imposible no sentir algo de pena al no abandonar cada uno de los escenarios que componían la ruta

Temprano, muy temprano como de costumbre, volvimos a cargar las maletas y salir a la carretera. La verdad es que dejar el campamento nos dio una especial morriña. No dormimos prácticamente nada, pero dejar atrás las pieles de reno y las hogueras nos costó más de lo que pensamos. No todas las noches se vive algo tan mágico, pero había que continuar.

El día se levantó un poco ñoño, con un sol que aparecía y desaparecía tímidamente entre unas nubes que a veces amenazaban algo de lluvia. Sin problema, ¡al contrario! Jo**r, ¡si es que aquí hasta las nubes son especialmente bellas!

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 083

Los 454 kilómetros que teníamos por delante fueron de nuevo recorriendo carreteras que parecían de la costa de Canadá. Los tramos de rectas interminables y curvas amplias en la zona interior se intercalaban con zonas de costa abrupta en las que bordeábamos inmensas masas de agua en una calma hipnótica.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 1

Sorteando las inmensas formaciones rocosas que emergían del agua pudimos disfrutar de otro espectáculo gastronómico parando a comer en Foldvik Brygger: un precioso poblado pesquero en el que nos ofrecieron una especie de cocido noruego a base de patata, garbanzos y verduras que degustamos creyéndonos pescadores noruegos bajo una gran estructura de madera donde trabajaban los aperos.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 2

Con la barriga bien llena nos pusimos en marcha una vez más, aunque en esta ocasión no todo fue asfalto. Saliéndonos de las carreteras principales en busca de la Noruega más intensa nos adentramos en una especie de carretera rural no pavimentada. Bajo la amenaza de lluvia era imposible no detenerse a contemplar la cara más rural de Noruega, con granjas esparcidas allí donde la orografía se lo permitía.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp

Tras recuperar el asfalto bajo nuestras ruedas, continuamos en dirección norte hasta Malangen, otra localidad al borde del agua donde nos hospedamos aquella noche para reponer fuerzas después de una barbacoa y colgar unas sábanas de las ventanas. Había ganas de descansar y tocó algo de improvisación para conciliar el sueño como bebés.

Etapa 7: Malangen - Alta

Nordkapp6

Si siguiendo las carreteras llegas a lugares espectaculares, no hace falta recorrer mucho fuera del asfalto para quedarte boquiabierto

Después de la que sin duda alguna fue la noche más reparadora de todo el viaje tanto por horas como por calidad del sueño, nos dispusimos a salir por séptimo día de viaje en la que sería una etapa de enlace, pero no.

De Malangen a Alta no hay muchos kilómetros. Nosotros hicimos algo más de 400, pero como la ruta no era especialmente pintoresca (con todo lo que llevábamos visto ya te saturas un poco de cosas impresionantes y lo que al principio te dejaba con el culo torcido ahora ya no impacta tanto), así que nos montamos un pequeño plan alternativo a mediodía.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 091

Tras repostar y llegar a Birtavarre, pasado el ecuador de la etapa, nos desviamos y tras cruzar unos pequeños pueblos se acabó la carretera. De ahí en adelante una gran pista forestal se adentraba en el bosque, y nosotros con ella. Entre rabiosos arroyos que bajaban con fuerza, bosque espeso y unos cuantos rebaños de ovejas empezamos a serpentear por la ladera de la montaña hasta parar a comer en la cima de Birtavarre Pass.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X

¿El menú? Un espectacular guiso de reno tradicional de la zona que degustamos mirando al impresionante paisaje sentados sobre la misma vegetación de la ladera. Un picnic pero a lo bestia contemplando las vistas de un valle escoltado por dos grandes cordilleras.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X1

Poco más adelante y como por arte de magia nos vimos inmersos de nuevo en un gran complejo que a un lado tenía enormes estaciones de esquí y al otro unas vistas de esas que te hacen sentir pequeñito pequeñito, así que paramos a maravillarnos de nuevo, por enésima vez tratando de asimilar cómo un país puede ser tan descomunalmente apoteósico.

Cuando creíamos que ya se habrían acabado todas las sorpresas, la sexta etapa fue el día de los animales. Si a primera hora nos encontramos con numerosos rebaños de ovejas invadiendo la calzada, de nuevo en la carretera E-6 y poco antes de acabar la jornada nos cruzamos, literalmente, con los renos. ¡Por fin!

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 033

Salvo algún ejemplar en la lejanía no pudimos ver a ninguno de estos preciosos animales hasta casi el final del viaje, y valió la pena. Un grupo de estos grandes animales se metió de lleno en la carretera lo que nos obligó a detenernos y verlos a dos metros escasos de nosotros. Quizá estaban enfadados por habernos comido a uno de los suyos unas horas antes.

Huyendo de los renos antes de que se lo contasen a Santa Claus, llegamos a Alta, una ciudad de unos 20.000 habitantes. ¿Cómo puede ser que viva tanta gente tan al norte? Pues porque gracias a las especiales condiciones geológicas del entorno la ciudad queda protegida de las tormentas invernales, la proximidad al fiordo de Altafjorden estabiliza el clima durante todo el año (¡cuando llegamos hacía 24º!) y provee unos cielos con pocas precipitaciones y muy despejados que la convierten en un punto clave para contemplar auroras boreales.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X2

Además, en las inmediaciones de Alta se encuentran las pinturas rupestres de Hjemmeluft, las más numerosas del mundo que datan del año 4200 a.C., catalogadas como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Etapa 8: Alta - Nordkapp - Alta

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 064

Aunque Alta nos recibió con más de 20º y sol, al día siguiente hacía un día de puro temporal de invierno español

Último día del viaje. Esto se acaba, pero teníamos que acabarlo por todo lo alto. En un contraste brutal con el día anterior, la jornada nos recibió con una temperatura de 8º, lluvia y mucho viento (sensación térmica de frío polar, o casi). Pero estaba claro: si teníamos que conquistar Cabo Norte tenía que ser así.

Salimos dirección norte, la única dirección válida a esta altura del viaje para cruzar los más de 200 kilómetros que nos separaban de Nordkapp, nuestro objetivo. Previsiblemente el paisaje volvió a tornarse apocalíptico. La vegetación casi desapareció por completo a medida que avanzaban los kilómetros, la nieve estaba por todas partes incluso al borde del océano, el viento era implacable y, aun así, seguíamos encontrando casas desperdigadas por aquí y por allá.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 099

Lo crudo del clima a esta latitud mantiene las ganas a los noruegos de seguir viviendo en un lugar donde hasta en pleno mes de julio es complicado hacer una vida normal. Quizá sea eso lo que les mantenga aquí, lo especial de las condiciones que se dan. Normal que los vikingos fueran tipos tan duros.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X11

Siendo honestos, a la ida no paramos demasiado. La mayoría de las fotos que hicimos fueron a la vuelta porque por la mañana sólo teníamos un objetivo en mente: llegar a Nordkapp.

Y llegamos a Nordkapp. Nunca una señal y una estatua despertaron tantas emociones como dentro de nuestros cascos al verlos por primera vez en Cabo Norte

Aun así, acabó por hacerse más largo de la cuenta. Los nervios, el clima, la certeza de saber que cuando llegásemos estaríamos en el final de Europa... Un cúmulo de sensaciones que sólo interrumpimos al repostar en Honningsvåg, la considerada como la población más septentrional de Europa. Una pequeña localidad de 2.500 habitantes que se abre al mar de Barents dedicada a la pesca, al transporte y a la industria turística como parada habitual de cruceros.

Desde allí hasta Cabo Norte hay bastante poco camino, pero se hizo eterno. Bordeando lo que ya sin ninguna duda era un inmenso océano, cruzando enormes túneles con compuertas dispuestas a cerrarse en caso de emergencia y bajo un cielo que se abría a nuestra llegada, allí estaba.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X6

El cartel de Nordkapp fue parada obligada. Sólo era una señal con letras blancas sobre fondo azul anclada a un poste, pero era la señal que llevábamos más de 3.000 kilómetros buscando.

Entramos en el recinto, bordeamos el centro turístico y nos apremiamos a aparcar las 40 Honda CRF1000L Africa Twin en la parte trasera del centro de visitantes. Sin quitarnos ni el casco corrimos hasta la estatua con forma de globo que erigida sobre un gran pedesal de hormigón.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X7

Y allí estábamos, al borde de tremendos acantilados que caían al agua, la catedral del mototurismo europeo finalmente era nuestra. El techo de Europa fue el punto donde todos los que hasta hacía sólo unas horas éramos poco más que desconocidos nos hermanamos. El frío desapareció entre abrazos, lágrimas y manos que chocaban en el aire por todas partes.

A 307 metros sobre el nivel del mar en la Isla de Magerøya luce orgullosa una estructura hecha a base de acero a la que no podíamos evitar abrazarnos, tocar, señalar o mirar. En realidad no muy lejos de allí están el cabo Knivskjellodden y el cabo Nordkinn, ambos algo más septentrionales que Nordkapp pero con menor carga histórica.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp X4

Fiordos, playas, glaciares, aguas cristalinas, montañas, carreteras perfectas y la cima de Europa. Noruega es lo que un mototurista puede soñar

Es un lugar casi místico en el que permanecimos hasta que poco más y tuvieron echaron (en parte porque tener motos allí como que está prohibido y ya sabes cómo son los del norte de Europa). Teníamos que deshacer todo el recorrido de nuevo hasta Alta, era el último día de nuestro viaje más épico y nadie quería que acabase. Pero como todo lo que empieza, por desgracia debía acabar.

Desde que nos subimos a la moto de nuevo (y por última vez) en adelante, me vais a permitir que me lo guarde para mí. El calor del compañerismo y la amistad, la devoción por todo el equipo humano que ha hecho posible el viaje y una gratitud infinita a un país que ofrece tanto a cambio de tan poco son sólo algunas de las emociones que mascaba durante todo el viaje de vuelta mientras Noruega nos despedía a su manera: entre frío y lluvia.

Unas emociones que tú también deberías (sí, DEBERÍAS) vivir así que te recomiendo encarecidamente que te atrevas a zambullirte en moto en una aventura como esta a lo largo de toda Noruega. Será algo que no olvidarás jamás.

Honda Adventure Roads 2017 Nordkapp 039
Nota:

Los gastos para cubrir el NordKapp 2017 han corrido a cargo de Honda Motorcycles Europe.

El equipamiento utilizado para el viaje ha sido: casco Icon Variant Deployed, traje Rev'It! Sand 3, botas Rev'It! Discovery Outdry y guantes Rev'It! Summit 2 H2O. Parte de las fotografías han sido tomadas con un Sony Xperia XZ cedido por Sony Mobile.

Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Parte anterior | Nordkapp 2017: de ruta más allá del Círculo Polar Ártico, entre glaciares y bajo el sol de medianoche

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio