Mochila camelback GIVI EA111, prueba

Mochila camelback GIVI EA111, prueba
3 comentarios

No es la primera vez que por nuestra sección de pruebas pasa una mochila de las denominadas comunmente camelback, es decir, que cuenta con un depósito de agua en su interior y un conducto para que podamos beber en marcha sobre todo cuando realizamos rutas de enduro o similar de larga duración en las que es muy importante hidratarse.

En este caso la elegida para la prueba es la GIVI EA111, una mochila de dimensiones muy compactas para que moleste lo mínimo e ideal si no necesitamos llevar muchos más elementos en ella que las llaves, la cartera, el móvil y poco más.

GIVI EA111, características y detalles

GIVI EA111

La mochila camelback GIVI EA111 está fabricada en cordura 600d con recubrimiento de PVC e inserciones de poliéster con diseño hexagonal en el bolsillo frontal, lo que le permite tener un gran aguante a las roturas y abrasiones, imprescindible para un uso machacón como suelen se las disciplinas offroad.

Se ha intentado que al llevarla a la espalda apenas sea perceptible y por ello se ha aligerado al máximo. Por ejemplo, los tirantes son con un acabado de redecilla ya que como el peso que podemos transportar va a ser reducido, no es necesario que estén acolchados para que no nos hagan daño.

Además esto permitirá que la piel nos transpire mucho mejor en esas zonas, algo importante cuando estamos haciendo esfuerzos. En la parte trasera también se ha intentado que permita la máxima transpiración aunque el espacio que ocupa en la espalda es muy reducido.

GIVI EA111

Cuenta con un bolsillo principal donde introduciremos el depósito de agua del que hablaremos más adelante y en cuyo interior encontramos dos mosquetones para soportar el propio depósito o colgar algo adicional que queramos tener relativamente a mano o localizado.

Este depósito va alojado en su propio espacio con un separador de tela, por lo que podemos introducir algún que otro objeto sin que esté en contacto con la parte en la que llevamos el agua. Además cuenta con un bolsillo adicional en la parte baja de pequeñas dimensiones para guardar otros pequeños objetos.

Ambos compartimentos se cierran con cremallera en la que sus tiradores cuentan con sendos cordeles con los logotipos de GIVI en goma para que sea mucho más sencillo de usar con guantes. Además y para adaptarse a nuestra fisonomía, los tirantes son regulables así como las tiras adicionales de la cintura y pecho, con cierre tipo clip.

Para aumentar nuestra seguridad cuando circulamos en horas en las que el sol ya se ha puesto, tanto la parte trasera como delante mediante dos pequeñas tiras que hacen las veces de soporte para el tubo del camelback, están confeccionadas con materiales reflectantes.

GIVI EA111

El depósito de la GIVI EA111 es de dos litros de capacidad como habíamos dicho. Cuenta con una escala incorporada en su exterior para que podamos por un lado llenarla con la cantidad deseada y por otra, para saber cuánto líquido hemos bebido durante el esfuerzo.

El cierre es por rosca y su tapón cuenta con una presilla para que no nos lo dejemos por ahí olvidado y para que tampoco la perdamos. La conexión de la cánula se realiza mediante rosca en la parte baja de la bolsa. Como detalle comentar que la bolsa para el líquido advierte que se pueden introducir bebidas frías o calientes de entre -20 y +50 grados pero que no sean zumos, leche o bebidas alcohólicas.

Una vez colocado el depósito en el interior, la cánula para poder beber puede salir del interior por un hueco al lado de la conexión de los tirantes con la mochila, tanto hacia la derecha como la izquierda según nuestras preferencias. Una presilla delantera lo soporta por su parte media y nos permite localizarlo fácilmente.

GIVI EA111, en marcha

GIVI EA111

Para la ocasión aprovechamos la prueba de un modelo trail y así comprobar las propiedades de la mochila GIVI EA111 en un entorno adecuado al que no le faltó ni la lluvia en pleno julio.

Una vez que hemos llenado el depósito y colocado a la espalda, las pequeñas dimensiones de este camelback hace que no apreciemos ni que la estamos llevando, más en el caso concreto de que llevemos una espaldera integrada en la chaqueta y esta sea de todo uso, tanto de verano como de invierno.

Sus dimensiones son las suficientes como decíamos para que en ella podamos llevar los objetos más cotidianos sin que nos incordien en los bolsillos o tener que llevar además una riñonera adicional. Las llaves de casa (cuántas menos mejor por seguridad), la cartera, algo de dinero y el móvil cuenta con un espacio perfecto para ser transportados en su interior. Puede que alguien eche de menos un poco más de capacidad, por lo que hay que tener muy claro sus posibilidades cuando la adquirimos. Lo mejor, probar a meter en la tienda lo que vamos a llevar.

GIVI EA111

Cuando llega el momento de tomarse un descanso y reponer líquidos, el acceso a la cánula es muy sencillo aunque su longitud es muy larga, algo que nos permite por otro lado guardar el sobrante en el interior de la mochila y dejar fuera aquello que creamos necesario.

La boquilla se maneja fácilmente con o sin guantes y las primeras veces, lógicamente, está bastante dura aunque luego con el uso va poco a poco deslizando mucho mejor. Beber a través de ella es muy sencillo y no requiere un gran poder de succión para conseguirlo así que no hay peligro de que se os implosionen los ojos para dentro ni nada parecido.

El precio de la mochila camelback GIVI EA111 nos ha parecido muy económica, menos de 50 euros. Concretamente 49,48 euros ya con el IVA incluido y sólo está disponible en negro. Es una muy buena opción cuando quieres un producto de este tipo pequeño, ligero y que no te moleste pero que te permita llevar una buena reserva de agua sin tener que ir a otros modelos de mayores dimensiones.

GIVI EA111 - Valoración

8.72

Acabados9
Claridad de instrucciones9
Montaje9
Manejo9
Facilidad de colocación9
Capacidad8
Comodidad10
Protección frente a los elementos7
Protección frente a caídas8
Ajustes9
Relación calidad/precio9

A favor

  • Ligereza
  • Comodidad

En contra

  • Alguien puede echar de menos un poco más de capacidad
La mochila GIVI EA111 es una opción perfecta para aquellos que buscan un camelback puro pero que no quieren renunciar a llevar algún que otro pequeño objeto en su interior durante las escapadas en las que además necesitan hidratarse a lo largo de la ruta.

Con una capacidad de máxima de dos litros y dos compartimentos diferenciados, uno de gran capacidad para la bolsa de agua y otro más pequeño para guardar en él otros objetos, su colocación es muy sencilla y una vez colocada en la espalda no nos daremos cuenta de que la llevamos debido a su extremada ligereza y reducidas dimensiones. Además el precio, inferior a 50 euros le proporciona una excelente relación calidad/precio.


 
Nota:
La mochila GIVI EA111 ha sido cedida por GIVI. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

El equipamiento utilizado durante la prueba ha sido: casco Kappa KV10.

Más información | GIVI EA111

Temas
Comentarios cerrados
Inicio