Compartir
Publicidad
Publicidad

Lambretta LN 125, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Lambretta LN 125, prueba (conducción en ciudad y carretera)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En esta ocasión, la gente de Lambretta Asturias fue la encargada de prestarnos durante dos días la Lambretta LN 125 que podéis ver en las fotos. Y de ahí partimos zumbando al Restaurante Peggy Sue's Gijón para realizar la sesión que acompaña estos artículos.

Aunque el segundo día se esperaba que penetrase una galerna desde el Mar Cantábrico, por suerte no fue así y pudimos aprovechar completamente ambas jornadas y realizar una prueba completa de esas que tanto me gusta contaros y en la que intento no dejarme nada en el tintero.

Lambretta LN 125: la ciudad, su terreno ideal

Lambretta LN 125

Recorriendo los primeros metros y antes de empezar a desgranar todas las sensaciones que nos ha transmitido la Lambretta LN 125, podemos destacar dos detalles por encima del resto: la estética, que llama poderosamente la atención en los semáforos y allí donde la dejemos aparcada. No es raro apreciar como la gente desenfunda sus teléfonos y algunos se acercan a preguntar si es un modelo nuevo o restaurado.

El segundo detalle que pude apreciar es su gran agilidad. Las llantas de 12 pulgadas que comentábamos permiten hacer cambios de dirección con una gran facilidad. Es tal que evitando una alcantarilla, hice un cambio de dirección aplicando la misma fuerza aproximadamente que para la KTM 690 Duke y por poco me la pongo de sombrero. Podría haber hecho un whip que ni el Edgar Torronteras ese...

Saliendo de parado de los semáforos, la Lambretta LN 125 acelera con contundencia, más que otras 125 de potencia similar. Hablando de sensaciones y sin el cronómetro en mano, podría asegurar que el tarado del variador ha sido pensado precisamente en la faceta de aceleración, más que en la de la velocidad punta como veremos más adelante.

Lambretta LN 125

Su sonido es bastante grave, más similar a un 300cc que a una 125cc. Y hablando de sonidos, o más concretamente de ruidos: los ajustes de las tapas del manillar no eran del todo correctos y en marcha o girando a baja velocidad, se podía apreciar perfectamente como crujían y rozaban entre ellos. Por otro lado, no aprecié grandes vibraciones en ninguno de los rangos de revoluciones que se pueden alcanzar con la velocidad máxima de ciudad.

El tacto de frenos en ciudad es correcto, aunque su maneta y pinzas delanteras no llegan a decirnos exactamente cuánta fuerza estamos aplicando. El tambor trasero por el contrario, si es bastante dosificable y teniendo en cuenta que ya no estoy acostumbrado a estos frenos (la última vez que los había usado fue en una bicicleta cuando tenía 14 años), me pareció bastante bueno.

A sus mandos se siente muy estrecha por lo que, junto a su agilidad, es fácil sortear el tráfico de la ciudad y moverse con soltura entre el resto de los coches. Pero era hora de salir a campo abierto y probar que podía dar de sí en carretera, tanto por motor como por parte de ciclo.

Lambretta LN 125: del punto A al punto B disfrutando del paisaje

Lambretta LN 125

Alejados ya de la urbe sobre la Lambretta LN 125 enroscamos el gas a fondo. La unidad, con poco más de 500 kilómetros en su marcador, todavía no estaba del todo suelta por lo que las cifras que hemos podido observar quizás no se correspondan completamente a las de una unidad completamente rodada, pero sirve para hacernos una idea.

Si llegar a terreno favorable y con ausencia de viento, la velocidad máxima que pude observar fue de 90 km/h, lo que confirmaba nuestras apreciaciones sobre el tarado del variador, en el que prima la aceleración sobre la velocidad punta. En cuanto la carretera pica un poco hacia arriba, se mantiene con soltura entre 70 y 80 km/h. No la he probado en la recta de La Huesera de Los Lagos de Covadonga pero para las carreteras que te puedes encontrar normalmente, te permite moverte sin arriesgar el pellejo entre el tráfico.

Llegados a la zona de curvas, es mejor tomarse las cosas con calma. Las llantas de 12 pulgadas, que eran una ventaja en ciudad, hacen que la Lambretta LN 125 sea bastante nerviosa en carretera. Además, sus suspensiones con tarado blandito no incitan tampoco a hacer florituras a sus mandos. Por ejemplo, sobre grietas longitudinales en el asfalto, casi se convertía en una moto de Scalextric ya que si dejabas que entrase en una, seguía fielmente su recorrido.

Los frenos, que se comportaban correctamente en ciudad, se quedan un poco escasos en carretera. En cuanto aumentamos la velocidad tenemos que cambiar el chip respecto a otras monturas y anticipar unos metros más la frenada para no forzarlos demasiado y con ello, llegar al límite de absorción de la horquilla y del neumático delantero.

Lambretta LN 125

Hablando por último del confort de marcha, solo aparecen vibraciones cuando vamos a máxima velocidad, y tampoco son en exceso molestas. El asiento presenta un buen mullido, blando y cómodo. En cuanto a la postura, me pasó algo divertido: en los primeros kilómetros, no me acababa de acoplar correctamente. Es espaciosa, y en ningún momento me chocaron las rodillas en el manillar como en otros scooter, pero no sabía exactamente donde sentarme, si adelantado o más retrasado.

De repente me acordé de la postura que pude ver muchas veces a otra gente sobre sus Lambretta o Vespa antiguas y probé a sentarme atrás, con las piernas y rodillas bastante juntas y el cuerpo erguido. ¡Bingo! Efectivamente esta es la postura más cómoda para moverse sobre la Lambretta LN 125, manteniendo un control total sobre ella.

Sorprendentemente cuando llegué a casa, los pantalones se me había convertido en pitillo, me había aparecido una corbata y llevaba puesto una parka en vez de mi chaqueta. Pero eso será otra historia que os contaré otro día. Antes os recomiendo que leáis la siguiente entrega, donde hablaremos de la autopista y el pasajero.

Continuará...

Agradecemos la colaboración del Restaurante Peggy Sue’s Gijón en la realización de las fotos.

En Motorpasión Moto | Lambretta LN 125, prueba (características y curiosidades), Lambretta LN 125, prueba (conducción en autopista y pasajero), Lambretta LN 125, prueba (vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos