Compartir
Publicidad
Publicidad

Lambretta LN 125, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Lambretta LN 125, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de haber observado en carretera que la velocidad máxima de la Lambretta LN 125 rondaba los 90 km/h, entré en la autopista con la total confianza que difícilmente sería cazado por un radar. Las consignas eran sencillas: gas a fondo y ver que tal se comportaba en las curvas a alta velocidad así como valorar su protección aerodinámica.

Al igual que en carretera, la sencillez de su parte de ciclo pasa factura cuando circulamos a máxima velocidad. Lo bueno es que en autopista, el radio de las curvas es suficientemente amplio como para no llegar a ponerla en aprietos serios. Deberemos tener cuidado con las juntas de dilatación de asfalto y surcos que encontremos ya que puede hacer que nuestra trayectoria serpentee más de lo que creamos.

Lambretta LN 125

En el apartado de la protección aerodinámica, esta es correcta. A esa velocidad tampoco es que el aire que golpea contra nuestro pecho o casco es demasiado fuerte por lo que se pueden mantener cruceros a velocidad máxima sin sufrir fatiga por ello. Y como dijimos ayer, el asiento es suficiente cómodo para recorrer varias decenas de kilómetros sin que por ello acaben resintiéndose nuestras posaderas.

Aunque las percepciones por autopista han sido cortas y muy similares a las que tuvimos en carretera, pasemos ahora a hablar del pasajero, donde si hay mas tela que cortar.

Lambretta LN 125: nunca mi pasajero me quiso tanto

Lambretta LN 125

Recuerdo una foto que mi pasajero habitual guarda como oro en paño. Es antigua, de principios de los años 60 y en ella se puede apreciar a un guaje, como decimos por aquí, que a duras penas es capaz de que sus ojos sobresalgan por encima del faro de una Lambretta. Estoy seguro que cuando aparecí con la Lambretta LN 125 frente a su casa, estos recuerdos volvieron a su mente, y con ellos, una parte del gamberro que todos los amantes de las dos ruedas llevamos dentro.

Después de esta pequeña divagación, vamos a lo importante. ¿Por qué digo que nunca un pasajero me quiso tanto? No es por la anécdota que os acabo de contar sino porque saliendo de los semáforos, o te agarras fuerte al piloto o acabarás sentado en medio del asfalto como te descuides.

Lambretta LN 125

Comentábamos que en la Lambretta LN 125 prima la aceleración sobre otras prestaciones, y esto combinado con un asiento plano, una suspensión blandita y ausencia de asas puedan provocar algún que otro susto en la parte trasera. El asiento es cómodo aunque un poco escaso para dos personas medianamente corpulentas. Aunque valoramos probarlo, no creímos conveniente que se sentase lateralmente en vez de ahorcajadas. Total, no llevábamos falda ninguno de los dos…

Una vez en marcha y a velocidad sostenida, la posición es cómoda aunque nos encontramos varios defectos que hace que la vida a bordo sea un poco más incómoda. Para empezar, las estriberas tienden a plegarse de una forma muy fácil. No disponen del típico click de retención que todos estamos acostumbrados a notar y por ello, si nos da por arrastrar el pie hacia atrás sobre ella, corremos el riesgo de volver a plegarla. Lo peor de todo es que para volver a desplegarla, tendremos que detenernos ya que es necesario pulsar con fuerza en su parte delantera.

Lambretta LN 125

El segundo inconveniente es la altura de las propias estriberas. Están situados a los lados de la plataforma, en una ubicación demasiado baja para lo que estamos acostumbrados. La Lambretta LN 125 no permite tumbadas de escándalo, pero en una curva en la que nos inclinamos bastante, el pasajero no se percató que llevaba los talones demasiado bajos y acabó dejando media bota en el asfalto.

Lo bueno es que con ello superamos nuestro anterior récord que había consistido en rozar, de dos, con el colector de una KTM 990 Superduke. Pero ni por asomo creíamos que unos años después, seríamos capaces de hacer rozar los pies del pasajero en otra curva. Si es que estos de las Lambretta van como locos…

Nos habíamos dejado en el tintero las prestaciones con dos personas: la velocidad máxima se ve algo perjudicada, moviéndonos sin problemas entre 60 y 70 km/h pero sin olvidarnos que la unidad de pruebas tenía pocos kilómetros y una vez finalizado el rodaje, mejorará estas cifras.

Mañana viernes, concluiremos con esta prueba. Habrá vídeo, como es ya costumbre, y analizaremos su capacidad de carga, consumos, precio y ficha técnica con sus pros y contras. Pero además, un poco después, habrá también un bonus track, o mejor dicho, un bonus post así que os invito a permanecer bien atentos.

Continuará…

Agradecemos la colaboración del Restaurante Peggy Sue’s Gijón en la realización de las fotos.

En Motorpasión Moto | Lambretta LN 125, prueba (características y curiosidades), Lambretta LN 125, prueba (conducción en ciudad y carretera), Lambretta LN 125, prueba (vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos