Compartir
Publicidad

KTM 690 Duke, prueba (conducción en autopista y pasajero)

KTM 690 Duke, prueba (conducción en autopista y pasajero)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una moto como la KTM 690 Duke que es tan efectiva y divertida entre curvas, no lo puede hacer tan bien en todo tipo de terrenos. Y quizás donde peor se desenvuelve es en autopista. Te llevará del punto A al punto B, pero no le exijas más porque se habrá convertido en un mero objeto para desplazarse.

Su nuevo asiento dividido es muy cómodo y en la parte trasera recoge muy bien todo el contorno. No tiene apoyo lumbar como una custom pero es lo suficientemente elevado como para poder apoyar en él el culo la parte baja de la espalda y relajar la postura.

La postura de las piernas también es cómoda ya que apenas van flexionadas y las punteras no van excesivamente orientadas hacia abajo. Pero tanto en ellas como en nuestro cuerpo sufriremos el azote del aire en cuanto nos empecemos a aproximar a la velocidad máxima en autopista.

KTM 690 Duke

Creí que el pequeño deflector frontal situado encima del faro iba a servir para desviar más el aire pero sin embargo, la posición tan baja del conjunto junto con una postura adelantada hace que todo el aire se estrelle directamente contra tu pecho. Notas perfectamente como aumenta la presión y te empiezas a hinchar como si desplegases velas.

Y en circuito cerrado, si te aproximas a su máxima velocidad (puedes llegar a ver los 200 km/h en el marcador de la KTM 690 Duke, lo que es una barbaridad para un monocilíndrico) o te agachas completamente o te parecerá que una fuerza poderosa e invisible se empeña en arrancar tus manos del manillar.

Así que lo mejor es meter sexta, buscar una velocidad y una postura óptima que te permitan ir relajado y llegar a tu destino. A velocidad constante por autopista las vibraciones son muy contenidas por lo que no te pasará como en otros mono que se te llegan incluso a dormir las manos o la planta de los pies. Puedes incluso hacer algún viajecito con ella sin problemas ya que KTM dispone en su catálogo Power Parts de herrajes y bolsas laterales.

KTM 690 Duke: vámonos que nos vamos con el pasajero

KTM 690 Duke

Lo primero que puedo decir sobre el espacio para el pasajero de la KTM 690 Duke es que, si te has subido a una KTM deportiva o naked te has subido a todas. Lo comentó porque mi pasajero tardó exactamente cinco minutos en que su cuerpo recordase perfectamente la postura que llevó muchísimos kilómetros en la KTM 990 Superduke y en la KTM 690 Supermoto.

La altura del asiento del pasajero no se encuentra excesivamente elevada, al menos no tanto como antes cuando la altura total de la moto era superior. Lo que si están más altas de lo normal son las estriberas del pasajero, que te obliga a llevar las piernas un poco más flexionadas de lo normal.

A los laterales dispone de sendas asas pero me comentaban desde la fila de atrás que están un poco bajas y para llegar correctamente, hay que agachar un poco todo el tronco superior (modo tortuga escondiendo la cabeza). Si no, tan solo las yemas de los dedos llegarán correctamente pero no podrás rodear todo el asidero.

KTM 690 Duke

Quizás, si estuviesen elevadas sólo un centímetro más se llegaría sin problemas. No os puedo decir si un pasajero femenino de menor talla que el mío (que mide 1’80) llegaría mejor o peor aunque supongo que lo haría de forma similar a no ser que la proporción en la longitud de los brazos sea mayor.

Ya en ruta el asiento tiene un mullido correcto y es lo suficientemente largo y ancho como para ir medianamente confortable. Al igual que al piloto, las vibraciones se sienten en la parte trasera, sobre todo en las estriberas. Y serán mayores cuanto más se empeñe el piloto en ir bajo de vueltas y hacer aperturas de gas completas con el motor muerto, que notará además el aumento del peso.

Desde el punto de vista de la conducción, dinámicamente no varía mucho su comportamiento. Esos kilos extras en la parte de atrás no agachan la moto en exceso aunque si la vuelven algo más blanda de atrás. Entre curvas se muestra casi igual de ágil que sin pasajero gracias a que no varía en exceso su geometría como en otras motos, que cuando se sube el pasajero si no aumentas la precarga parece que convierte la moto en una custom y la rueda delantera empieza a pisar un par de metros más adelante.

KTM 690 Duke

Poco más que contaros de la KTM 690 Duke, al menos hasta el viernes en el que cerraremos la prueba comentando su consumo, su capacidad de carga, podréis verla en acción en un vídeo y le daremos nuestra valoración final.

Continuará…

Agradecimientos al personal de seguridad de Perlora y a los equipos de salvamento de las playas de Carranques y Huelgues por permitirnos realizar las fotos en su entorno.

En Motorpasión Moto | KTM 690 Duke, prueba (características y curiosidades), KTM 690 Duke, prueba (conducción en ciudad y carretera), KTM 690 Duke, prueba (vídeo, valoración y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos