Publicidad

BMW R 1200 GS Adventure, toma de contacto (características y curiosidades)

BMW R 1200 GS Adventure, toma de contacto (características y curiosidades)
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

Y vamos con la segunda parte de la presentación a la que BMW Motorrad nos invitó en Córdoba, ahora le toca el turno a la otra gran novedad: la BMW R 1200 GS Adventure. Así que no sólo se trata de una gran novedad por lo relevante del modelo, sino también por la envergadura del modelo con el que nos tenemos que ver las caras. Un icono que representa la faceta más alemana del motociclismo de aventura.

No son pocos los detalles que la diferencian de la BMW R 1200 GS básica y que hacen de ella un modelo suficientemente diferenciado. Además toma equipamiento que en la Adventure anterior era opcional para equiparlo de serie al mismo tiempo que mejora sus cifras a base de una dieta de adelgazamiento y mucha tecnología. Ésta sí que es la moto del apocalipsis fin del mundo.

BMW R 1200 GS Adventure: una vieja conocida puesta a punto

BMW R 1200 GS Adventure

El aspecto de la BMW R 1200 GS Adventure recuerda a un vehículo pesado militar, especialmente con la decoración gris/verde mate, pero no sólo por el color sino por el imponente tamaño. Viéndola parada vemos como ha crecido en todos los aspectos y testigo de ello era una BMW R 1200 GS que llevaba uno de los monitores, allí aparcada al lado una con otra parecía una bicicleta en comparación. Y eso que la GS no es precisamente pequeña tampoco, pero todas esas defensas y su carrocería más voluminosa.

Uno de los puntos que más me han gustado estéticamente han sido las nuevas ruedas que incorpora. Las medidas son idénticas a las de la GS “a secas”: 19 pulgadas delante y 17 detrás para montar neumáticos 120/70 R19 y 170/60 R17, pero son de radios, más robustas, con el aro y el buje en color negro y los propios radios cromados para resaltar. Tienen un aspecto que aporta seguridad con casi un centímetro de aro sobresaliendo por cada lado del neumático y las cabezas de los radios ancladas al borde.

BMW R 1200 GS Adventure

Toda la carrocería y el triángulo ergonómico se han visto rediseñados con respecto al modelo precedente y dejando muy lejos a la BMW R 1200 GS actual. Lo primero que salta a la vista es el nuevo depósito de aluminio, enorme y con el anagrama GS formado a presión en los laterales, que tiene una capacidad de 30 litros, diez más que la GS y tres menos que la antigua Adventure. Lo curioso es que habiendo perdido capacidad con respecto a su predecesora prometen una autonomía casi idéntica, toda una declaración de la mayor eficiencia energética del motor.

Los estribos son de nueva factura, tipo enduro, dentados y sin goma ni para el piloto ni para el pasajero. Tanto las manetas como el manillar son ajustables para encontrar la posición que más nos guste y en la zona del asiento también han echado unas cuantas horas de trabajo los alemanes al situarlo 4 cm más alto que el de la GS, a 890 mm del suelo, pero con un arco de paso de las piernas un centímetro menor que el de la antigua Adventure, con la que compartía distancia al suelo. Todas las partes adyacentes se han revisado para facilitar la postura offroad y agarrarse con las rodillas al rodar de pie.

BMW R 1200 GS Adventure

Aerodinámicamente se ha trabajado para proteger mejor aún que en la R 1200 GS. Se ha alargado y cambiado la forma al guardabarros “pico de pato” delantero, la cúpula es diferente y regulable de forma manual mediante un pomo situado en su parte inferior derecha e incorpora en la zona entre la pantalla y la parte superior del depósito unos deflectores plásticos cuya función es desviar un poco más el azote del viento. Éstos, en vez de ser transparentes como la cúpula, son mate, les han quitado el brillo para evitar reflejos molestos.

Acabando con el depósito en su parte frontal, por delante de la boca de llenado, encontramos un pequeño compartimento estanco para guardar pequeños objetos, una tarjeta para los peajes o algo de dinero. Para acceder sólo hay que girar un tornillo de media vuelta, por lo que no es recomendable olvidarnos nada de valor ahí dentro cuando nos apeemos de la moto.

En el diseño han cuidado mucho los materiales utilizados en la carrocería porque sabiendo el uso que teóricamente van a tener las Adventure es de vital necesidad usar materiales de calidad que aguanten bien el paso del tiempo y los elementos. Por ello encontramos plásticos termoformados de ABS en la carrocería de aspecto y tacto muy robustos o metales bien acabados en el depósito y las barras de protección laterales.

BMW R 1200 GS Adventure: misma base, más aventuras

BMW R 1200 GS Adventure

El conocido motor bóxer mantiene la misma base con las mismas cifras máximas de potencia y par (125 cv y 125 Nm) pero tampoco es idéntico al de ninguna de sus primas. También se ha recurrido a añadir masa al volante de inercia siendo 950 gramos más pesado e introduciendo un amortiguador de vibraciones adicional a la salida de la transmisión justo antes de entrar en el cardán. Esto último es debido a que los 20 milímetros extra de recorrido de la suspensión hacen que el ángulo de ataque sea muy pronunciado y las reacciones del cardán se vuelven muy secas.

Las suspensiones parten de los mismos Telelever y Paralever pero reciben un extra de 20 milímetros en sus recorridos que hacen que la altura libre al suelo del conjunto sea 15 milímetros superior. En consecuencia tanto el caballete como la pata de cabra se han alargado para evitar caídas absurdas. Toda la geometría del brazo inferior del Telelever es nueva y además de serie se incluye el amortiguador de dirección para mantener todo bajo control.

BMW R 1200 GS Adventure

De serie incorpora dos modos de conducción: Rain y Road, igual que en la R 1200 RT. De manera opcional también tendremos el modo Pro con el modo de conducción Dynamic, Enduro y Enduro Pro (sólo con clavija de codificación y ruedas de tacos). Como ya sabréis los modos actúan sobre el ASC, el ABS (Rain, Road y Dynamic tienen el mismo calibrado), respuesta del acelerador y, si lo hemos elegido como opción, ajustes del Dynamic ESA.

El precio con el que saldrá al mercado el próximo día 1 de febrero será de 17.500 euros, unos 1.500 euros superior al de su hermana pobre la GS y un poco por encima de la antigua Adventure. Aunque si tenemos en cuenta el equipamiento que en la vieja era opcione y aquí viene de serie está justificado, e incluso sale más barata. Tres serán los colores disponibles para elegir: blanco alpino, verde oliva mate y azul racing metalizado mate.

Mañana nos subimos a éste gigante del motociclismo, a ver cómo se porta.

Siguiente parte | BMW R 1200 GS Adventure, toma de contacto (conducción y ficha técnica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir