Compartir
Publicidad

Aprilia Mana 850 GT ABS, toma de contacto de una gran moto 1/2

Aprilia Mana 850 GT ABS, toma de contacto de una gran moto 1/2
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Aprilia Mana 850 GT ABS apareció en el catálogo de Aprilia ya hace unos años, como una gran novedad tecnológica y como la apuesta de la marca para asaltar el mercado cruiser de media cilindrada. Por desgracia la incomprensible mala prensa que tiene la marca de Noale no parece que haya dejado que este interesante enfoque acabe de cuajar en el mercado. Quizá tampoco juegue a su favor que sea una moto muy avanzada tecnológicamente, con su Ride by Wire, un cambio secuencial controlado por levas en el manillar con las respectivas opciones disponibles de manejo automático o secuencial. Pero esto mismo que puede contar en su contra, tras haberla probado estoy convencido que son sus armas a favor para elegirla como moto para viajar.

La unidad que probé hace un par de semanas pertenecía al Moto Live Tour que está ahora mismo recorriendo la península, con lo que todavía podéis apuntaros y disfrutar de una moto que es toda una desconocida para el gran público. A mi me la prestaron en Ciao Moto, el concesionario de la marca Piaggio en Murcia, que me dieron todas las facilidades del mundo para probar esta y otro par de Aprilia, que os traeré en próximas entregas.

Para seros sinceros la idea de probar una moto de gran cilindrada con un cambio automático no me hacía mucha ilusión. Más que nada porque las experiencias que he tenido con Scooter automáticos nunca me han acabado de gustar por la “desconexión” que implica el variador entre el puño y lo que pasa con la rueda trasera. Pero nunca es tarde para probar cosas nuevas, así que la mañana que recogí la Aprilia Mana 850 GT ABS en Ciao Moto le pedí a Juan García (el comercial que me atendió excepcionalmente bien) que me explicara bien cómo funcionaba la moto.

Lo primero que te das cuanta cuando te subes es que es una moto de tamaño medio, pero acogedora para el usuario. Tienes a la altura de la mano todos los mandos, en una postura nada forzada. Llegas al suelo con facilidad (yo mido 175 cm) y, salvo la ausencia de maneta del embrague, encuentras todos los mandos conocidos en su posición habitual. Incluso la palanca de camio de marchas ¿Pero no habíamos quedado que la moto era semi-automática? Si, pero puedes configurar la conducción como mejor te parezca y una de las opciones es seguir cambiando con el pié izquierdo.

Para arrancar tienes que sujetar la maneta del freno delantero, o pisar la palanca del freno trasero, le das al botón de arranque y el motor se pone en marcha. Lo que no puedes hacer es jugar con el gas, ya que si tienes el caballete bajado la moto se cala, y si lo tienes recogido sales directo hacia la pared, con el consiguiente susto.

Aprilia Mana 850 GT ABS

La siguiente peculiaridad de la Aprilia Mana 850 GT ABS es que en el lugar del depósito hay una guantera en la que cabe un casco integral, pero dependiendo de la forma podrás cerrar la tapa o no. En mi caso el Bell que utilizo no acababa de entrar bien y no permitía cerrar, pero imagino que un casco un poco más pequeño entrará sin ningún problema. Si no, tienes una estupenda guantera donde meter las llaves, la cartera y todos esos “trastos” que todos llevamos encima. ¿Pero entonces dónde está el depósito? Pues debajo del asiento, y la boca está camuflada debajo del colín. Según las especificaciones técnicas en el depósito le caben 16 litros, pero a mi no me cupieron más que 10 en el único repostaje que hice con la luz de reserva encendida.

Aprilia Mana 850 GT ABS

Tras las pertinentes explicaciones en la puerta de Ciao Moto me puse en marcha. Primero configuré las opciones disponibles para utilizar el cambio del pie y el secuencial del puño, de la manera más convencional posible. Así que le das al puño y la moto empieza a moverse, pero cuando llegas al régimen establecido se enciende una lucecilla ámbar en el tablero que te dice que tienes que cambiar a una marcha más larga. Hasta ahí bien, vas subiendo marchas y estirando el motor como en cualquier otra moto. Se nota cierto desfase entre lo que le ordenas al motor y lo que hace, ya que el embrague y la caja de cambios se gestionan electrónicamente, lo que filtra la respuesta. A la hora de reducir aparece un símbolo de exclamación en el tablero, que te sugiere que hay que bajar de marcha, pero si no lo haces la moto ni se cala ni protesta hasta que bajas de 40 km/h, momento en el que engrana la primera velocidad y vuelve a empezar el ciclo de subida de marchas.

Por desgracia los días que estuve probando esta moto el tiempo decidió que tenía que llover a diario, con lo que no me pude explayar con la prueba todo lo que hubiese querido ni pude hacer todas las fotos que me hubiera gustado, pero esta situación era la más indicada para probar como reacciona este tipo de motos en condiciones de firme resbaladizo.

En Moto22 | Reserva tu Aprilia en el Moto Live Tour 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos