Compartir
Publicidad

Salvada nivel: A 170 km/h en Nürburgring con tu BMW S1000RR, te golpea un SEAT y no te caes (x2)

Salvada nivel: A 170 km/h en Nürburgring con tu BMW S1000RR, te golpea un SEAT y no te caes (x2)
Guardar
15 Comentarios
Publicidad

Nürburgring es un circuito muy peligroso. Húmedo, larguísimo, con zonas rápidas y otras muy reviradas, pero sobre todo, lo más complicado para los motoristas es que siempre está lleno de coches. David Monaghan disfrutaba de un día más en el Infierno Verde a bordo de su BMW S1000RR.

Según explica el Monaghan, circulaba al 90% de su ritmo, rápido pero con cierto margen de seguridad para poder hacer frente a imprevistos. Lo que no se iba a esperar es que al llegar a un grupo de coches y disponerse a adelantar se iba a llevar una sorpresa tan grande. O bueno, mejor dicho, sustaco gordo.

Los peligros del Infierno Verde

El suceso ocurre en el 7:25 cuando un SEAT León, un Porsche 911 y un Audi A3 circulan juntos. A la salida de la curva Karussell la BMW adelanta al A3 mientras el Porsche hace lo propio con el León. Ambos adelantados se pegan a la derecha para dejar pasar, pero el León una vez el deportivo le ha rebasado vuelve a colocarse detrás del 911 sin mirar por el retrovisor, invadiendo el espacio que ya estaba ocupando la S1000RR.

Tras el contacto, que se produce a unos 170 km/h, a Monaghan le vino a ver la virgen. Se sale del asfalto por el arcén izquierdo, casi cae sobre la hierba, sortea la gravilla de drenaje, choca contra las protecciones, vuelve al asfalto, lo atraviesa, se sale por el otro lado de la pista vuelve a salvar la caída y finalmente, ¡consigue recuperar el control de su moto!

Una vez fuera de la pista, las asistencias del circuito fueron a asistir a David, pero todo estaba bien salvo algunos arañazos en el carenado de su moto, estriberas tocadas y un bollo en el escape. Al llegar la policía les contó lo sucedido, a lo que el conductor del SEAT se opuso totalmente, sin admitir su culpa, hasta que otro conductor que vio lo ocurrido declaró en favor de Monaghan.

Doble suerte para este aficionado, que ahora tiene una experiencia muy intensa que contar y de la que sólo hay que lamentar el susto y el tiempo que la BMW pasará en el taller quedando como nueva cortesía de un León despistado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos