Compartir
Publicidad

Visita Factoría y Museo Ducati cuarta parte. La fábrica de sueños

Visita Factoría y Museo Ducati cuarta parte. La fábrica de sueños
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuarta y última entrega de esta serie de artículos sobre la visita a la Factoría y Museo Ducati en su sede de Borgo Panigale en Bologna. Nos queda finalizar la visita al Museo Ducati con la exposición de las motos de SBK y MotoGP, después vamos de compras a la tienda de fábrica y acabaremos repasando los pormenores de este viaje haciendo hincapié en pequeños trucos y algún otro lugar de interés para visitar en Bologna.

Para la sección SBK, y como se puede ver en la foto, la disposición de las motos es en fila debido al gran número de éstas. Y están todas las campeonas, desde la 851 de Raymond Roche de 1990 hasta la 1098R de Troy Bayliss de 2008 pasando por las míticas 888 de Doug Polen, 916-996 de Carl Fogarty y Troy Corser y las 999 de Neil Hodgson, James Toseland y Troy Bayliss. Y debería estar la 1198R de Carlos Checa que a día de hoy no tengo información de si está actualmente expuesta o no pero seguramente, si aún no esta, no tardará mucho en formar parte de tan ilustre plantilla.

MotoGP

Siguiendo con SBK, las salas anexas son un expositor de motores en los que se puede ver el desarrollo de propulsores de Ducati con los Desmodue, Desmotre, Desmoquattro, Supermono y Testastretta. Aquí también supongo que en breve se incorporará el Superquadro que monta la Ducati 1199 Panigale. Y antes de pasar a la sección MotoGP, decir que no solo de los grandes campeonatos vivió Ducati ya que en sus vitrinas se cuenta con ocho títulos del BSB, uno de ellos ganado por nuestro Gregorio Lavilla en 2005 con una Ducati 999 y dos Campeonatos AMA.

Eso en lo tocante a títulos. Pero son muchos los que fieles a la marca de Bologna, han peleado con uñas y dientes en sus motos rojas y no sería de justicia olvidarlos como, por poner un ejemplo entre otros, Rubén Xaus. Uno de los nuestros que me atrevería a decir que ha sido de los pilotos que más ha llevado la marca Ducati en su corazón. Y después para finalizar se pasa a una sala, como la que veis en la imagen, dónde se ven todos los modelos de la Desmosedicci RR de MotoGP hasta la fecha.

El apartado MotoGP arranca con la Desmosedicci RR GP3 de Loris Capirossi hasta la GP8 de Casey Stoner y no podía faltar la campeona mundial del 2007 en una sala que además tiene vitrinas con todos los trofeos y un proyector que enseña imágenes del Campeonato Mundial continuamente. Como nota singular, llama la atención ver una de las versiones de la Desmosedicci RR que en vez de tener un color rojo fuerte parece más bien un naranja a la vista. Nos explicaron que la razón de ese tono naranja es que con la llegada de la televisión en alta definición, ese tono anaranjado en la realidad se convertía en rojo Ducati en las imágenes de televisivas.

Museopatrimonio

Ponemos punto y final a la visita al Museo Ducati, no sin antes firmar el libro de visitas a la salida y ponemos rumbo a lo que muchos llaman “el Outlet”, que no es otra cosa que la tienda de fábrica o factory store. Es un concesionario Ducati muy cercano a la fábrica, en concreto a unos 200 metros de esta en la misma calle y pasando una rotonda. En su tienda es normal encontrar productos rebajados de precio con el plus de poder tener casi toda al gama de su catálogo. En nuestro caso nos dieron un vale de descuento que pudimos canjear en este factory store.

Y aunque como decíamos al principio, nos pesa no haber hecho este viaje en moto, hemos venido un fin de semana y la visita a la Factoría y Museo Ducati nos ha ocupado la tarde del viernes por lo que podremos aprovechar un par de días par ver lo que da de si la ciudad de Bologna. Otro de los museos que se deben tener en cuenta es el Museo del Patrimonio Industrial. Toda la comarca dónde se enclava Bologna, Emilia Romana, es de fuerte carácter industrial y en este museo se puede comprobar.

Nosotros tuvimos la suerte de que además se presentaba una exposición de las motos populares de la postguerra pero hay una representación de Ducati en ese Museo que también merece la pena ver. Hay que indicar que si bien Bologna centro se presta a disfrutar caminando, el Museo del Patrimonio Industrial esta situado en las afueras y conviene tomar un autobús para llegar hasta él. Y aquí nuestras recomendaciones y trucos para esta ciudad.

CentroBologna

Una ciudad con mucha vida en sus calles, con grandes avenidas empedradas, con soportales y espacios muy luminosos. Para nosotros, una vez llegados desde Borgo Panigale a la Stazione Centrale, en la que se mezclan tren y bus, fue necesario buscar la oficina de turismo en la Piazza Maggiore para hacernos con un plano de la ciudad, que, en su centro, tiene forma de pentágono. En una de las puntas de este pentágono encontramos el alojamiento previa reserva por internet desde la misma página del hotel. Nos costó 50 euros la noche dos personas con desayuno incluido tipo buffet.

Recomendamos el casco antiguo de la ciudad con una visita obligada a la biblioteca de la Piazza Maggiore en la que poder ver libros de la história de Ducati sentados en su patio interior. En el centro de Bologna una cosa tan básica como encontrar agua mineral puede dar al traste con nuestro presupuesto, es carísima. Lo más práctico en este caso es buscar pequeños supermercados regentados por orientales en los que asegurarnos agua a precios razonables. Alrededor de un euro por una botella de 1,5 litros.

Otra recomendación es desayunar fuerte en el buffet del hotel y para comer, aprovechar la multitud de pequeños establecimientos que venden trozos de pizza artesana teniendo en cuenta que se come cerca de la una de la tarde. Tampoco se puede ir uno de Bologna sin catar los helados de las heladerías Grom que harán las delicias de los más golosos. Son pequeñas indicaciones que junto con los billetes de avión, en nuestro caso, nos hicieron pasar un fin de semana muy intenso sin arruinarnos. Podríamos hacer otras cuatro partes más ya que se quedan cosas en el tintero pero es mejor que lo comprobéis vosotros mismos y no dejéis de ir si tenéis la oportunidad, aunque no seáis conductores o aficionados de la marca Ducati. La visita a su Factoría y Museo, merece mucho la pena.

Fotos | Alberticu
En Motorpasión Moto | Visita Factoría y Museo Ducati, primera parte, segunda parte, tercera parte. La fábrica de sueños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio